editorial
Lic. Sonia A. Boiarov
boiarov@caminandoutopias.org.ar
Sr. Naum Poliszuk
poli@caminandoutopias.org.ar
Directores


El teletrabajo y las catástrofes

Cuando hablamos de la historia del teletrabajo, siempre hacemos referencia a algunos desastres que ocurrieron y que le dieron impulso. El primero de ellos, la crisis del petróleo, el segundo el terremoto de San Francisco, el tercero y mas reciente, la caída de las torres gemelas. El origen mismo de la información dispersa fue bélico.

El nacimiento de internet se fundamenta en la guerra fría. Si EE.UU. perdía esa guerra, Rusia no dispondría de toda la información. Arpanet (Advanced Research Project Agency) la red de los años 60, preveía que la información circularía en forma de paquetes de un punto a otro punto. Si en este camino se encontraba algún obstáculo, podría por si misma reenviarse hacia otro punto.

En 1970 y frente a la crisis del petróleo, para evitar los traslados y el consumo energético que esto implicaba, el teletrabajo se presentó como una alternativa superadora de ese momento. Durante algunos años fue abandonado por los altos costos de las telecomunicaciones y los equipos informáticos.

Pero en enero de 1994, pocas horas después de producido el terremoto de San Francisco, se puso a prueba las bondades del teletrabajo, nuevamente. Las carreteras imposibilitadas de transitar impedían el traslado de los empleados a las oficinas, así se terminó enviando el trabajo a los domicilios particulares. En San Francisco se alienta desde entonces el teletrabajo, favoreciendo con exenciones impositivas a aquellas empresas que tengan un 25% de trabajadores en sus casas.

Recientemente la caída de las torres el 11 Septiembre de 2001, impulsó el teletrabajo en varios aspectos:

1- Las personas que trabajan en oficinas, ante el pánico de que algo similar pudiera suceder, están pidiendo trabajar desde el domicilio. Recordemos que se hablaba que el Ántrax llegaba a través de tubos de ventilación en lugares donde había alta concentración de empleados.

2- Las empresas han comenzado a considerar muy arriesgado tener a todos sus puestos clave en un solo lugar. Algunas de ellas han desaparecido totalmente en el atentado. Otras como American Express que tenía sus oficinas centrales en el World Financial Center y oficinas adicionales en parte del World Trade Center y en Wall Street, cuenta con un centenar de empleados trabajando virtualmente mientras la compañía establece oficinas temporales en Nueva Jersey y Connecticut. La firma está invirtiendo en la instalación de líneas telefónicas adicionales, fax e impresoras en las casas de sus empleados.

Los desastres han impulsado por diferentes motivos la práctica del teletrabajo. Por lo tanto, en Argentina con un desempleo de mas del 20%, podemos inferir que el teletrabajo puede estar cobrando mas desarrollo del que suponemos, ¿o alguien se anima a decir que contar con 7.000.000 de desempleados no es un verdadero desastre?

Lic. Sonia A. Boiarov
Sr. Naum Poliszuk
Directores

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.