teletrabajo

Por Beatriz Busaniche
beatriz@maxmedia.com.ar
Teletrabajo y discapacidad
Las nuevas tecnologías brindan formas más accesibles para que aquellas personas con alguna capacidad disminuida puedan insertarse en el mundo del trabajo en forma eficiente. El teletrabajo se convierte así en una forma de trabajo antidiscriminación.

El teletrabajo no sólo brinda ventajas en relación al acceso a un mundo de conocimientos y actividad que antes estaba vedado, sino que el teletrabajo específicamente, soluciona problemas vinculados con la accesibilidad a los puestos. Esta opción es una importante puerta para quienes tiene dificultades de movilidad, ya que el teletrabajo evita todo inconveniente derivado de la necesidad de ir de un lado al otro.

Los trabajadores con discapacidad no sólo tienen ventajas a nivel individual. Esta forma de trabajo permite formar cooperativas de trabajo u organizar telecentros equipados para que varias personas con los mismos inconvenientes puedan reunirse a trabajar y contar con el soft y el hard apropiado.

De todos modos, aún existen algunas limitaciones para una masiva aplicación de teletrabajo. Por el momento, esta modalidad es casi exclusiva de sectores con alto nivel de calificación. Además, hoy por hoy, los costos del equipamiento tecnológico son altos y en muchos casos inalcanzables.

Pero es imprescindible tener en cuenta el potencial de esta forma de trabajo y dar pasos para subsanar las trabas que hoy se presentan. Masificar el acceso a las tecnologías, adecuar los programas de capacitación para la reinserción laboral, haciendo especial hincapié en esta forma de trabajo y difundir el uso del teletrabajo son los primeros pasos.

Sin una profunda capacitación es muy difícil que una persona pueda acceder al teletrabajo. Aquí enfrentamos un problema de raíz, ya que requiere reinsertar a las personas con discapacidad en los sistemas de capacitación o diseñar sistemas de capacitación con todas las condiciones de accesibilidad. El paso siguiente es analizar cuál es la capacitación adecuada para que las personas con discapacidad encuentren su lugar y su empleo en la naciente sociedad de la información.

Otro paso fundamental a seguir es el cambio cultural. No hablamos sólo de cada persona aislada, sino y fundamentalmente de los actores sociales con los que tendrá que trabajar. Empresas, gobiernos, organizaciones no gubernamentales, instituciones educativas tienen que aportar su parte para que el teletrabajo sea una realidad para las personas discapacitadas.

El tema vinculado a la accesibilidad tecnológica es crítico, no sólo para los discapacitados sino para todos aquellos que no cuenten con equipamiento propio o acceso desde sus lugares de residencia. En muchas pequeñas poblaciones aún no hay conectividad a internet. Reducir la brecha digital para todos es uno de los desafíos que nos debemos plantear con miras al año 2003.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.