editorial
MCST Sonia A. Boiarov
boiarov@caminandoutopias.org.ar
Sr. Naum Poliszuk
naumpoli@speedy.com.ar
Directores

1 de julio de 2008

El teletrabajador y la información asimétrica

George Stigler fue uno de los economistas pioneros en resaltar que la información económica no es un bien libre en los mercados de bienes y servicios como suponía el planteamiento clásico de microeconomía, sino que es escaso, de difícil acceso en ocasiones y por lo mismo cuesta tiempo y dinero el obtenerla por los demandantes.


¿Cuánto vale hoy la información y quién la tiene?
El trabajador que pierde su trabajo, ¿cuanto daría por saber adonde conseguir uno nuevo?

En cambio, las empresas tienen bajo buen resguardo excelente información que les permite optimizar sus ganancias. Basta observar los mercados financieros, los cambios en la bolsa, ubicación de la mano de obra barata y calificada, etc.

¿Cúal es la diferencia entre unos y otros -trabajadores y empleadores/ compradores y vendedores?: La asimetría en la disponibilidad de la información.
Esta asimetría afecta nuestras posibilidades de vender bienes o prestar servicios en el momento oportuno y en el mejor lugar. Es decir que la ausencia de información se convierte en un obstáculo para obtener el máximo beneficio posible (salarios - honorarios - precios). Sin embargo es difícil pensar que la contratación de trabajo y otras compras circule por los mismos carriles o tenga iguales desventajas para los empresarios o aquellos que detentan la información.

La ignorancia sobre la ubicación del interesado en nuestras capacidades, nos obliga a invertir gran cantidad de horas antes de encontrar una oportunidad laboral –o de teletrabajo. ¿Qué poco organizados que estamos?

Justamente la teoría de la información asimétrica, se basa en la idea de que uno de los dos actores involucrados en el proceso económico desconoce información relevante que el otro actor sí posee, de tal forma que esta falta de información implica obstáculos para que el mercado del bien o servicio en cuestión trabaje eficientemente. En algunos casos se puede plantear un tema moral ya que quien posee la información puede aprovecharse u obtener mayores beneficios del que no la tiene.

Imaginemos un teletrabajador que exporta sus servicios a un comprador que pagaría mucho más caro ese servicio en su país. Quien vende, puede no tener información sobre el costo de similar servicio en el país contratante y perder la oportunidad de optimizar su beneficio ya que puede vender a precios locales. El mayor beneficio se ubicará en algún punto entre lo que vale aquí y lo que vale allá. ¿Pero si desconocemos lo que vale allá...?

Desde esta mirada, la información pasa a ser un bien en sí misma. Los costos de este bien son las horas invertidas en la búsqueda y los días que se deja de percibir un salario u honorario hasta que encuentre un teletrabajo.

En esta sociedad de la información y el conocimiento es importante achicar la brecha tecnológica, es decir buscar por todos los medios y estrategias posibles que las TICs se encuentren distribuidas por todos los rincones del país y al mismo tiempo que sea accesible para todos... pero las brechas en la disponibilidad de la información, ¿cómo la cerraríamos?

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.