recursos humanos

Por Martín Sanchez
martsanchez@gmx.net
El proyecto de Teletrabajo de Integrata AG en Alemania
Presentamos el estudio del proyecto de Teletrabajo de Integrata AG en Alemania, realizado por Gaby Speaker para MIRTI.

En Europa, el Teletrabajo es una modalidad laboral ya instalada. Para lograr eso se tuvieron que implementar estrategias de difusión y conciliación entre los diferentes actores sociales implicados en las relaciones laborales.

A continuación se presenta el estudio del proyecto de Teletrabajo de Integrata AG en Alemania, realizado por Gaby Spaeker y que está publicado en el Manual de Modelos de Relaciones Industriales en la Innovación del Teletrabajo (MIRTI).

Introducción

Integrata AG es una empresa de medianas dimensiones que suministra formación profesional y asesoramiento en el terreno informático y del desarrollo de software con una plantilla de 650 trabajadores. Fue fundada en 1963 y desde 1989 se ha administrado con éxito como una empresa de propiedad de los trabajadores, con 200 miembros de la plantilla dueños de acciones por un valor de 6 millones de marcos (2.700.000 dólares).

Aspectos organizativos

El tipo de teletrabajo que se aplica en Integrata podría definirse como "teletrabajo alternado", ya que los empleados trabajan tanto en sus casas como en las estructuras de la empresa.
Por término medio, los teletrabajadores pasan unas 8 horas y media por semana en casa. Por lo general, a los teletrabajadores se les pide que trabajen en la oficina los viernes, el día reservado a comunicaciones internas y reuniones.

Un director de proyecto es el responsable de la coordinación del trabajo de cada individuo, con la ayuda de un programa trazado al principio de cada nuevo proyecto. A todos los participantes se les reparten informes semanales y, para los trabajadores que están implicados de forma activa, se celebra una reunión semanal en los edificios de la sociedad.

El teletrabajo ha sido adoptado en las tres divisiones de la empresa:

  • Actividades de formación profesional (30-35% de la facturación): los teletrabajadores pueden encargarse de la programación y preparación de los cursos.
  • Asesoramiento a la gestión (30-35% de la facturación): los teletrabajadores pueden desempeñar actividades de programación de horarios, elaboración de proyectos, preparación de trabajos, evaluación de entrevistas, proyectos de sistema y redacción de contratos.
  • Desarrollo de software (30-35% de la facturación): programación clásica de software, trabajo a medida del cliente.

El personal administrativo está menos implicado en el teletrabajo (el 13% aproximadamente), debido a que está estrechamente vinculado a la infraestructura de la oficina, difícilmente transferible a la casa del empleado, y a que la presencia física del personal administrativo podría ser necesaria para afrontar imprevistos, así como por la preocupación de la empresa en materia de seguridad.

El personal de dirección recurre a menudo a la posibilidad de teletrabajar, que la aprovecha el 54% del mismo. Los ejecutivos y el personal de ventas también son teletrabajadores entusiastas (el 33%). En general, cabe afirmar que, cuanto más alta es la posición que ocupa un empleado dentro de la empresa, tanto más probable es que aproveche las potencialidades del teletrabajo. De todos modos, este grupo acude también frecuentemente a las oficinas, debido en parte a razones de liderazgo.

La calidad se controla en parte a través de un proceso de retroalimentación por parte de los clientes. Las horas de trabajo de los teletrabajadores también se controlan mediante agendas electrónicas, que indican el tiempo asignado a un proyecto en concreto. Los jefes de sección examinan y firman dichas agendas. Además, a los trabajadores se les exige que comuniquen a la oficina sus movimientos y la forma en que pueden localizarles durante los días laborables de 9 a 15,30.

En el ámbito de gestión, se programan reuniones anuales con los directores de la sociedad y los empleados para resolver cuestiones relacionadas con la organización del teletrabajo, la formación profesional y los niveles salariales, así como para estipular acuerdos sobre el teletrabajo. Dichas reuniones constituyen asimismo una ocasión para evaluar el éxito de la empresa en lo tocante a los objetivos alcanzados. Las actas de dichas reuniones están a disposición de los trabajadores.

Aspectos psicológicos

Las encuestas realizadas entre el personal han puesto de manifiesto el problema de separar el trabajo de la vida privada. Está claro que hay que prever nuevos mecanismos para alcanzar dicho objetivo, si la separación física ya no subsiste.

De todos modos, los empleados han aludido al hecho de que los hijos tienen mayor capacidad para entender el trabajo de sus padres. El aislamiento respecto a los compañeros de trabajo también se ha indicado como una cuestión importante, y ha habido casos de empleados que han dejado de teletrabajar por esta razón.

Otros problemas señalados con anterioridad comprendían la imposibilidad de acceder a los ficheros y a la información en general, la falta de asistencia de secretaría, las dificultades para el cliente de localizar al personal por teléfono y el problema de crear espacios de trabajo adecuados en casa. Algunos empleados han afirmado incluso que el jefe de sección no confiaba en el trabajo que ellos realizaban lejos de las oficinas.

Las encuestas también tenían en cuenta el aspecto de si los empleados creían que el teletrabajo obstaculizaba su carrera. Por lo general, esto no se consideraba un problema, sobre todo entre los especialistas informáticos con gran experiencia.

Aspectos tecnológicos

Integrata no considera el teletrabajo como una cuestión principalmente tecnológica, sino más bien como una forma de organización del trabajo descentralizada. En los proyectos piloto iniciales de teletrabajo, los empleados estaban conectados con la empresa vía módem o, sencillamente, a través del teléfono - en otras palabras, no podían conectarse on-line -. En la actualidad, cada teletrabajador cuenta con un PC portátil.

Junto con las PCs portátiles, en la mayoría de los casos los lugares de trabajo domésticos están equipados con teléfono, impresora, contestador automático, fax, fotocopiadora y escáner. Cabe resaltar que la empresa no le proporciona dicho equipamiento - salvo la PC - al trabajador, sino que éste tiene que pagárselo. Los costes correspondientes a mobiliario, etc. también corren a cargo del empleado. En todo caso, la empresa reconoce el uso de dicho equipamiento por trabajo abonando una cantidad mensual, así como los gastos de telecomunicaciones, y los empleados cobran un suplemento por cada hora de trabajo en casa.

La empresa no inspecciona el ambiente de trabajo doméstico para controlar la seguridad del mismo y si es adecuado o no. El equipo de gestión de Integrata presume que todos los problemas individuales que se planteen podrán afrontarse en el ámbito individual.

Resumen: el control del teletrabajo

Integrata intentó muy pronto construir un marco normativo para regular su programa de teletrabajo, pero el comité de empresa no lo aceptó y rechazó incluso las propuestas de acuerdo económico de la sociedad.

La dirección no cree que la reglamentación constituya una prioridad, ya que, en la práctica, las experiencias de los empleados son positivas. Hasta ahora el teletrabajo se ha regulado, pues, con base individual. El acuerdo sobre teletrabajo entre un empleado y su jefe de sección se escribe bajo forma de acta y se añade a la ficha del personal.

De todos modos, se han establecido algunos principios de carácter general:

  • El teletrabajo no perjudica el estatus jurídico de los trabajadores. Los teletrabajadores son empleados.
  • El teletrabajo debe ser voluntario y se discute con el jefe de sección más próximo al trabajador.
  • Los datos confidenciales no pueden llevarse a casa.
  • El control de las horas de trabajo no se efectúa al margen de los procedimientos corrientes que se aplican a todos los trabajadores. La dirección afirma que los empleados pueden compaginar el trabajo con su vida privada, y no desean reglas más rígidas sobre el horario de trabajo.

    La empresa supone que los miembros del personal son capaces de organizar su trabajo y de administrar su tiempo. Si surgen problemas, se afrontan en el ámbito individual.

    Otras dificultades son debidas a problemas de comunicación interna y de circulación de la información. Un 'día de la comunicación' a la semana es insuficiente para satisfacer las necesidades de intercambio informal. La sensación de aislamiento y los problemas para separar la vida privada de la vida laboral, han empujado a algunos trabajadores a volver a las oficinas.

    Existe un problema relacionado con la incorporación de los trabajadores recién contratados que teletrabajan, para los que tanto la dirección como los empleados creen que sería conveniente contar con nuevas normas.

    Integrata teme que el personal recién contratado tenga dificultades para identificarse con la empresa, en caso de trabajar desde casa. A veces, los empleados pueden sentirse más próximos a la empresa del cliente que a la suya propia, y por esta razón la dirección se asegura que el personal no trabaje para una sola empresa-cliente durante un largo período de tiempo. Se les atribuye gran importancia a las actividades periódicas que acercan a los empleados entre sí, como reuniones y actividades sociales.

    Fuentes:
    http://www.integrata.de/

    http://www.telework-mirti.org/

    más notas

    imprimir nota

    Información: info@caminandoutopias.org.ar


    mail2web.com - Lea su correo electrónico

    Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
    ¡Sin necesidad de registrarse!

    Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.