Experiencias


Dafne Sabanes Plou
Programa de Apoyo a las Redes de Mujeres de APC
y el equipo de redacción de Digitall Future

daphne@uolsinectis.com.ar
15 de diciembre de 2005
Regresando de Túnez

Finalizó la segunda fase de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (CMSI), con la reunión en Túnez, realizada del 16 al 18 de noviembre de 2005.

Asistieron unas 18 mil personas, incluyendo representantes de 170 gobiernos, que se abocaron a los debates sobre los temas centrales: la gobernanza de Internet y la financiación del desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación en los países en desarrollo y en los más pobres del planeta.

Los y las participantes también hicieron oír su protesta ante lo que parecía una paradoja: tener una cumbre sobre la sociedad de la información en un país donde justamente la falta de libertad de expresión, la censura, y el control policial se imponen con fuerza. La represión ejercida por el gobierno dictatorial se hizo sentir al impedirse la celebración de la Cumbre Ciudadana, evento paralelo en el cual iban a participar organizaciones tunecinas y también de la sociedad civil mundial. Las violaciones a los derechos humanos en Túnez, incluyendo los derechos a la comunicación, enmarcaron buena parte de las discusiones en los eventos organizados en el espacio de TICs para Todos, donde el sector privado y la sociedad civil mostraron su labor y debatieron sobre las políticas de TIC en marcha en todo el mundo. La campaña CRIS (Campaña por los derechos a la comunicación en la sociedad de la información) cumplió un rol importante llevando adelante las denuncias y la solidaridad con los tunecinos censurados.

Una mirada a los resultados de la CMSI

Los resultados oficiales de la CMSI dejan brechas importantes en las decisiones finales, pero no obstante, y sin pecar de optimistas, el proceso que llevó a la realización de la CMSI, brindó el espacio necesario para la articulación de las organizaciones de la sociedad civil que trabajan los temas que abarcó la Cumbre. Esta articulación dio la oportunidad de crear consensos en el nivel regional, afianzando la tarea conjunta de estas organizaciones en América Latina y el Caribe, incluyendo el diálogo con los gobiernos.

Fueron cinco años de debates, propuestas y trabajo para demostrar que desde el campo donde se desarrolla la tarea concretas, es posible hablar de las TIC para todos y todas, como también de los derechos a la comunicación como parte fundamental de las sociedades de la información y el conocimiento que se construyen a pasos agigantados y de las que nadie debería quedar afuera.

Los documentos finales de Túnez siguieron el modelo de los que surgieron en la primera fase en la reunión en Ginebra. El Compromiso de Túnez tiene su paralelo en la Declaración de Principios de Ginebra, ambos enmarcados en los derechos humanos y con un lenguaje que apunta a la equidad, el respeto al pluralismo, a las culturas y a los derechos de los pueblos a acceder sin discriminaciones al desarrollo de las TIC y a los beneficios que brinda el mismo.

Pero así como el Plan de Acción de Ginebra recibió fuertes críticas por su debilidad a la hora de decidir acciones concretas para avanzar en el desarrollo de las TIC de modo abarcativo y con igualdad de oportunidades para los países más pobres, la Agenda de Túnez para la Sociedad de la Información falla también a la hora de establecer compromisos. El problema principal sigue siendo la falta de voluntad de los países industrializados de abrir posibilidades para la financiación del desarrollo de las TIC en los países del sur. Decidieron crear un Fondo de Solidaridad Digital, nombre que suena presuntuoso cuando se percibe que el dinero llegará al mismo sólo de manera voluntaria. Y cuando el mercado manda, ¿hay lugar para fondos voluntarios? Las dudas son muchas y la desazón de los países que no quieren quedar afuera de estos desarrollos va en aumento ante un panorama nada prometedor.

En la cuestión de la gobernanza de Internet, otro de los temas controvertidos que quedaron pendientes en la reunión de Ginebra y para la cual se nombró un Grupo de Trabajo específico con participación equitativa de los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado, se llegó a acordar la creación de un Foro sobre el Gobierno de Internet, que comenzará a reunirse en el primer semestre de 2006. Mientras tanto, las decisiones en relación al gobierno de Internet continúan tal cual estaban, en manos de un grupo independiente, el ICANN (Internet Corporation for Asigned Names and Numbers), pero bajo la égida del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, algo que muchos países rechazan con el apoyo de buena parte de la sociedad civil mundial.

¿Qué pasará en América Latina y el Caribe?

Para la región de América Latina y el Caribe, el proceso de la CMSI animó el trabajo mancomunado de varias organizaciones de la sociedad civil que tuvieron la oportunidad de articularse a través de una lista electrónica y la participación presencial en las reuniones preparatorias y en ambas fases de la CMSI. El peso que alcanzaron estas organizaciones a través del Caucus LAC (Latinoamérica y Caribe) pudo verse en el diálogo entablado con los gobiernos en distintos países, la incidencia en los documentos finales de la Conferencia sobre la Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe, en Río de Janeiro en junio de 2005, incluyendo el plan de trabajo para la región, el eLAC2007, y la posibilidad que se abrió en varios países para que miembros de estas organizaciones integraran las delegaciones oficiales a la CMSI.

El trabajo de los y las representantes de las organizaciones sociales fue arduo también en Túnez, con varias reuniones por día, participando además de las reuniones diarias de los gobiernos latinoamericanos, agrupados en el GRULAC.

Si bien entre estas organizaciones existe un cierto escepticismo respecto a la puesta en marcha de los resultados de Túnez, hay entre ellas más entusiasmo con relación a la participación en la región.

Se avizora que la puesta en marcha del Plan eLAC2007 requerirá una participación activa de estas organizaciones y que se podrá seguir trabajando en buen diálogo con los gobiernos para llevar adelante políticas de equidad y participación en el acceso a las TIC y en la construcción de una sociedad donde el conocimiento y la información sean patrimonio de todos y todas, con pleno respeto a los derechos a la comunicación y a los derechos culturales de la población. Para ello también varias de estas organizaciones han conformado una Coalición por los Derechos a la Comunicación en América Latina y el Caribe (DECAL) cuya presentación oficial se realizará durante el próximo Foro Social a celebrarse en Venezuela, en enero de 2006.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.