teletrabajo

Por Martín Sanchez
martsanchez@gmx.net
El Teletrabajo en Siemens
La filial en Paderborn Alemania de Siemens-Nixdorf tuvo su experiencia piloto de Teletrabajo analizada por K. Jablonski para el MIRTI.

En Europa, el Teletrabajo es una modalidad laboral ya instalada gracias a la implementación de sucesivos pasos de difusión y conciliación entre los diferentes actores sociales implicados en las relaciones laborales.

Este es el estudio del proyecto de Teletrabajo en Siemens-Nixdorf Informationssysteme (SNI), Alemania, publicado en el Manual de Modelos de Relaciones Industriales en la Innovación del Teletrabajo (MIRTI) y realizado por K. Jablonski, ingeniero de sistemas y miembro del comité de empresa de SNI.

El objetivo es mostrar la forma en que los países centrales amortiguaron los efectos de la mundialización de la economía enfrentando el desafío de incluir las nuevas tecnologías en el ámbito laboral, y que su lectura sirva para proyectar ideas de aplicación del teletrabajo en Argentina.

Introducción

Siemens-Nixdorf Informationssysteme es una empresa internacional del sector informático, tiene 5.500 trabajadores en Paderborn, Alemania, de los cuales sus dos terceras partes desempeñan trabajos de oficina.
Ya se han dado experiencias de teletrabajo en otras empresas del grupo SNI. El primer proyecto lo encaminó en diciembre de 1994 la SNI sueca, tras el traslado de la dirección de la sociedad a las nuevas oficinas, situadas en la zona norte de Estocolmo.

En la SNI sueca el teletrabajo es un método estable de empleo desde finales de 1995, y la experiencia, en general, ha sido positiva, a pesar de haber surgido problemas vinculados a esta forma de trabajo (entre los que destacan problemas relacionados con el desarrollo de la carrera de los empleados más jóvenes y las cuestiones surgidas como resultado de la dificultad de trabajar en casa en presencia de otros miembros de la familia, en especial los hijos).

En Alemania, en la SNI de Munich, se llevó a cabo un proyecto piloto desde febrero de 1996 hasta marzo de 1997. En la SNI de Bélgica se puso en marcha un proyecto en noviembre de 1996.

En Paderborn, Alemania se utilizó un cuestionario interno de la compañía para comprobar si los trabajadores estaban dispuestos a aceptar el teletrabajo. Por lo general, mostraron gran interés por la idea.

Resultados del cuestionario sobre el teletrabajo

Se consideró que el teletrabajo acarrearía ventajas, tanto para la empresa como para los trabajadores:

a) para la empresa:

  • Mayor productividad y motivación por parte de los trabajadores;
  • Ahorro en los gastos de administración, debido a una menor necesidad de control del tiempo de trabajo;
  • Mejora de la imagen de empresa y de su impacto en los trabajadores y clientes actuales y potenciales.

b) para los trabajadores:

  • Mayor flexibilidad y posibilidad de organizar su tiempo de trabajo;
  • Mayor compatibilidad entre necesidades profesionales y familiares;
  • Aislamiento de los ruidos y molestias existentes en la oficina.

El cuestionario también puso de manifiesto las posibles complicaciones:

c) complicaciones para los trabajadores:

  • Plena responsabilidad para satisfacer los objetivos laborales, sin que importe ya el tiempo necesario para alcanzarlos;
  • Inexistencia de un puesto de trabajo fijo;
  • Pérdida del contacto personal y de la comunicación con los compañeros de trabajo;
  • Insatisfacción por parte de otros miembros de la familia debido a las soluciones necesarias para trabajar en casa;
  • Desaparición de los límites entre la vida privada y la vida profesional;
  • Responsabilidad individual para la gestión del trabajo y de los equipamientos de la oficina doméstica;
  • Necesidades diferentes entre distintos grupos de trabajadores.

Aspectos organizativos

Tal como prevén las estructuras normativas de la empresa, se dieron los pasos necesarios para desarrollar el debate en el seno de la SNI de Paderborn. Se creó un grupo de proyecto sobre el teletrabajo con el fin de ahondar en las cuestiones, y se le asignó el cometido de proponer un acuerdo normativo en mayo de 1996. Se creó una comisión especial del comité de empresa y se les proporcionó mayor información a los trabajadores en el transcurso de un encuentro especial para toda la compañía.

El acuerdo normativo propuesto se basó en los siguientes criterios:

  • Principio de voluntariedad del teletrabajo;
  • Ningún cambio en la situación legal de los trabajadores;
  • El teletrabajo en casa debe combinarse con el trabajo en la oficina (por lo tanto, se excluye el teletrabajo a tiempo completo);
  • El teletrabajo se excluye el primer año de empleo en SNI;
  • La oficina doméstica tiene que responder a los mismos estándares profesionales que la oficina en el lugar de trabajo; deben observarse las reglas apropiadas;
  • El empresario debe correr con los gastos del equipo necesario (ordenadores que tienen que satisfacer las normas europeas);
  • Autorreglamentación del horario laboral, en el ámbito de las normas correspondientes (el horario laboral medio a lo largo del año debe corresponder al horario fijado en los convenios colectivos);
  • El empresario no puede efectuar ningún control electrónico del número de horas que se trabaja en casa;
  • Un seguro especial de accidentes a estipular, en caso de que los teletrabajadores no estén cubiertos con las pólizas de la empresa.

Reglamentación del teletrabajo

En noviembre de 1996 los comités de empresa unificados estipularon un acuerdo sobre el teletrabajo que fijaba las condiciones mínimas para la SNI de Alemania. Sin embargo, sólo se ha aplicado en algunas filiales pequeñas, ya que muchos de los comités de empresa de las filiales más grandes no aceptaron el acuerdo y prefirieron negociar a nivel local, con la esperanza de obtener plazos y condiciones mejores.
Asimismo, los representantes del sindicato nacional IG Metall de Francfort respondieron de forma negativa al acuerdo, debido a la obligación de aceptarlo rápidamente.

Para llegar a un acuerdo válido para toda la compañía fue preciso llegar a un compromiso sobre ciertas cuestiones controvertidas (por ejemplo, la duración de la fase piloto, el seguro de accidentes, los costes de explotación de las oficinas domésticas y los equipos).

El caso de SNI planteó el problema de si el teletrabajo hay que negociarlo con base nacional o europea. Cabe considerar que las negociaciones a nivel local debieron conducirse en colaboración con las partes societarias nacionales e internacionales, para establecer, dentro de lo posible, unas condiciones laborales comunes. En todo caso, los proyectos piloto a nivel local fueron de gran utilidad a la hora de recoger datos y experiencias distintas.

A partir de la experiencia piloto en Paderborn, SIN encuentra aconsejable llevar a cabo experiencias diferentes (por ejemplo, experimentar teleconferencias o videocomunicación), ya que proporcionan ejemplos prácticos de lo que puede resultar más apropiado para cada filial.

Fuente: http://www.telework-mirti.org/

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.