12 de Noviembre de 2002

Alternativas laborales
La devaluación reforzó la tendencia de trabajar desde la casa para el exterior. Datos, consejos y herramientas.

Después de la devaluación y junto al crecimiento del desempleo, se refuerza la tendencia de trabajar desde la casa para el exterior (los costos son bajos, los sueldos en dólares o euros). Una especialista da las claves del teletrabajo.

No es una novedad, pero hoy en día aparece como una alternativa viable, tentadora y en vías de crecimiento. El "teletrabajo" (es decir, la labor realizada desde el hogar a través de la utilización de las nuevas tecnologías) resulta una tabla de salvación para profesionales que no tenían empleo, pero sí creatividad, conocimientos sobre herramientas de informática y capacidad de generar proyectos propios Ahora, muchos de ellos ofrecen sus servicios para el exterior, gozan de sueldos en euros o dólares pero residen en Argentina.

Por ejemplo, Sabrina Menahem (analista de sistemas) se desempeña como Project Manager para un site de España "me pagan en fecha y en euros. Ese valor se triplica cuando lo convierto en pesos y me rinde mucho más que laburar acá que, por otro lado, es imposible porque no hay trabajo". Ella le encontró la vuelta a la devaluación. Con una PC y una conexión a Internet constante, saltó las fronteras y exporta sus conocimientos al extranjero.

Obviamente, a la empresa de afuera, pagar un sueldo a un argentino significa un costo considerablemente menor que el de pagar a un profesional de su territorio (que promedia una tercera parte). Pero su caso no es el único. De hecho, la Cámara Argentina de Comercios Exterior (CACE) las últimas proyecciones que realizó hablan de que en el país hay unos 600.000 teletrabajadores informales -la cifra no discrimina entre quienes trabajan para el exterior y dentro del país-.

"Los profesionales argentinos son reconocidos internacionalmente, el costo de sus salarios y servicios ha descendido notablemente y esto es una ventaja competitiva en el mercado global. El teletrabajo es una forma de trabajar para todas las profesiones, no sólo para las relacionadas con la informática, como muchos creen: hay abogados, contadores, doctores e ingenieros que se desarrollan en esta modalidad" sostiene la directora del Centro de Teletrabajo de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), la licenciada en relaciones de trabajo, Sonia Boiarov.

 

imprimir nota