tecnologías

Por Alejo Giles
alejogiles@sinectis.com.ar
Otra de piratas: DivX
El hermanito del MP3 mantiene en vilo al mundo del cine
Primero fue la industria discográfica la que sufrió los embates del formato MP3, y los derechos de autor quedaron en jaque.

Ahora después de que una corte californiana levantara la barrera para el uso del DIVX, el MP3 del video, las compañías cinematográficas se enfrentan a una verdadera pesadilla, el intercambio libre y gratuito de películas a través de Internet. La próxima batalla de esta guerra será en tribunales neoyorquinos.

De Noruega con amor

El problema comenzó dos años atrás, cuando el crecimiento de la industria del DVD trajo aparejado como "daño colateral" la posibilidad de acceder libremente a sus códigos encriptados.

Famoso fue el caso del "hacker" noruego de quince años, aparecido en la revista Wired a principios del año 2000: El joven nórdico publicó en su web site los códigos que permitían craquear DVDs, o dicho en otras palabras copiar y piratear películas.

El caso desembocó en la batalla judicial que se dirime en la actualidad, en la que se enfrentan por un lado las pesadas industrias del DVD y el cine, contra "hackers" propietarios de sitios de Internet desde los cuales se pueden bajar películas gratuitamente.

¿Qué es el Dvix?

El Divx es el Mp3 de video. Funciona reduciendo los pesados archivos de imágenes a un tamaño posible de ser intercambiado por Internet. En poco menos de dos horas, se puede bajar una película y almacenarla en un archivo del tamaño de un CD-Rom. Todo sin perder mayor calidad, que si bien es menor a la del DVD es notablemente mejor que la del VHS.

Ya son más de tres millones los internautas que utilizan esta tecnología. La tendencia se profundiza y es de esperar que con el mejoramiento de las conexiones, el intercambio de películas siga creciendo.

El Divx aparece como un agujero negro por donde amenazan licuarse cientos de millones de dólares pertenecientes a la industria cinematográfica.

Pero los grandes estudios tiene la esperanza de poner un freno judicial a la "napsterización" del negocio y dejar a salvo la propiedad (privada) intelectual del cine. Por lo menos, cuentan con la experiencia previa de su vecina industria musical batallando contra Napster.

Lo cierto es que hoy por hoy, cualquier navegante despabilado puede acceder a una variedad nada despreciable de películas y video-clips. Para los que estén ávidos de conseguirlas y quieran desvelarse frente a la computadora, ahí va el dato: www.divx.com.

La pulseada está planteada. De vuelta David frente a Goliat. ¿Quién ganará esta vez?

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.