teletrabajo

Por Martín Sanchez
martsanchez@gmx.net
El Teletrabajo en el Ayuntamiento de Viena
El Ayuntamiento de Viena tuvo su experiencia piloto de Teletrabajo fuertemente focalizada en el pragmatismo y la eficiencia.

En Europa, el Teletrabajo es una modalidad laboral ya instalada gracias a la implementación de sucesivos pasos de difusión y conciliación entre los diferentes actores sociales implicados en las relaciones laborales.
En el boletín del Centro de Teletrabajo y Teleformación de la Facultad de Ciencias Sociales se presenta, resumidamente, el estudio del proyecto de Teletrabajo en el Ayuntamiento de Viena, Austria, publicado en el Manual de Modelos de Relaciones Industriales en la Innovación del Teletrabajo (MIRTI).

El objetivo es mostrar la forma en que los países centrales amortiguaron los efectos de la mundialización de la economía enfrentando el desafío de incluir a las nuevas tecnologías en el ámbito laboral, y que su lectura sirva para proyectar ideas de aplicación del teletrabajo en Argentina.

Introducción

El Ayuntamiento de Viena es una de las empresas más grandes de Austria, con unos 70.000 empleados. Se siente responsable para con sus clientes - los habitantes de Viena - y ha puesto en práctica planes para convertirse en una "empresa de servicios al cliente". La forma de alcanzar dicho resultado consiste en cambiar las reglas, tanto escritas como implícitas, empujando a los trabajadores y a toda la organización a adherirse al cambio.

El teletrabajo constituye un factor de cambio, aportando beneficios a los ciudadanos, ayudando a los empleados a recuperar la motivación y a los administradores a desarrollar su capacidad de gestión, permitiéndole a la organización trabajar siguiendo el ritmo de los efectos provocados por la tecnología moderna y la influencia de la sociedad de la información.

El Ayuntamiento de Viena decidió aprender, a través de la experiencia práctica de un proyecto piloto, las ventajas que brinda esta nueva modalidad laboral.

Factores que influyen en el teletrabajo

El Ayuntamiento de Viena identificó cinco factores que consideraba como los más importantes para el éxito del teletrabajo:

  • la tecnología
  • la organización
  • el ambiente
  • el individuo

Tecnología

La tecnología es un factor esencial para la introducción del teletrabajo. En Viena no hay problemas en lo tocante a las líneas, la conexión y la instalación de ordenadores personales en las casas. La tecnología que se requiere en los lugares de trabajo domésticos es la misma que en las oficinas, con PCs e impresoras idénticos.

Organización

La dirección del personal, el departamento de control interno, algunos departamentos legales, el departamento estratégico (EDP) y los departamentos en que había que poner en práctica el teletrabajo elaboraron un acuerdo de partida. Se incluyeron los aportes de los sindicatos y también se tuvieron en cuenta las experiencias de teletrabajo realizadas en otras empresas.
Las principales cuestiones que se afrontaron y resolvieron fueron las siguientes:

  • el estatus legal de los teletrabajadores
  • el hecho de que los teletrabajadores no tenían que resultar desfavorecidos o favorecidos respecto a los demás empleados
  • cambios en el tiempo y el horario de trabajo
  • cuestiones relacionadas con la seguridad de los datos
  • posibles accidentes durante el teletrabajo
  • participación de los teletrabajadores en la formación
  • participación de los teletrabajadores en las reuniones del personal
  • seguros de los equipos
  • mantenimiento de los equipos
  • asignación de los costes
  • horas extra e indemnizaciones
  • suministros para la oficina

El sindicato adoptó una postura más formal en defensa de los derechos y de la posición del teletrabajador, atento a que el proyecto piloto no sentara precedentes que luego pudieran resultar perjudiciales para la posición de los empleados. La administración municipal, por su parte, optó por una visión más pragmática, insistiendo en que se pasara a la fase práctica del proyecto piloto una vez resueltas las cuestiones más obvias.

Adoptó la postura implícita de que todas las leyes y reglamentos relacionados con el "empleado normal" también tenían que aplicarse en el caso del teletrabajador. En términos legales, los teletrabajadores tenían que equipararse completamente a los trabajadores de las oficinas.

El acuerdo

El acuerdo sobre teletrabajo contuvo medidas tanto de carácter general como concretas:

  • Toda ley o reglamento que afecte al trabajador "normal" de oficina, también afecta al teletrabajador.
  • No se produce cambio alguno en el estatus del trabajador ni en ninguno de los derechos o deberes del mismo, a parte del lugar de trabajo.
  • El teletrabajador pasa una parte de su horario laboral en la oficina (entre el 40 y el 60%) y una parte en casa (localizable por teléfono sobre la base de un acuerdo individual con su directo superior).
  • El número de teletrabajadores para el proyecto piloto oscila entre 15 y 25.

  • No pueden hacerse horas extras si no se le pide explícitamente.
  • La administración municipal suministra los equipos y conexiones para telecomunicaciones.
  • El Ayuntamiento de Viena se hace cargo de los costes de las líneas, del teléfono (si se usa para el trabajo), del mantenimiento, etc. No se ha previsto reembolso alguno por el uso del espacio, la calefacción, la luz, etc.
  • Los accidentes durante el teletrabajo se consideran como si hubiesen ocurrido en la oficina.
  • Tanto el empleado como la empresa pueden suspender en cualquier momento la participación en el proyecto de teletrabajo.
  • El proyecto piloto durará un año, pudiendo prorrogarse.
  • Como mínimo una vez cada tres meses se celebrará una reunión entre el teletrabajador, su directo superior y el departamento estratégico (EDP), con la presencia, en caso de que así se solicite, de los representantes del sindicato.

Selección de los participantes

El departamento estratégico (EDP) tuvo la preferencia a la hora de ser elegido para participar en el proyecto. Este departamento ha jugado un papel histórico de importancia en el ayuntamiento de Viena. Fue creado a principios de los años 60, y muchos de los sistemas de software que allí se desarrollaron son de tan buena calidad que aún se utilizan.

Se consideró que se precisaba una práctica superior a la media con el ordenador para tomar parte en el proyecto de teletrabajo, y ésta fue la razón principal que llevó a elegir a los trabajadores del EDP.

Una segunda razón para concentrarse en el EDP estribó en que sus directivos estaban muy acostumbrados a la gestión por objetivos, considerada como un factor indispensable para el teletrabajo.

Control de la eficiencia del personal

Todos los trabajadores del EDP estaban acostumbrados a los procedimientos de documentación del tiempo y a respetar los vencimientos. Bajo este punto de vista, da lo mismo que el trabajo se haya realizado en casa o en la oficina. La eficiencia se controló de la misma forma en ambos casos.

El ambiente

La seguridad de los datos es un requisito básico en el EDP, y esto es aún más importante si los datos y la información se utilizan fuera de las oficinas. La administración municipal ha dado los pasos necesarios para garantizar la seguridad en los lugares donde se realizó el teletrabajo, entre ellos la instalación de software especial y la introducción de medidas de seguridad que los teletrabajadores debieron respetar.

El teletrabajador tuvo las mismas obligaciones que los trabajadores de las oficinas en lo que a seguridad se refiere.
El lugar destinado al teletrabajo tenía que ser tranquilo y poco ruidoso. Para cuestiones como la ventilación, la luz artificial, el tamaño de la habitación, la mesa y la silla de trabajo y la calefacción, las soluciones adoptadas en el proyecto de teletrabajo cumplían todos los requisitos legales de las normas sobre el trabajo.

El individuo

El ayuntamiento de Viena defiende la idea de que los individuos implicados constituían el factor más importante para el éxito o el fracaso de este proyecto de teletrabajo.

  • El principio de que el teletrabajo tiene que ser voluntario es esencial, y tanto la administración municipal como los sindicatos tienen la firme intención de mantenerlo.
  • El segundo principio, por orden de importancia, consistió en que el individuo tenía que resultar adecuado para el teletrabajo, teniendo en cuenta, además del tipo de trabajo que se le pide que haga, factores como el ambiente doméstico y el rendimiento en el trabajo del empleado a lo largo de los años.
  • La capacidad de administrar el tiempo fue otro de los requisitos necesarios para el teletrabajador. La empresa puede esperar un efecto ventajoso fruto del aumento de eficiencia logrado con el teletrabajo, pero esto sólo puede ocurrir si el individuo hace un uso razonable del tiempo.
  • La autodisciplina era una cualidad importante en los empleados, no tanto por el riesgo de no llegar a realizar todo el trabajo que se les ha asignado, como por el de no resistir a la tentación de trabajar más horas de las previstas. Otras empresas que han experimentado el teletrabajo han puesto de manifiesto el problema de la tendencia a sobrecargarse de trabajo como uno de los mayores riesgos que comporta. Por esto, el límite entre el teletrabajo y el tiempo libre debe definirse con claridad y respetarse.
  • La cualidad más importante de todas es una gran capacidad de comunicación. Es indispensable que el teletrabajador mantenga su lugar en la comunidad laboral, con el fin de que se siga considerando y le sigan considerando como un miembro del ambiente laboral de la organización a la que pertenece. La habilidad para comunicar es una cualidad cada vez más necesaria, para que los enlaces técnicos resulten plenamente eficientes.

Fuente: http://www.telework-mirti.org/

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.