Experiencias

Por Bibiana Luz Clara
estclara@infovia.com.ar

www.estudioluzclara.com

Teletrabajar en los métodos alternativos de resolución de disputas

Desde la aparición de Internet, y como consecuencia del rápido y progresivo avance del Comercio Electrónico, comienzan a aparecer conflictos originados en esta nueva interacción, suscitados entre personas de lugares distantes, con diferentes costumbres, idiomas y legislación. Por ello se presenta la necesidad imperiosa de darles una rápida y eficaz solución, además de accesible a dichas cuestiones.

Vemos que aquí el principal problema que se nos plantea es el de la jurisdicción aplicable, pero aún cuando esta esté determinada, se torna dificultoso aplicar los mecanismos de la justicia tal como estamos acostumbrados, a estas nuevas situaciones, qué para ser tuteladas realmente, exigen un procedimiento ágil, moderno y efectivo que brinde la solución en el momento apropiado, y no mucho más tarde, cuando por la dinámica misma de los negocios de la nueva economía y de su avance en Internet, la cuestión a resolver seguramente habrá caído en abstracto.

Es por ello que debieron buscarse otros medios que ayudaran a paliar estas dificultades y permitieran llevar justicia a todos los casos, porque que de otro modo, cantidad de asuntos de pequeños montos quedarían definitivamente sin resolver, pues seguramente, quien tiene un problema no querrá verse involucrado en juicios de extraña jurisdicción, cuyo derecho tal vez se desconoce, o por falta de recursos suficientes para destinar a este tipo de procesos.

Por otro lado en el caso de tratarse de litigios donde se encuentran en juego importantes sumas de dinero, derivadas del Comercio Internacional, es práctica y costumbre ya arraigada, que las empresas sometan sus conflictos al proceso arbitral en un muy alto porcentaje.

Lógico además es que si los conflictos se producen en el medio electrónico, encuentren también en él los medios para resolverlos, máxime cuando las partes ya estén acostumbradas a manejarse en este entorno, de negocios ágiles y respuestas rápidas, y pretenden por lo tanto una solución acorde a su dinámica.

Esto ha dado lugar a que los métodos alternativos de resolución de disputas (ADR) se vean renovados por aplicación de las nuevas tecnologías de información (Tic’s) que hoy poseemos, junto a una puntual reconsideración del modo en que deberán llevarse a cabo y que ha dado origen a la aparición de los métodos ODR o “On line dispute resolution” , que comprenden distintas modalidades como la mediación, y negociación electrónicas y el arbitraje digital.

Existen desde sitios que nos permiten realizar una mediación automatizada en el caso de presentarse la necesidad, permitiendo que el cliente tenga una rápida respuesta a su caso y agregando valor y calidad al mismo; hasta la existencia de instituciones y organizaciones dedicadas a la resolución de conflictos, con cuerpos de mediadores y árbitros especializados en distintas áreas, y donde la institución brinda el soporte que asegura a quien lo elige un servicio de calidad.

Son, hoy en día, muy numerosos los ejemplos de este tipo: www.onlinemediators.com ; www.e-bay.com ; www.cybersettle.com ; www.clicknsettle.com ; www.resolutionroom.com ; www.resolutionforum.org ; www.mediation.com ; www.i-courthouse.com -, sólo por mencionar algunos – los cuáles se siguen perfeccionando y agrandando, permitiendo en ciertos casos la elaboración de verdaderas redes de resolución de conflictos, tanto a nivel nacional, regional o internacional.

En este sentido el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se encuentra desarrollando un programa especifico, tendiente a la capacitación de profesionales en diversas temáticas, que puedan ser integrantes de una amplia red de mediación y arbitraje. – Red MedyAr- dado que el uso de nuevas tecnologías nos obliga a capacitarnos permanentemente, para encontrarnos acordes a las nuevas posibilidades en constante avance y reformular estrategias y desarrollos de trabajo en este campo.

Las distintas posibilidades que mencionamos permiten teletrabajar en la aplicación de estos métodos, brindando a quienes realizan la tarea la oportunidad de aplicar sus conocimientos, y a quienes tienen los conflictos una opción rápida y válida de resolverlos.

Por supuesto el éxito de estos sistemas estará basado en la calidad y profesionalismo de quienes deben llevarlo a cabo y en el prestigio de la institución que lo avala y es la encargada de adminístrarlo eficientemente, realizando un detallado y permanente análisis de su funcionamiento, índices de resolución de causas, conciliaciones, duración de los litigios, quejas que se producen, etc. que será la garantía de calidad y vidriera frente a los usuarios del sistema.

Se resuelven así, desde hace ya tiempo, conflictos de nombres de dominio, por ejemplo por medio de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) que cuenta con un sistema de resolución de controversias, basado en mediadores y árbitros especializados en temas de Derechos de Autor y como se describe en su propio sitio www.wipo.org - de su sigla en inglés-.

También el Cibertribunal Peruano ha sido pionero en desarrollar un sistema de resolución de conflictos on line para distintos temas vinculados al ámbito electrónico y que puede visitarse en la página www.cibertribunalperuano.org

Vemos entonces como día a día crecen las posibilidades y la gama de ofertas para resolver las disputas sin desplazarse del domicilio, ni las partes ni lo árbitros, realizando la tarea desde donde se encuentran, o hayan fijado previamente en una aplicación más de los principios del teletrabajo, que va agregando así a su espectro de posibilidades la de trabajar resolviendo los ciberconflictos y cumpliendo una función económica y social.

Lo realmente interesante es que también pueden resolverse electrónicamente conflictos que no se han originado en el medio electrónico, pero que por otras razones, - como la distancia, rapidez, eficacia, costo, etc. – las partes han optado por someterse voluntariamente a este tipo de jurisdicción arbitral, para lo cual no habrá inconveniente siempre que se haya pactado la cláusula compromisoria que así lo indique en los contratos, o el compromiso arbitral posterior que lo permita, y siempre y cuando no se vea comprometido el orden público.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.