teletrabajo

Por Alejo Giles
alejogiles@sinectis.com.ar
Telecentros: solidaridad y autogestión
Los telecentros proliferan en Latinoamérica como lugares en donde la gente, se pone en contacto con las tecnologías de la comunicación.

En Argentina, un telecentro es un locutorio o una telefónica: un lugar lleno de cabinas telefónicas, un equipo de fax y alguna PC. Este tipo de comercios abundan en las ciudades argentinas y sólo en Buenos Aires llegan a convivir más de uno por cuadra.

Pero esta definición no abarca al fenómeno de los telecentros comunitarios que crecen en Latinoamérica.

Telecentros + teletrabajo

La maduración de estos proyectos comienza antes del abaratamiento de los productos informáticos, tanto hardware como software. A finales de los años ochenta, los equipos informáticos tenían un precio prohibitivo para la mayoría de las personas y no digamos los periféricos profesionales, como escáner, impresoras, filmadoras, etc.

Esta situación impedía que cualquiera pudiera disponer en su hogar de un equipo suficiente para teletrabajar, así que se empezaron a crear centros especiales en los que se montaban, generalmente por iniciativa pública, equipos y servicios que permitieran a la población tener acceso a las nuevas tecnologías por una parte y por otra, trabajar sin necesidad de hacer inversiones en equipos.

Con el paso de los años los equipos informáticos sufrieron un drástico recorte de sus precios, lo que permitió que mucha gente pueda tener en su casa equipos que hace diez años no tenían ni las grandes empresas. Esto significó un gran impulso para el teletrabajo.

Pero si bien esta caída de costos hizo que la tecnología quedara al alcance de la mano para muchos, la mayoría no tuvo esta posibilidad. Sobre todo en varias regiones de Latinoamérica.

Para estos sectores de la población se hicieron fundamentales los telecentros, como lugares en donde los sectores carenciados de la sociedad pueden tener acceso a una PC conectada a Internet. Ciertamente el papel de los telecentros, sobre todo en zonas alejadas de los grandes núcleos urbanos, supone un importante incentivo para la difusión de los nuevos sistemas de comunicación y para acercar el medio rural a los avances tecnológicos.

En los telecentros se pueden desarrollar actividades individuales ligadas a Internet, como búsquedas laborales, teleformación y teletrabajo. También actividades grupales, como talleres temáticos y cursos formativos.

La unión hace la fuerza

La tendencia hacia la unión de telecentros de Latinoamérica es fuerte y lleva años de desarrollo. La Red de Telecentros de Latinoamérica y el Caribe (TELELAC) propone desde el sitio www.tele-centros.org la formación de una robusta comunidad con la meta de facilitar la construcción de una red de organizaciones activas que provean acceso a Internet y así apoyen el desarrollo social en comunidades pobres.

En las bases de estas organizaciones está la idea de tender lazos solidarios entre personas de distintas nacionalidades que se encuentran en situaciones similares. La autogestión surge como la respuesta para combatir las limitaciones de la escasez dominante en estas regiones del mundo.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.