Teletrabajo: ¿una salida frente a la crisis?

Lunes 25 de Marzo de 2002 Año 2 - Número 582

Trabajar desde la casa, un cibercafé o un telecentro usando una computadora es el llamado "teletrabajo". Los especialistas dicen que se convirtió en un "salvavidas" para la economía argentina. A las empresas les permitiría reducir gastos sin tener que bajar los sueldos de su personal. A los desocupados, encontrar una nueva forma de generar recursos. Las profesiones más demandadas son programadores, diseñadores gráficos, televendedores, encuestadores, periodistas y traductores.

POR ELIZABETH V. SIMONE

Si usted lamentablemente pasó a integrar la lista de desocupados o es de los que tienen un sueldo por demás sobrevaluado y quiere conseguir otro empleo, esta nota le va a interesar. Se trata del teletrabajo. Una opción laboral conocida por muchos, pero que muy pocos tienen en cuenta a la hora de salir del "pantano" económico.
Aunque en nuestro país es una alternativa aún poco desarrollada, hay, sin embargo, empresas que lo promueven y propuestas de trabajo para postulantes argentinos, a miles de kilómetros de distancia de su empleador. Centros de teletrabajo de España, Estados Unidos, Italia y el Reino Unido pueden estar demandando neuronas argentinas online sin que usted se entere.
Fue Jack Nilles quien inventó la palabra "teletrabajo", que se atribuye a cualquier actividad profesional que se realiza fuera del lugar tradicional de trabajo, utilizando alguna de las tecnologías de telecomunicación.
Aunque cualquier persona puede convertirse en un teletrabajador, hay profesiones que tienden a ser más demandadas bajo esta modalidad. Sobre todo, si pertenecen a áreas como administración, consultoría, comercialización, marketing, informática, edición y producción de contenido, traducción y diseño gráfico.
Sin embargo, no basta con haberse especializado en alguna de ellas. El teletrabajador debe reunir además ciertas características indispensables para el llamado "e-trabajo". Las más importantes son: iniciativa, automotivación, autodisciplina, capacidad de organizarse con un mínimo control exterior, adaptabilidad, autonomía, planificación, capacidad de resolución de problemas, autoconfianza y habilidades tecnológicas: conocimiento de las TIC (tecnologías de la información y las telecomunicaciones).

EN LA ARGENTINA
Cada vez son más las personas interesadas en aprender el uso de las nuevas tecnologías, ante la necesidad de encontrar un empleo que les permita tener una fuente de ingresos y, por otra parte, la de las empresas que lo ven como una alternativa para no tener que reducir su personal.
En este sentido, el director de la Comisión de Teletrabajo de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), Marcos Pueyrredón, destacó a La Prensa: "Estamos convencidos de que en estos momentos es un "salvavidas" para los empresarios. Incorporar el teletrabajo a su empresa, les permitiría afrontar la crisis económica reduciendo gastos de infraestructura, mantenimiento y administración, cuidando el capital humano".
Para promover la cultura del teletrabajo en el ámbito empresarial, la CACE está desarrollando un Programa de Teletrabajo Corporativo en las empresas, y un Programa de Pasantías para Desarrollo Profesional en Teletrabajo para estudiantes y profesionales.
Asimismo, la comisión está trabajando en el "desarrollo de técnicas adecuadas (de teletrabajo), dentro de un marco legal y regulatorio conveniente", así como también en la elaboración de un registro de teletrabajadores y de empresas que lo implementan.
En tanto, en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, funciona desde junio del último año un Centro de Teletrabajo y Teleformación abierto a todo el público que quiera capacitarse sobre el tema y buscar empleo.
"Queremos que aprendan a usar la computadora como una herramienta de trabajo", comentó a La Prensa su directora, Sonia Boiarov. Pero la iniciativa -según dijo- va mucho más allá de generar nuevos recursos.
"Por un lado, pretendemos que los estudiantes encuentren un modo de trabajo con horarios más flexibles y, de este modo, no se vean obligados a abandonar la universidad. Y, por otro, retener a los jóvenes que quieran emigrar", enfatizó Boiarov.
Al no contar con un banco de datos nacional, optaron por convocar a la gente interesada en teletrabajar. "En cuatro meses se anotaron 3.000 personas y eso nos desbordó", comentó la directora del centro.
Optaron, entonces, por publicar las ofertas de trabajo en su boletín electrónico y en la página web (www.caminandoutopias.org.ar), donde también anuncian seminarios y desayunos de trabajo.
En el ciberespacio también se encuentra una plataforma de teletrabajo dirigida a los profesionales de la salud. Es la que promueve en su página de Internet la Red Hospital Virtual (www.hva.org.ar). Cada médico dispone de un consultorio online para realizar interconsultas y/o recibir asesoramiento.

LOS REQUISITOS
Uno de los requisitos básicos para poder acceder a este mundo, además de conocer las TIC, es poseer o tener acceso a una computadora, conectada a una línea de teléfono o cable, y navegar diariamente por el ciberespacio, para estar al tanto de las últimas ofertas publicadas.
Informarse sobre las características, requisitos y novedades del sector, y conocer los sitios claves, donde se dan a conocer nuevos proyectos y se registran aspirantes, también resulta crucial para poder emplearse. Paciencia, constancia y capacitación constante resultan indispensables para no quedarse en el intento.
Para iniciar el recorrido, uno de los portales más completos es Canal Trabajo (www.canaltrabajo.com/teletrabajo/). Desde el más novato hasta el especialista encontrarán en el site noticias, foros, perspectivas de trabajo según cada profesión y un ranking de las mejores bolsas de empleo en Internet.
Si bien cada sitio de empleo tiene apartados especiales sobre teletrabajo, hay centros de teletrabajos específicos y directorios para dejar sus datos, como la Asociación Española de Teletrabajo (www.aet-es.org), donde se dan a conocer los programas que están desarrollando en todo el mundo.
También en la página de Teletrabajo Europeo Online (www.eto.org.uk/resource.php#links) se puede encontrar muchísima información sobre el tema y consultar las distintas bases de datos de documentos, enlaces, centros de capacitación, entre otros.
Dejar su curriculum en las bolsas de teletrabajo más serias y rastrear las nuevas ofertas es tan importante como conocer los proyectos que andan dando vueltas por el espacio en busca de teletrabajadores y postularse. Pidepresupuestos.com, por ejemplo, los publica en su site, detallando objetivos y fechas de realización.
Debajo de cada proyecto se postulan los teletrabajadores, argumentando las razones por las que se consideran los candidatos indicados para realizar el trabajo; el presupuesto que solicitan y el plazo que les demandará realizarlo. Si la suerte no estuvo de su lado, tendrán que retomar la calma y, curriculum bajo el brazo, salir nuevamente a navegar por el ciberespacio. Golpeando cuanta puerta virtual se presente en el camino hasta que su nuevo jefe, desde Nueva York, Tokio o Madrid, les dé la bienvenida a la empresa, a miles y miles de bites de distancia.

Copyright La Prensa 1996-2000

 

imprimir nota