12 de Noviembre de 2002

"Teletrabajar implica actuar con una lógica diferente a la tradicional" afirma la Lic. Boiarov, que dicho sea de paso, teletrabaja como consultora en el área de compensaciones para una empresa de Mendoza.


Y enumera algunos puntos a tener en cuenta:

Ventajas:
o El trabajo no se ata a las crisis y la incertidumbre locales, es posible tener otro tipo de expectativas laborales y ganar sueldos en dólares
o euros. Pero sí se depende de las movidas que haya en el exterior.
o No se necesita trasladarse al lugar de trabajo. Se tiene menos gastos en viáticos y comidas.
o Se obtiene flexibilidad horaria (ideal para estudiantes).
o Se amplían las posibilidades de trabajo porque el mercado de global. Manejar otros idiomas es fundamental para abrir más destinos de exportación.

Desventajas:
o Implica un cambio cultural que encuentra resistencia, esfuerzo en muchos trabajadores.
o En Argentina no siempre se tienen las tecnologías adecuadas.
o Existe una desprotección legal importante (el teletrabajo, por ejemplo, no está incluido en la Ley de contrato y esto puede generar abuso por parte de las empresas en cuanto al traslado de costos).
o Acarrea un cambio en la forma de relacionarse con los demás trabajadores, así como de entorno.
Riesgos:
o No saber organizar los tiempos de manera efectiva.
o Se puede deteriorar la calidad de vida.
o Algunos pueden volverse obsesivos del trabajo, no encontrar el límite para separar el trabjo y la vida familiar.
o Desordenar los horarios de toda la vida familiar en función del trabajo.

Herramientas y otros tips:
"Las herramientas que debe aprender a usar un teletrabajador son las de mensajería instantánea (como el msn, icq, etc) que permiten en la comunicación en tiempo real, un soft oficina virtual (existen organizaciones virtuales que ofrece plataformas como www.consultasonline.com) para profesionales y un hard adecuado" indica Boiarov.

Y continúa "creo que Argentina tiene que hacer frente a otro problema: el de la educación. La formación tradicional no enseña a los chicos a ser trabajadores globalizados, y esto debiera comenzar en el secundario y seguir en la universidad. No hay que atarse al espacio local. Pero los adultos también debe actualizarse. Hay que mirar hacia delante, por más que cueste y participar activamente de este fenómeno".

 

imprimir nota