editorial
MCST Sonia A. Boiarov
boiarov@caminandoutopias.org.ar
Sr. Naum Poliszuk
naumpoli@speedy.com.ar
Directores

15 de abril de 2007

El trabajo a domicilio

Por lo general cuando se toma la iniciativa de legislar algún aspecto del teletrabajo en relación de dependencia se comienza analizando si esta modalidad de trabajo está o nó incluida en las leyes del trabajo a domicilio. Pero, es importante tener en cuenta tres aspectos...


Es importante realizar algunas consideraciones con respecto al trabajo a domicilio especialmente teniendo en cuenta los tres siguientes aspectos:

• El lugar: Es usual que el teletrabajo sea asociado a un solo ámbito de realización: “el hogar”.
• El perfil: Diferencias entre el perfil del teletrabajador y el perfil del trabajador a domicilio.
• La estructura del empleo: Formal o informal

El lugar:

Por las características del teletrabajo, el mismo puede ser desarrollado no solo en el hogar sino en otros espacios donde esté facilitado el acceso a las TICs, incluso en un lugar indeterminado como es el caso del teletrabajo que se realiza en forma móvil o nómada.

Con respecto a la discusión sobre si el teletrabajo es trabajo a domicilio y si se requiere o no una regulación específica, Argentina establece en el proyecto desarrollado por la Comisión de Teletrabajo del Ministerio de Trabajo:

El proyecto ha tenido particularmente en consideración que la REPUBLICA ARGENTINA, como consecuencia de la ratificación por la Ley Nº 25.800 del Convenio N° 177 sobre Trabajo a Domicilio de la ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO (O.I.T.), cuenta con una norma de jerarquía supralegal, el artículo75, inciso 22, de la CONSTITUCION NACIONAL, que contempla en su articulado todo tipo de trabajo a distancia y entre los que se encuentra sin duda alguna incluido el teletrabajo, lo cual supone de parte del ESTADO NACIONAL el compromiso de adoptar, aplicar y revisar periódicamente una política nacional en materia de trabajo a domicilio destinada a mejorar la situación de estos trabajadores, en consulta con las organizaciones representativas de trabajadores y empleadores (artículo 3º del Convenio N° 177 sobre Trabajo a Domicilio de la ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO – O.I.T.), la cual debe tener como objetivo esencial la promoción de la igualdad de trato entre los trabajadores a domicilio y otros trabajadores asalariados, particularmente en orden al ejercicio de la libertad sindical, la protección contra la discriminación en el empleo y en la ocupación, la protección en materia de higiene y seguridad, la remuneración, la protección por regímenes de la Seguridad Social, el acceso a la información, la edad mínima de admisión al empleo o al trabajo y la protección de la maternidad.

No obstante, se ha tomado como punto de partida que las referidas disposiciones contienen parámetros para la actividad legislativa que necesita el complemento de parte de los distintos Estados adherentes, aspecto en el que la normativa del trabajo a domicilio vigente en nuestra legislación da escasa o nula respuesta a las novedosas situaciones derivadas del trabajo prestado mediante la utilización de las tecnologías de la información y las comunicaciones.”

En el mismo tenor se manifiesta Chile refiriéndose al estudio de dos casos:

“El teletrabajo no se corresponde exactamente con el trabajo a domicilio, porque sólo se exige que sea a distancia, fuera del lugar físico de la empresa que lo encarga, “siendo irrelevante el lugar donde se haga” (Ugarte, 2004)...

...El diagnóstico sobre el teletrabajo está construyéndose y no ha alcanzado aún precisión suficiente para definir el tratamiento jurídico adecuado. Se requiere mayor evidencia empírica para establecer la naturaleza de esta relación laboral, pero también para mostrar cómo se va conformando la identidad laboral de estos trabajadores de aparición reciente...”

En el sitio de “Derecho guatemalteco” se expresan dos posiciones diferentes justificadas por el cambio que se establece en las relaciones del trabajo. Una de las posiciones considera que el teletrabajo se encontraría dentro de la normativa del trabajo a domicilio, mientras que la otra opina que debe estar sujeto a régimen especial.

y podríamos seguir citando otros autores y otros países...

El Perfil:

Otra diferencia entre el teletrabajador con respecto al trabajador a domicilio se vincula a las características del perfil profesional. Para la OIT el “perfil profesional reúne las competencias profesionales específicas requeridas para actuar en el área profesional definida”.

Así, el tipo de trabajador profesional que caracteriza al teletrabajador, poco tiene que ver con el tallerista o trabajador manual que ha tenido presencia mayoritaria en la legislación sobre el trabajo a domicilio.

La OIT describe al trabajador a domicilio tradicional de la siguiente manera:


Integrado ampliamente por mujeres con escasos ingresos y baja capacitación, que necesitan compaginar sus responsabilidades familiares y tareas domésticas con actividades que les proporcionen ingresos, este sector de trabajadores a domicilio se caracteriza por recibir una remuneración pequeña e irregular y carecer de los beneficios de la seguridad social. Y, puesto que quienes lo forman trabajan aislados, rara vez se organizan en asociaciones representativas.

La investigación Etis-lac (www.etis-lac.org.ar) liderada desde Argentina, aún sin concluir, muestra que mas del 90% de los 1605 teletrabajadores efectivos respondentes de cuatro países de la región tienen estudios terciarios y superiores


La estructura del empleo:

Tal vez debido a lo expuesto sobre las características del trabajador a domicilio, suele considerarse al teletrabajo como trabajo informal, por eso es importante tratar aquí la clasificación que sobre la estructura del empleo realiza la OIT.

La estructura del empleo clasifica a los trabajadores, en informales y formales. Los trabajadores informales son los trabajadores independientes que trabajan por cuenta propia (excepto los administrativos, profesionales y técnicos) y trabajadores familiares. Incluye en este grupo al personal doméstico y a los microempresarios con hasta 5 trabajadores. Mientras que los trabajadores formales son aquellos que desempeñan actividades en el sector público o en empresas privadas con seis o más ocupados y los trabajadores autónomos profesionales y técnicos .

Con respecto a la calificación del perfil del teletrabajador, la investigación realizada por Chile arrojó similares resultados a los datos que se trabajaron en la investigación Etis-lac .

Dadas estas características desde el punto de vista del lugar de realización de las tareas, de la calificación profesional y de la estructura del empleo, es posible afirmar que el teletrabajador es un trabajador formal con un perfil profesional poco asimilable al trabajador a domicilio tradicional.


Fuentes consultadas:

Helia Henríquez, Ana Cárdenas Tomazic y Teresita Selamé, Trabajo a domicilio en el siglo XXI, tres miradas sobre el teletrabajo, Cuaderno de investigación N° 26, Gobierno de Chile, Dirección del Trabajo, Departamento de Estudios, Santiago de Chile, Diciembre de 2005.

Bárbara Viviana Fuentes Izquierdo, El teletrabajo y su interpretación en el derecho laboral guatemalteco

Los trabajadores a domicilio y la economía mundial, Quitarles la máscara de invisibilidad.

OIT, Panorama Laboral 2006, Cuadro 6-A, Pág. 62

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.