teletrabajo

Por Jorge Halpern
jhalpern@caminandoutopias.org.ar
Cibertrabajo
Definimos Cibertrabajo como las nuevas tipologías de trabajo a partir del desarrollo de Internet.

1- Son nuevos tipos de trabajo, no nuevas formas, es decir si hoy desapareciera Internet, estos trabajos desaparecerían.

2- estas nuevas tipologías trabajan en red y en grupo, característica común de la nueva economía (todavía en pañales), de la nueva organización del trabajo en el tercer milenio, y además común a las nuevas empresas (nuevas o antiguas recicladas).

3- en ellas el teletrabajo como trabajo a distancia utilizando las nuevas tecnologías, se subordina al concepto de e-trabajo, y a su vez a la necesidad global de la burguesía en esta etapa de la economía capitalista de aumentar drásticamente la productividad del trabajo vía la utilización de la investigación científica como rama productiva directa, y además la alteración de las formas de trabajo, que llamamos la expropiación del "saber hacer", del trabajador y el conocimiento de su oficio.

Les llamo la atención sobre esto, ya que el concepto de e-trabajo que estas empresas están implementando va en sentido contrario por supuesto al concepto que la AET está desarrollando. Al final y en asteriscos van anexos conceptuales de algunas de las cosas que enumero.

En el trabajo a distancia se conjugan varios componentes:

  • La existencia de nuevas profesiones y especialidades, la mayoría de los cuales están directamente vinculadas con las computadoras e Internet.
  • La tendencia a la tercerización, es decir, a que las empresas conserven un núcleo reducido de personal propio y distribuyan trabajo a otras empresas o free lancers.
  • La globalización es otro factor, es decir, la realización de proyectos comunes entre trabajadores ubicados en diferentes lugares geográficos.
  • La clave del trabajo a distancia es aprovechar la tecnología disponible en toda su amplitud. Y usarla hasta las últimas consecuencias.

4- es cierto que el cibertrabajo se organiza en principio como trabajo no a distancia en las empresas creadas al efecto, pero de inmediato por el carácter de los mismos, del uso de las nuevas tecnologías y la red, se convierten en e-trabajo (remarco que estamos en la prehistoria de Internet, en los primeros pasos del uso de estas tecnologías y su combinación en el trabajo y aprendizaje cooperativos). De hecho existen desarrollos respecto de los nuevos espacios de trabajo, nuevas herramientas, estudios de psicología y psiquiatría respecto de las influencias en el individuo y las nuevas conformaciones mentales en el ser humano respecto del espacio / tiempo en estos nuevos trabajos.

Paso a enumerar entonces las nuevas profesiones (desde ya, este listado es sumario, el análisis va en el dossier)
1... Web master
2... Data Base administrator.
3... Productor de contenidos Web.
4... Surfer.
5... Operador de red.
6... Ingeniero o arquitecto de network.
7... Administrador de sistemas en Web
8... BenchMarking
9... Grafic designer.
10. Programador html/dhtml/xml/3D
11. Ingeniero de Server.
12. Desarrollador de software.
13. Installator trainer.
14. Productor de reuniones virtuales.
15. Web Promoter.
16. Help desk.
17. Ingeniero en seguridad de Internet.
18. Especialista en e-commerce
19. Media broker.
20. Brand Manager.
21. E-Artists
22. E-toys, o desarrolladores de juguetes informáticos virtuales.
23. Tele formadores o E-ducadores.
24. E-luthiers o desarrolladores de nuevos instrumentos musicales virtuales.
25. Owners
26. Writer hipermedia

Anexo
* Otras consecuencias importantes que son resultados de la revolución tecnológica: paralelamente a la reducción cuantitativa del proletariado tradicional, se da una alteración cualitativa en la forma de ser del trabajo. La reducción de la dimensión variable del capital, resultado del crecimiento de su dimensión constante -o, en otras palabras, la sustitución del trabajo vivo por el trabajo muerto- ofrece, como tendencia, la posibilidad de conversión del trabajador en supervisor y regulador del proceso de producción, conforme a la abstracción marxista presente en los Grundrisse (Marx, 1974). Por tanto, se puede constatar que, para Marx, había una imposibilidad de esta tendencia a ser plenamente efectivizada bajo el capitalismo, dada la vigencia de la ley del valor (ídem, Marx, 1974).

Por lo tanto, bajo el impacto tecnológico, hay una posibilidad planteada por Marx al interior del proceso de trabajo, que se configura por la presencia de la dimensión más cualificada en parcelas del mundo del trabajo, por la intelectualización del trabajo en el proceso de creación de valores, realizado por el conjunto del trabajo social combinado.

Esto permitió a Marx decir:
[...] con el desarrollo de la subsunción del trabajo real al capital o del modo de producción específicamente capitalista, no es el obrero industrial, sino una creciente capacidad de trabajo socialmente combinada que se convierte en agente real del proceso de trabajo total, y como las diversas capacidades de trabajo que cooperan y forman una máquina productiva participan de manera muy diferente en el proceso inmediato de formación de mercancías, o mejor, de los productos -éste trabaja más con las manos, aquel trabaja más con la cabeza, uno como director (manager), ingeniero (engineer), técnico, etc., otro como capataz (overlooker), otro como operario manual directo, o inclusive como simple ayudante-, tenemos que más y más funciones de la capacidad del trabajo forman parte del concepto inmediato de trabajo productivo, y sus agentes en el concepto de trabajadores productivos, directamente explotados por el capital, subordinados en general a su proceso de valorización y producción.

Si se considera el trabajador colectivo, cuyo oficio es la oficina, su actividad combinada se realiza materialmente (materialiter) y de manera directa en un producto tal que, al mismo tiempo, es un volumen total de mercancías; es absolutamente indiferente que la función de tal o cual trabajador -simple eslabón de ese trabajo colectivo- esté más próximo o más distante del trabajo manual directo.(..)

*Además, Se puede constatar, por tanto, de un lado, un efectivo proceso de intelectualización del trabajo manual. De otro, y en sentido inverso, una descalificación, más aún, subproletarización, manifiesta en el trabajo precario, informal, temporario, etc. Si es posible decir que la primera tendencia sería la más coherente y compatible con el avance tecnológico, la segunda ha sido una constante en el capitalismo de nuestros días, dada su lógica destructiva, lo que muestra que ni el proletariado desaparecerá tan rápidamente en lo que es fundamental, ni es posible visualizar, incluso en el universo más distante, la eliminación de la clase-que-vive-del-trabajo

* Hay pues en el desarrollo de las tecnologías (la ciencia transformándose en una fuerza productiva directa, según la expresión de Marx) y la socialización de las fuerzas productivas un proceso contradictorio de desvalorización de la fuerza de trabajo -del que la desocupación es parte- y un aumento de las actividades improductivas desde el punto de vista del capital, (es decir, no productivas de plusvalía).

* En lo que va del siglo se pueden señalar tres períodos claramente diferenciados en la organización de la producción capitalista. El primero se sustentaba en el maquinismo y la gran industria, núcleo de la constitución del movimiento obrero tradicional. El segundo llamado "fordismo-keynesianismo", surge en la década del 30, tras la crisis del 29, su hegemonía se manifiesta claramente en la posguerra y se extiende hasta la crisis de los años setenta. El tercero, conocido como "toyotismo-globalización", es la respuesta burguesa a la crisis de los setenta y constituye el nuevo patrón de dominación a "la rebelión del trabajo".

Se manifiesta con toda virulencia en nuestros días, caracterizándose centralmente por la destrucción de la relativa autonomía colectiva de "los trabajadores de masa" (fordistas) y el avanzado intento de una vuelta a la autonomía individual. De las relaciones de producción colectivas de masa y relaciones sociales colectivas basadas en poderosas instituciones (partido obreros, sindicatos, "estados obreros", conquistas sociales, leyes obreras, etc.) del período fordista-keynesiano, a relaciones sociales que tienden a la "individualización" del trabajador (autonomía individual) con la destrucción de las superestructuras de la clase trabajadora: sindicatos, cooperativas, partidos obreros, etc. y también pérdida de institucionalidad burguesa: Parlamentos, cámaras patronales, etc. para emerger el poder del capital financiero internacional.

*Jorge Halpern es miembro de AET (Asociación Española de Teletrabajo) y trabaja en forma permanente para Caminando Utopías.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.