recursos humanos

Por Alejo Giles
alejogiles@sinectis.com.ar
Experiencias
Homero Simpson: Teletrabajador
El humor de Los Simpson deja el descubierto un posible manual del "buen teletrabajador".

En le episodio 5 de la séptima temporada de Los Simpson, Homero, cansado de las penurias de su trabajo en la planta nuclear de Springfield, decide trabajar desde su casa. Y encuentra la manera de hacerlo: supera los 135 Kg. de peso y es declarado oficialmente incapacitado. Así, se instala cómodamente en su living y desde un terminal de PC cumple con sus labores de Supervisor de Seguridad. Homero se convierte en un teletrabajador.

Con el talento único para mezclar la comedia con el drama, la serie de dibujos animados norteamericana nos da un pantallazo sobre el teletrabajo, para muchos algo desconocido. Pronto, la historia nos da una la moraleja sobre el uso y el abuso de este recurso.

Homero prefiere holgazanear. No contento con trabajar desde la tranquilidad de su hogar descuida sus obligaciones y pone a la planta en riesgo de una fusión nuclear. Pero como es un tipo con suerte, termina salvando a la ciudad de un desastre y hasta logra el reconocimiento de sus superiores.

A pesar de todos sus defectos, Homero corre con una gran ventaja: es norteamericano. Y se sabe que Estados Unidos es el país con mayor desarrollo del teletrabajo, donde es impulsado no sólo desde las empresas, sino también por algunos sectores gubernamentales.

Por ejemplo, vale citar el Clean Air Act (Acta del Aire Limpio) que exige que los empleados reduzcan sus viajes al trabajo en un 25% para mitigar la contaminación ambiental y alienta el trabajo en el hogar como estrategia para reducir los viajes.

También EEUU cuenta con la Intermodal Surface Transportation Efficiency Act (ISTEA - Acta de Eficiencia del Transporte Intermodal de Superficie) que financia programas de teletrabajo, incluyendo los "costos suaves" de los centros de teletrabajo, su planificación, marketing y evaluación. También hay varios centros para teletrabajadores federales en el área de Washington DC. y la Casa Blanca está implementando una Infraestructura Nacional de Información.

¿Qué nos dicen los Simpson del teletrabajo desde la enseñanza del grotesco? Veamos:

1- Más allá de la ficción, queda claro que ya desde el año 1998 (fecha de emisión original del mentado episodio) en Estados Unidos el teletrabajo posee gran difusión. Se estima que en la actualidad teletrabajan en Estados Unidos cerca de los 10 millones de personas.

2- En su manual Managing Telework, editado por la prestigiosa revista Upside en al año 1998, Jack Nilles puntualiza que la constancia y la responsabilidad son las premisas básicas que debe adoptar un buen teletrabajador.
(ir a: www.upside.com/texis/mvm/story?id=361e3ae40)
Precisamente, estas son las dos características que desconoce el protagonista de nuestro ejemplo.

3- Ligado a lo anterior, queda esbozada una ética del teletrabajo. De la que quedaría excluida, por razones obvias, la búsqueda intencional de una incapacitación física. Camino recorrido por nuestro buen amigo Simpson.

4- Homero a pesar de su sobrepeso e irresponsabilidad logra aumentar su productividad, otra de las ventajas que supone el empleo de teletrabajadores. El trabajador reduce su tiempo perdido en desplazamientos, lo que aumenta su tiempo productivo. Claro que Homero lo pierde mirando TV.

5- Otra máxima, es la capacidad del teletrabajador de resolver problemas en soledad. En este caso, Homero tiene un punto a favor. Si sufre alguna complicación, Marge surge como salvadora.

6- La capacitación mínima para teletrabajar es el manejo de un ordenador. Claro, Homero casi aprendió a manejar su control remoto.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.