tecnologías


Nota del 14/06/2006 ( Año:3 Volúmen: 90)

15 de Junio de 2006
La identificación por radiofrecuencia (RFID)

La identificación por radiofrecuencia (RFID) es una tecnología que en su aplicación más simple permite ubicar objetos simultáneamente sin necesidad de disponerlos en una línea de vista, como es el caso del código de barras.

La identificación por radiofrecuencia (RFID) es una tecnología que en su aplicación más simple permite ubicar objetos simultáneamente sin necesidad de disponerlos en una línea de vista, como es el caso del código de barras. Estos sistemas, básicamente, tienen tres elementos: el tag (etiqueta) que contiene un número único, el lector de tags y la aplicación que administra la información recabada.

En el corto plazo esto no será parte de la experiencia directa del consumidor; concluye un reporte de AMR Research publicado en diciembre pasado. Solo a nivel industrial, compañías como HP, Boeing y Procter & Gamble, entre otras, ya utilizan esta tecnología para afinar los procesos de la cadena de abastecimiento.

De todas maneras, son muchos los usos posibles a nivel masivo en el futuro. Por ejemplo llegar a la caja del supermercado y que la adición sea un proceso automático realizado en pocos segundos (Wal-Mart y Metro Group de hecho ya están haciendo pruebas en este sentido)

Y desde el momento que el tag también puede informar el posicionamiento de una persona, o teniendo en cuenta que existen tags “inteligentes”, sensibles a factores como humedad o temperatura, y que además de identificarse pueden recibir y procesar información, solo hay que dejar volar un poco la imaginación.

Si las posibilidades son inagotables, la seguridad que puedan garantizar es el gran tema. Recientemente el CDT (Center for Democracy and Technology), luego de un año de estudio, publicó un documento analizando esta problemática.

Allí afirma que la preocupación por la seguridad –a diferencia de otras experiencias digitales- debe ser constitucional al despliegue de esta tecnología, y no algo que se vaya pensando a medida que surgen los problemas.

A modo de recomendación, el CDT señala que las compañías no deberán incluir tags secretos en sus productos, que los consumidores deberán tener la posibilidad de destruir o desactivar el tag y que las empresas deberán informar de manera clara y precisa cuándo se recolecta información vía RFID y si la misma se relaciona con perfiles de usuario existentes.

En una época donde las teorías de la conspiración son aceptadas como explicación del mundo, sin un especial énfasis en las buenas prácticas, está tecnología tan interesante correrá el riesgo de ser demonizada por el propio consumidor.

Joaquín Frías

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.