Experiencias

Por Ferna Briz
Ushuaia Tierra del Fuego
fernabriz@hotmail.com

1 de diciembre de 2004
Mi experiencia en teletrabajo
Desde que hace 8 años instalé Internet en casa, supe que mi futuro laboral muy posiblemente estuviera ligado al teletrabajo. Mi mamá, sin ir más lejos, trabajó desde casa desde los años ´80 enviando correspondencia, atendiendo y realizando llamados. Cuando la palabra "teletrabajo" muy posiblemente aún ni se había inventado.

Efectivamente así fue en mi caso: Si bien tengo dos trabajos "convencionales", tengo también otros tres que desarrollo en forma virtual para los EEUU (si bien según mi modo de ver son totalmente convencionales también).

Si alguien me hubiera dicho cuando estudiaba la carrera de Bibliotecología que podría realizarme profesionalmente en el ámbito virtual, probablemente me hubiera reído con escepticismo. Si bien estaba dentro de los contenidos de la carrera, parecía improbable. Y menos desde la Argentina.

Pero claro, la globalización.... y el cambio que ha ido experimentando el perfil del bibliotecario, moldeado por los cambios tecnológicos. Los bibliotecarios somos un eslabón más en la Era del Conocimiento y nos articulamos con la Explosión Informativa. 

Millones de "productos" informativos se desarrollan en emporios editoriales: bases de datos online, a texto completo, bases de datos generales o de un grado de especificación sorprendente en las académicas, CD Roms, Enciclopedias virtuales, Catálogos, Directorios, Indices, Guías, sitios web oficiales, etc. El usuario puede sentirse desbordado por la enorme avalancha informativa. Y si bien antes el problema era el acceso (la imposibilidad a veces, de acceder al documento, a la información) en este nuevo paradigma el problema es el exceso, la sobreabundancia informativa. Al menos en los países del autoproclamado Primer Mundo (en la Argentina esto no es aún una realidad, de hecho la mayoría de estos "productos" informativos han sido editados en Inglés)

Es ahí donde la figura del Bibliotecario toma características muy interesantes como orientador y guía entre el cúmulo informativo actual.

Por eso el Bibliotecario de Referencia, sin dejar su rol y ámbito habitual, actúa ahora también en forma virtual, a través de un software, sirviendo de ayuda al usuario, ya sea este un niño en edad escolar, un profesor, un científico, un ama de casa buscando una receta de cocina... en resumen todo tipo de usuarios.

Ese es justamente el trabajo online que desarrollo, para una empresa que provee Servicios de Bibliotecarios Online los 365 días del año, las 24 horas, a las Bibliotecas norteamericanas que contratan el servicio. El trabajo se desarrolla en idioma Inglés, aunque una gran cantidad de
Bibliotecas requieren que sea Bilingüe, dada la gran población hispana en los EEUU. Trabajo para ellos desde hace más de un año, en forma cotidiana y puedo decir que ha sido una enorme e interesantísima experiencia de aprendizaje.

Otro de mis trabajos se relaciona con el buscador más importante de nuestros días. Formo parte del Equipo de Evaluación de Calidad de ese enorme motor de búsqueda. Junto con otras personas bilingües hacemos evaluación de los resultados que el buscador recupera tras determinadas búsquedas realizadas por cualquier usuario. El objetivo es optimizar "humanamente" la performance del buscador. Es un trabajo más que interesante que tiene muchísimo que ver con mi tarea de Referencia online. Es muy útil poder aplicar criterios de
evaluación de recursos web que adquirí durante mi carrera, en ambos trabajos.

En tercer término realizo traducciones, lo cual no es del todo original. Muchos traductores realizan sus tareas en forma online y la envían por correo electrónico. En mi caso desarrollo estas traducciones para un sitio web de la industria automotriz de los EEUU. Hasta aquí la descripción de mis tres actuales tareas online. He tenido otras también, más "temporales", muy interesantes todas para otros países, para bien o para mal jamás se presentó la oportunidad de teletrabajar para la Argentina: corrección de estilo, búsquedas en Internet para terceros, contactos con empresarios, etc.

Por último, me gustaría señalar algunas cosas que, basándome en mi experiencia propia y personal, considero que hay que tener en cuenta al teletrabajar para el exterior. Es algo así como mi propio decálogo, ojalá pueda servir a alguien más:

Actitud siempre abierta a aprender cosas nuevas. Ojo: las lecciones vienen en grandes dosis! Humildad y mente abierta y receptiva.

Responsabilidad... en enormes cantidades. Hay que dar por tierra (mostrando la propia actitud), con aquella percepción que puede llegar a tenerse en el extranjero sobre que el sudamericano -o argentino- es irresponsable. Cumplir siempre con los plazos de entrega, llegar temprano a los horarios, presentar los trabajos como se pautó, etc. Por ejemplo si trabajás para EEUU a nadie le importa que hoy en la Argentina sea 25 de mayo. Ya te tomarás un Thanksgiving a cambio.

Ser autoexigente. Uno está siendo observado siempre porque los standards de calidad del servicio se cuidan mucho. Generalmente quien supervisa tu labor tiene a alguien más que lo está supervisando a él.

Aprender a aceptar las críticas pero también las ayudas, los consejos para solucionar cualquier inconveniente que surja de la labor diaria.

Aceptar las diferencias culturales. Es una oportunidad de enriquecerte aprendiendo de los demás. Me ha tocado no sólo trabajar con norteamericanos, sino también con muchos colegas desperdigados por todo el mundo. De todos he aprendido muchísimo.

Son sólo algunos comentarios cuyo único propósito es compartir mi propia experiencia laboral en el campo del teletrabajo. Espero sirva.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.