Experiencias



MÓNICA MARRA
m_marra@fibertel.com.ar
15 de abril de 2009
MÓNICA MARRA - Ama de Casa

Mónica trabajó a distancia durante casi un año, luego del nacimiento de su hija. Considera que compartir su experiencia puede aportar mucho, ya que ayuda a las personas a conocer otras perspectivas sobre el trabajo.

Hace aproximadamente siete años, yo trabajaba en relación de dependencia para una Obra Social. Si bien la estructura de la misma era pequeña, tenia a mi cargo prácticamente todo el movimiento administrativo y financiero de la misma. Desarrollaba tareas tan simples como ingreso de datos en la computadora, pagos a prestadores, caja diaria, bancos y cuenta corrientes, contacto y resolución de problemas de afiliados hasta el manejo directo de las auditorias que realizaba la Súper Intendencia de Servicios de Salud. También era auxiliar contable y coordinaba las actividades del resto del personal. Sin tener un cargo jerárquico, yo era la persona que servía de nexo entre los directivos y el resto del personal.

Cuando quedé embarazada, busqué una manera de que mi embarazo no fuera un impedimento para mi desarrollo laboral. Propuse a mi jefe conectar mi PC personal a la de la oficina para ver el modo de poder seguir trabajando durante mi licencia por maternidad. De este modo, se conectó mi equipo personal en red con la oficina.

Comencé a trabajar bajo este método antes de retirarme por mi licencia para poder ir aceitando los mecanismos. Así, se convino que trabajaría desde casa durante la licencia y dos veces por semana iría a la oficina durante 3 horas, para realizar las tareas que no se podían llevar a cabo desde la computadora (armar las ordenes de pago, cheques, dejar o retirar documentación y concretar las entrevistas con los auditores para las respectivas auditorias).

Aquella experiencia fue increíble, ya que me di cuenta que el tiempo me rendía mucho mas trabajando en mi casa porque, al estar conectada en forma permanente, podía ocuparme de mi bebé y aprovechar los momentos en que ella dormía para trabajar. Yo estaba mas relajada y atenta, mucho mas que en la oficina. Allí las interrupciones eran constantes y a veces tenía que recomenzar las tareas varias veces.

La empresa sostuvo esta modalidad de trabajo desde 15 días antes de dar a luz, donde comenzaba mi licencia, más los tres meses, y luego a eso se le agregaron unos 6 meses más. Es decir, en total fue casi un año de trabajo a distancia.

La experiencia para mi fue bárbara porque sumó a mi experiencia laboral, la conducta para trabajar sin horario y con disciplina; me demostró que, para mi, es el mejor método de trabajo. Lamentablemente sentí que no sumó para conservar mi empleo, ya que luego de que finalizaran las licencias que por ley me correspondían (y que yo continué trabajando desde casa), me pidieron que volviera a la oficina.

En ese momento, decidí renunciar después de 10 años de trabajo al sentirme defraudada, porque mi propuesta estaba basada en demostrar que podía seguir siendo eficiente aún sin estar presente y, de hecho, si yo me hubiera tomado las licencias como indicaba la ley, habrían tenido que buscar un reemplazo, ya que no había nadie con mi experiencia para cubrir mi puesto y mi intención era mantener mi trabajo.

Mas allá de esto, y viendo un programa de TN donde se trató el tema de teletrabajo, me volvió la inquietud de intentarlo nuevamente. Hoy en día soy ama de casa, tengo 43 años y estoy buscando nuevamente trabajo como teletrabajadora. Deseé compartir mi experiencia con otras personas, ya que considero que podría ser útil en estos tiempos de crisis.

MÓNICA MARRA
m_marra@fibertel.com.ar

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.