Teletrabajo en Argentina



Pilar Ferreyra
pferreyra@clarin.com


1 de agosto de 2007
En sólo cuatro años se duplicó el número de teletrabajadores

Son los empleados que trabajan a distancia mediante el uso de herramientas tecnológicas. Según datos de una consultora especializada, en 2003 eran 320.000 teletrabajadores en todo el país y hoy ya son 620.000.

Hace cuatro años que el doctor en ciencias económicas Daniel Lauría (44) da clases a distancia para la Universidad Virtual de Quilmes. Su vida laboral no se limita a esa tarea; pero cuando está concentrado en la actividad en forma remota, es uno de miles que integran el ejército de teletrabajadores. Gente que trabaja en relación de dependencia, o para terceros, a distancia mediante el uso de herramientas de las tecnologías de la información y de las comunicaciones (TICs). "Me gustaría que mi actividad como teletrabajador creciera más porque compartiría más tiempo con mi familia", dice Lauría.

En los últimos cuatro años prácticamente se duplicó la cantidad de teletrabajadores. Según relevamientos de la consultora Enrique Carrier & Asociados realizados entre 700 personas -dos veces por año- en 2003 en el país había unos 320 mil teletrabajadores. Pero hacia 2006 suman casi el doble: 620.000 personas.

El estudio de Carrier sólo incluye a los teletrabajadores que haciéndolo total o parcialmente en forma independiente, también habilitaron un espacio laboral en su domicilio, en la casa de la novia o en lo de la suegra. Quienes desde allí resuelven la tarea que le encargaron una o varias compañías. O los centros de investigación social o científica.

La razón que explica el crecimiento del teletrabajo es la escasa oferta de oportunidades laborales para los profesionales mayores de 35 años. "La principal causa del crecimiento del teletrabajo es la falta de oportunidades para dos franjas etarias: los profesionales mayores de 35 años y los jóvenes sin experiencia laboral", puntualizó la especialista en teletrabajo Sonia Boiarov. "Son el grupo laboral con mayor dificultad de inclusión de América Latina", dice Boiarov.

La mayoría de los teletrabajadores son profesionales que a principios de los noventa -cuando el desempleo se extendió en nuestro país - finalizaron sus estudios universitarios. Y que ante la falta de oportunidades emplearon las nuevas tecnologías para ofrecer sus servicios en el campo de la traducción, la arquitectura, la abogacía, el diseño gráfico y el diseño de sitios Web. Lo mismo hicieron sociólogos, filósofos, antropólogos, historiadores y científicos de toda especialidad.

Para algunos especialistas también son teletrabajadores los jóvenes que trabajan en centrales telefónicas (call centers). Pero este enfoque es polémico.

Para el doctor en Economía del Trabajo Julio César Neffa -investigador del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales del Conicet-, hay muchas razones por las cuales creció el número de teletrabajadores. Una, el desarrollo y perfeccionamiento de las tecnologías de la información y la comunicación, así como el abaratamiento del costo de los equipos y del software. Dos, que el menor costo de los equipos impulsó el trabajo a distancia.

"Hay muchas personas que sólo pueden hacer una tarea laboral desde sus domicilios debido a sus compromisos familiares (tienen a cargo hijos pequeños) o porque tienen características diferentes del resto (minusválidos, por ejemplo). O simplemente por problemas de tiempo o por el costo del transporte", detalla Neffa, quien hace hincapié en el hecho de que la iniciativa para desarrollar estas tareas provino de los empresarios "en tanto reducen costos y obtienen una flexibilización en el uso de la fuerza de trabajo muy concreta".

Parte de los teletrabajadores facturan como monotributistas. "Aunque también predomina el llamado trabajo 'en negro'", advierte Neffa, quien también explica que el honorario de muchos teletrabajadores varía de mes a mes y que sólo lo reciben cuando entregan un producto.

Dos causas -ventajosas para los empleadores- que quizás expliquen, en parte, que en el futuro avance aún más esta nueva modalidad de empleo. Una forma de trabajo que, además, muy probablemente crezca más allá de las fronteras geográficas.

Fuente: http://www.clarin.com/diario/2007/07/24/sociedad/s-02815.htm

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.