tecnologías

Por Alejo Giles
alejogiles@sinectis.com.ar
Cómo ser rentable y no morir en el intento
En el Tercer Congreso de Periodismo Digital en Huelva, España se puso sobre la mesa la posibilidad de arancelar la navegación por Internet.

Los más encumbrados representantes del mundo digital se dieron sita en Huelva para discutir, entre otros temas, como hacer valer los derechos de autor de los periodistas digitales.

La mayor atención estuvo centrada en los foros y conferencias en donde se trató el tema, que presentó posturas extremas: desde cobrar un canon a los fabricantes de papel, siguiendo el modelo de lo que ocurre con los músicos y las empresas editoras de cd´s, hasta la abolición formal de los derechos de propiedad.

Una problemática que no ocupó el lugar central en el debate de los especialistas, pero que por su importancia promete ser fundamental para el futuro de la red, fue la búsqueda de opciones para el financiamiento de las puntocoms.

¿El fin de la gratuidad?

La paradoja es que mientras crece el número de usuarios de sitios periodísticos, mientras los periodistas digitales ganan prestigio y son cada vez más leídos, las puntocom sufren problemas económicos al colapsar su capacidad de generar ingresos.
Este desequilibrio se origina en la crisis de la publicidad online. Los banners se confunden con los contenidos, los intersticios entorpecen la navegación y las publicidades "rascacielos" tampoco parecen ser la solución, según concluyeron los congresistas.

Una opción a esta encrucijada fue la que presentó Declan McCullagh, director de www.wirednews.com, figura fundamental del periodismo digital norteamericano y centro de atracción del Congreso de Huelva.
McCullagh manifestó en una imperdible entrevista publicada en www.clarín.com que la solución de las empresas digitales es cobrar pequeñas sumas de dinero por sus contenidos.

Para el director de Wirednews.com el arancelamiento de Internet no vendría de la mano de las tarjetas de crédito, sino de un mecanismo de pago llamado DigiCash. Este sistema, seguro y anónimo, consiste en la realización de micropagos por lectura de cada artículo periodístico que el navegante elija.

"Imaginen si los usuarios de Internet tuviesen monederos o billeteras online y pudieran gastar su contenido click a click. Sólo tendríamos que convencerlos de que nuestros artículos valen unos centavos. Quizás no paguen 30 o 40 dólares al año por una suscripción, pero es muy posible que paguen un dólar a la semana" asegura McCullagh a Clarín y no suena descabellado.

Solo falta saber si los navegantes están dispuestos a renunciar a la gratuidad, quintaesencia de Internet.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.