Teletrabajo en Argentina


Por Alicia Richero
Oficial Principal de Programa
Pan Américas - IDRC

1 de agosto de 2005
¿Puede la investigación sobre el teletrabajo contribuir a la disminución de los altos niveles de desempleo en la región de América Latina y el Caribe?

El teletrabajo ha generado grandes expectativas en América Latina y el Caribe como una forma efectiva de crear empleo y de contribuir a la disminución de los altos niveles de desempleo en la región.

Sin embargo, esta nueva modalidad laboral arroja una serie de interrogantes cuya respuesta es aún incierta. Así podemos preguntarnos si ¿el teletrabajo crea, destruye o sustituye los empleos existentes? Si el teletrabajo favorece la creación de empleos más permanentes o provee soluciones paliativas? O, en otro orden ¿el teletrabajo favorece la creación de buenos empleos o de empleos de baja calidad?

Buscando soluciones a nivel regional

Recientemente, el programa Pan Américas del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (IDRC) de Canadá, aprobó un proyecto cuya meta es analizar—por medio de investigaciones aplicadas y del trabajo en red – si el teletrabajo en América Latina y el Caribe es una opción efectiva para la generación de empleo y, consecuentemente para aliviar la pesada carga de los altos niveles de desempleo en la región.

El proyecto combina tres propuestas de trabajo complementarias que serán desarrolladas por Usuaria de Argentina, el Departamento de Estudios de Administración de la Universidad de West Indies en Jamaica, y la Asociación Argentina de Teletrabajo (AAT). Asimismo, el proyecto se propone iniciar actividades para la constitución de una red de investigadores y expertos en el tema focalizándose en los desafíos que enfrentan los diferentes países de la región en relación al teletrabajo.

Usuaria de Argentina se propone analizar: “La exportación (oferta y demanda) de los teleservicios para la inclusión social y laboral de ALC”. Este proyecto tendrá un alcance regional ya que incluye en el análisis a Brasil, Costa Rica y Colombia además de la Argentina. Supondrá además el estudio de los aspectos legales inherentes a las transacciones internacionales de los teleservicios.

La Lic. Sonia Boiarov, responsable del proyecto expresa lo siguiente: “Una de nuestras mayores preocupaciones en este proyecto es que el teletrabajo sea considerado dentro de los parámetros del trabajo “decente” tomado en el sentido gramatical de la palabra como “de buena calidad y en cantidad suficiente.”

En Jamaica, el Departamento de Estudios de la Administración de la Universidad de West Indies considerará “El teletrabajo y la competitividad económica en el Caribe” con el objeto de impulsar sobre la base encuestas pertinentes, la creación de marcos de políticas apropiados para el teletrabajo. “Mediante este proyecto esperamos determinar hasta qué punto los empleadores, gobiernos y trabajadores de los países del Caribe perciben al teletrabajo como una práctica laboral alternativa viable y un mecanismo para incrementar la competitividad”, puntualizó el Dr.Noel Coward, responsable del proyecto.

Un tercer proyecto sobre “Teletrabajo, nuevas formas de trabajo y desarrollo local” a desarrollarse por la Asociación Argentina de Teletrabajo (AAT) explorará un nuevo modelo de gestión; trabajará con investigación participativa e impulsará la formación de un grupo de jóvenes profesionales que trabajará en telecentros en diferentes ciudades del país, con el objetivo de crear capacidad local en teletrabajo.

Considerando a los grupos vulnerables

Los tres proyectos y la constitución de la red en teletrabajo considerarán asimismo el problema de acceso de grupos vulnerables de las poblaciones latinoamericana y del Caribe como son los jóvenes, los discapacitados y las mujeres.

De hecho, el teletrabajo se ha convertido en una posible solución para la realización de diferentes tareas que no requieren presencia física en ambientes laborales específicos y que pueden ser realizadas mediante el empleo de las tecnologías.

Dentro de este contexto, es importante comprender el surgimiento de este fenómeno con el objetivo de evaluar las oportunidades y riesgos que implica, así como considerar la creación de estrategias y nuevas políticas que favorezcan la utilización de esta nueva forma de trabajo para grupos específicos de la población.

¿Disparador del crecimiento económico?

El desafío de este grupo de proyectos es, por lo tanto, el de promover una mayor conciencia respecto a las repercusiones que pueda tener la introducción de las tecnologías en las economías de la región. Pan Américas y el IDRC de Canadá esperan que el apoyo a estas iniciativas en las que se combinan el capital humano, las tecnologías y una nueva organización del trabajo, se conviertan en disparadores del crecimiento económico, la competitividad, un mayor número de empleos y mejores condiciones laborales.

Se espera que los resultados de estas investigaciones aplicadas, proporcionen información importante sobre el surgimiento y el impacto del teletrabajo; que contribuyan a la creación de nuevos conocimientos sobre la necesidad de analizar las oportunidades y desafíos del teletrabajo; así como un reconocimiento a la necesidad de legislar y crear marcos de políticas apropiadas para el teletrabajo en la región.

Asimismo se espera el desarrollo de capacidades institucionales que sirvan de guía a los sindicatos, empleadores, gobiernos y de otros grupos comprometidos en esta nueva modalidad laboral.

Alicia Richero
Oficial Principal de Programa
Pan Américas - IDRC

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.