Internet y educación
Teletrabajo, ¿una nueva materia en la UBA?


17/07/02


D
icen que es lo nuevo en cuestiones laborales y que permite ahorrar costos a las empresas que lo implementan. En la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA ya funciona un Centro de Teletrabajo y Teleformación.

En una conferencia de prensa realizada para la presentación del Primer Congreso Iberoamericano de Teletrabajo, Sonia Boiarov, una de las directoras del Centro de
Teletrabajo y Teleformación de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), dijo que la casa de altos estudios considera que hay carreras que tienen que tener en su currícula el teletrabajo como materia. Y agregó: "La UBA lo está observando".

El teletrabajo, definido como "una forma de organizar y realizar a distancia nuestro trabajo con ayuda de la tecnología, en un lugar distinto y fuera de las empresas", no sólo encierra un nuevo modo de empleo, sino también una forma de pago distinta ya que el teletrabajador cobra por el valor de su trabajo y no por el tiempo de invertido como sucede en la sociedad industrial.

Según la exposición realizada por los representantes de la institución de estudios superiores junto con la Asociación Española de Teletrabajo (AET) y la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), esta nueva modalidad laboral "surge como una solución ideal frente a la crisis actual que viven nuestras empresas". Más aun, fue descripta como "un 'salvavidas' para los empresarios, que gracias a los beneficios del Teletrabajo lograrán reducir costos, optimizando recursos y protegiendo el capital humano".

Para Naum Poliszuk, otro de los directores del Centro de la UBA, "el ahorro producido por la aplicación de la forma de teletrabajo puede llegar al 40%". Esta reducción sería posible por tres motivos: la descentralización de la empresa que ya no tiene que producir todo, ahorro de polución ambiental y tiempo y, por último, en el proceso de desarrollo de las fuerzas productivas los empresarios no necesitan resolver el tema del capital fijo, sino que se resuelve con el teletrabajo porque el trabajador utiliza su computadora y su módem.

Según Boiarov, "el teletrabajo en sí no es una profesión, es una herramienta" y por eso es importante que esté en todas las carreras. Esta idea cobra más sentido en esta época de fuga de cerebros ya que según Marcos Pueyrredón, director a cargo de la Comisión de Teletrabajo de la CACE, "uno puede exportar el conocimiento por Ezeiza o a través de las herramientas telemáticas". En ese sentido, no estaría de más una materia que capacite a los alumnos para poder ampliar el espectro laboral sin moverse de su casa.


 

imprimir nota