Experiencias


DR. MIGUEL NACEVICH
nacevich@estudionacevich.com.arr
1 de junio de 2006
DR. MIGUEL NACEVICH Abogado especialista en Comercio Exterior

Mi trabajo consiste en estudiar, contestar e-mails, redactar informes o contratos o demandas, y también parte del día me contacto telefónicamente con mis clientes. Aunque tengo una oficina no hace diferencia que me encuentre en mi casa y para los clientes es lo mismo.

Quiero contarles que comencé a teletrabajar hace dos años y que mi teletrabajo es full time, trabajo muchas horas. Por lo general mi horario es de lunes a viernes de 6 a.m. a 22 p.m. a veces incluso debo trabajar el sábado y el domingo me dedico a organizar mi semana. Debo confesar que tengo un gran apoyo de mi familia y ello me permite trabajar de esta forma. Creo que si trabajara en forma tradicional trabajaría menos horas, pero estar al frente de la ola requiere adaptarse y realizar el mayor esfuerzo. Además la mayoría de mis clientes se encuentran a distancia.

Mi trabajo consiste en estudiar, contestar e-mails, redactar informes o contratos o demandas, y también parte del día me contacto telefónicamente con mis clientes. Aunque tengo una oficina no hace diferencia que me encuentre en mi casa y para los clientes es lo mismo.

Aunque mucho de mi trabajo lo realizo a distancia, en ocasiones es importante recibir al interlocutor (cliente, directo o a través de sus empleados) que está del otro lado de la línea o de la PC. Lógicamente que si te encuentras con un cliente (que los hay y los he perdido) que te quiere ver la “cara” y tomar un café y estar frente a frente, este sistema no funciona porque el otro no lo acepta. Son las reglas del juego.

Lo fantástico de esto es que no tienes horario, estás en tú casa cómodo, inmerso en lo tuyo. Creo, que fundamentalmente es importante que lo que uno hace, el trabajo que sea, te debe gustar, sentir VOCACIÓN en mayúscula, y si tu trabajo a los fines de procesarlo y ejecutarlo se adapta a estos medios (e-commerce) por la distancia con los clientes, y los clientes lo aceptan, entonces consigues la mejor combinación.

En algunas ocasiones necesito un abogado corresponsal que colabore conmigo, pues hay trámites que deben ser presenciales, como en la aduana y el cliente necesita resultados. Esta experiencia me ha resultado muy buena.

Les comento un caso: en Diciembre pasado viajamos 2 personas de Mendoza a Buenos Aires para liberar 28 contenedores. Teníamos ese expediente hacía 2 años, estuvimos 4 días y volvimos para las fiestas. En Enero estaba de vacaciones, las tuve que interrumpir un día, y pude conseguir liberar 28 contenedores. Complicado pero normal. El cliente es de Buenos Aires. A veces es inevitable la presencia, pero la mayor parte de mi trabajo lo trato de realizar a distancia.

En otra experiencia que tuve me propuse probar la cibernética. Un cliente de Brasil tenía que liberar 180 contenedores en Bahía Blanca. Si no probaba que podía hacerlo por medios electrónicos hubiese tenido que estar quince días en Bahía Blanca. Finalmente utilizando e-mail, teléfono y la colaboraciòn de una Agencia Marítima Local que hablaban con las autoridades de acuerdo a los informes y dictámenes jurídicos que les enviaba, pudimos liberar los contenedores.

Seamos sinceros, para que funcione el trabajo a distancia uno debe aportar predisposición y calidad. No olvidemos que se mezclan las generaciones, las costumbres, las culturas, y las innovaciones cuestan arraigarlas, pero por mi experiencia es que con ductilidad se logra.

Cada vez que mandas un e-mail debes hacerlo de tal forma que el que lo lee quede atrapado. No es solamente escribir, es saber escribir por e-mail, por experiencia creo que ese es el secreto, entonces logras que tu cliente reemplace un sistema o forma de trabajo tradicional por otro, el “e-commerce”.

Uno de los temas que preocupa en el trabajo a distancia es como se factura y como se cobra, sin embargo las relaciones que se establecen en mi caso se basan en la confianza. Por lo general es deifícil que el cliente pague por adelantado porque no sabe si tú le vas a cumplir, sobre todo si el cliente es nuevo. Pero yo hago este balance suponiendo que el cliente no cumple, no quiere pagar, ¿cuál es mi pérdida real? xx horas o minutos de trabajo, nada más. No hago otro tipo de inversión. En el teipo de actividades que realizo en general no tengo mayores problemas porque el cliente sigue con el problema, y un asesoramiento legal no empieza y termina en una sola consulta, el cliente no te puede usar y abandonar. Es muy difícil que no te cumpla.

Pero en la estadística se da que de 10 casos, 1 o 2 no se pueden cobrar. Considero que no es malo el resultado. Por lo general, la forma de cobrar luego de realizar el trabajo, es enviar la factura por currier previo acuerdo de la liquidación, en paralelo se la escaneo y envío al cliente para que preparen el cheque, así no pierdo tiempo, y luego le doy mi Nº de caja de ahorro y me depositan. En el caso de empresas de afuera, lo hacen por medio de sus agentes locales, o en algunas ocasiones puedo aprovechar y hacer algún viaje a mi cargo y cobro personalmente.

Como dije, mucho del teletrabajo se basa en la confianza, así que creo que es importante que los teletrabajadores sean honestos, que cuenten con el apoyo de su familia, porque es como que uno invade la intimidad familiar con el trabajo. Es importante también contar con una infraestructura adecuada:

1º red (falla una PC, usas otra), al cliente no le puedes demorar una respuesta;

2º Dos servidores con banda ancha, se cae uno, automáticamente usas el otro, acá en la Argentina es normal que eso pase;

3º Un buen técnico en computación que haga el servicio correspondiente.

4º Un super anti virus;

5º Y estar actualizado dentro de la actividad que uno hace a través de la información o base de datos que se puede conseguir por web. En mi caso estoy suscripto a muchos proveedores en legislación y jurisprudencia que me envían la información por e-mail.

6º Línea telefónica y fax

7º Y un lugar para trabajar tranquilo, que quepa tu PC, fono, escritorio, sillón, fotocopiadora, escaner, una pequeña biblioteca para tener lo accesible y básico, y con muy buena iluminación.

8º Chequearse la vista periódicamente y tener un buen oftalmólogo.

9º Hacer cualquier deporte, esto es una actividad sedentaria.

Esta infraestructura la debes tener en un habitación en tú hogar, no pretendan anexarlo al comedor, dormitorio, o la cocina.

En conclusión, podría decir que estamos evolucionando, por comodidad, por práctica, y que debemos entrenar también a nuestro cliente para que él se acostumbre al e-commerce. Si no lo logramos, corremos el riesgo de que el cliente opte por solicitar los servicios de otro profesional, entonces uno tiene que hacer la diferencia, destacarse del resto.

Es indudable que los valores van cambiando en las comunidades, antes era el poder económico, luego la información, y ahora, la inteligencia.

“El teletrabajo” lo podríamos definir como una nueva disciplina que se entorna como lo dice la palabra en trabajar a través de un sistema informático, no descartando formas tradicionales con las cuales se complementa, y que requiere la adaptación por parte de quien lo ejecuta y ofrece, y su aceptación a quien va dirigido. Debiendo el “teletrabajador” adaptar su condición de prestador a esta forma de labor y contar con la infraestructura que le permita su máximo desarrollo.

DR. MIGUEL NACEVICH
nacevich@estudionacevich.com.ar

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.