recursos humanos


Leandro N. Codarino

codarin@tic.org.ar

15 de Marzo de 2005
Personas con capacidades diferentes en Argentina, Integrar(-se) a partir del Teletrabajo (1)

En el mundo existen aproximadamente 150 millones de niños discapacitados, de los cuales 16 millones se encuentran en América Latina (Adriazola Salas, 2000)


En la Argentina, la falta de información oficial es un obstáculo para un proyecto que se plantee abordar una temática como la presente. Sin embargo, en los últimos años se comienza a ver un cambio en los enfoques oficiales sobre las poblaciones con capacidades especiales, lo cual se refleja en recolección de la primera Encuesta Nacional de Discapacidad (ENDI) realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Censo de la República Argentina. Según los primeros resultados de dicha encuesta (2):

  • El 7,1% de la población tiene alguna discapacidad. En números absolutos se trata de 2.176.123 personas.
  • La distribución por edades muestra que el 11,7% de las personas con alguna discapacidad son menores de 15 años, el 48,5% tiene entre 15 y 64 años y el 39,8% restante (866.258 personas) tienen 65 años o más.
  • Respecto de la relación de parentesco con el jefe de hogar de las personas con discapacidad, en el 43,9% de los casos se trata de jefes/as de hogar, 23,6% de hijos y las/los cónyuges representan el 16,7%.
  • Las discapacidades más frecuentes son: en primer lugar, las motoras (39,5%). Le siguen las discapacidades visuales (22,0%), auditivas (18,0%) y mentales (15,1%).
  • Del total de personas con alguna discapacidad, el 38,4% no tiene cobertura por obra social y/o plan de salud privado o mutual. En la región del noreste (NEA) esta proporción supera el 50%.

Los datos expuestos dan cuenta de la magnitud de los habitantes con capacidades especiales -2.176.123 personas -, a la vez que su observa un alto índice de personas próximas o en edad de trabajar (48,5%). De igual modo, las cifras de jefes/as de hogar con discapacidad asciende a un 43,9% y un 38,4% del total de los encuestados no tiene cobertura médica. Sin embargo, solo un 15,1% de esta población presenta una discapacidad física, lo cual permite reconocer una población laboral potencial, favoreciendo su aporte a la economía familiar, dignificando su desempeño, y revalorizando su autoestima.

La modalidad de Teletrabajo, brinda una posibilidad de valorar plenamente a la persona con capacidades especiales, donde las condiciones de empleo respeten condiciones de igualdad en la relación tarea, tiempo y retribución, en palabras de Jordán de Urríes, un proceso de integración laboral. Destacar la palabra integración, orienta los programas de inserción en el objetivo de lograr una mayor equidad social e igualdad de oportunidades, donde la población con capacidades diferentes pueda instruirse y lograr su desarrollo profesional integrando equipos de trabajos.

Comentarios

Los nuevos espacios de interacción, caracterizados por la instantaneidad de la comunicación, y las configuraciones actuales de los sistemas de trabajo, demandante de aptitudes como autogestión, proactividad, creatividad, trabajo en equipo, en consonancia con los paradigmas de una sociedad del conocimiento reflejan que ciertas limitaciones físicas, tales como cegueras e hipoacusias severas pueden superarse con herramientas tecnológicas.

Sin embargo, los complementos instrumentales solo son válidos cuando pensados a partir de la pretensión de una sociedad con pretensión de equidad e igual que favorezcan el conocer y aprender mismo de sus individuos y la sociedad como tal, aprovechando de los nuevos escenarios de interacción, la reelaboración de aptitudes personales y capacidades cognitivas por sobre las físicas, construyendo una sociedad con procesos de formación y oportunidades semejantes para todos, es decir construyendo una sociedad en conocimiento.

En cuanto al abordaje de una población excluida en situación de riesgo social, se observa que un alto porcentaje está en edad laboral, es jefe/a de hogar y muchos carecen de cobertura médica, así se plantea la necesidad de espacios de capacitación que favorezcan el desarrollo de habilidades valoradas laboralmente. Es decir, se plantea un espacio de capacitación con una doble valoración social, tanto en función de la inserción laboral, como también en la instauración de una realidad virtual temporal puede favorecer para el ejercicio de relaciones interpersonales afectadas por los condicionamientos vinculares de frustración cotidianos.

Con el objetivo de facilitar la incorporación de nuevos hábitos, la revaloración de la autoestima, el reforzamiento de las capacidades del individuo, es decir nuevas herramientas para la integración al medio. Para alcanzar el reconocimiento de las propias habilidades y potencialidades – ejercitadas temporalmente en un entorno artificial –, y favorezcan la inserción en el mercado laboral actual, a la vez que se le brindan herramientas y habilidades para los espacios de trabajo futuros.

(1) El presente trabajo es extracto de la ponencia en el 5º Congreso Internacional Virtual de Educación. Universidad de Illes Balears, España. 02/2005

(2) INDEC. Instituto Nacional de Estadística y Censo. www.indec.gov.ar Fecha de visita:20/10/04

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.