actualidad


Marina Riegner

1 de agosto de 2007
Teletrabajo: un tema casi olvidado en la agenda de la OIT

Quien navegue el sitio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sin duda se sentirá sorprendido por la poca atención que la máxima autoridad mundial en materia laboral le dispensa al teletrabajo.

Ninguno de sus departamentos ni oficinas se refieren específicamente a esta modalidad. El trabajo a distancia tampoco figura entre los principales temas de la agenda del organismo.

“La OIT es la agencia tripartita de la ONU y convoca a gobiernos, empleadores y trabajadores de sus estados miembros con el fin de emprender acciones conjuntas destinadas a promover el trabajo decente en el mundo”, puede leerse en la home page. ¿Acaso no podría utilizarse el teletrabajo como una plataforma más para la promoción del trabajo decente?

Bien legislada, esta práctica laboral podría incluir a colectivos sociales generalmente excluidos del mundo del trabajo tales como: discapacitados, ancianos, embarazadas, mujeres con niños pequeños etc.

Por supuesto que el tema no está absolutamente ausente en este website institucional. Al tipear la palabra “Teletrabajo” en el motor de búsqueda, aparecen 158 documentos como resultado. Cabe destacar que los archivos más recientes están fechados entre los años 2000 y 2002.

Un documento interesante, aunque algo previsible, es la investigación realizada por la OIT sobre “Las tecnologías de la información en las industrias de los medios de comunicación y del espectáculo. Su repercusión en el empleo, las condiciones de trabajo y las relaciones laborales”.

En este estudio, la OIT reconoce que el teletrabajo es una práctica que favorece la inclusión de sectores desprotegidos. En ese sentido, el organismo es partidario del fomento de este tipo de contratos que pueden resultar beneficiosos para las dos partes de una relación laboral: el empleador, que tiene la posibilidad de retener talentos fuera de las instalaciones de la empresa y el empleado, que puede lograr un mayor grado de autonomía e independencia.

Pero esta investigación también pasa revista a cuáles pueden ser algunos de los riesgos del teletrabajo. Básicamente los principales son: la falta de indemnización por lesiones y enfermedad y la desprotección del teletrabajador. El problema es que en la mayoría de las legislaciones nacionales en materia de salud y seguridad laboral no se incluyen políticas formales que contemplen a este tipo de trabajadores.

Para evitar esta situación, la OIT postula que el contrato entre el empleado y la empresa debería abarcar cuestiones tales como: entorno de trabajo y normas de seguridad y salud, entre otras. Los empleadores deberían inspeccionar el domicilio del trabajador (en una visita previamente acordada), para evaluar la ventilación del lugar, los riesgos de incendio, la ergonomía, la iluminación etc.

Otro aspecto contemplado en este documento es la capacitación para evitar el estrés tecnológico, un fenómeno característico de los teletrabajadores que no tienen un manejo adecuado de las TIC. Concretamente, la OIT está a favor de promover cursos de formación sobre la utilización de tecnología con el fin de reducir el miedo o la reticencia de los trabajadores. La mejora en la capacitación podría implicar una mayor productividad y competitividad del contratado. Este círculo virtuoso, a su vez, podría ser aprovechado por los empleadores y los gobiernos.

Como hemos visto, la OIT ya ha comenzado a balbucear sobre el teletrabajo. Sería muy necesario que, a esta altura del siglo XXI, pudiera hablar e investigar sobre el tema con mayor profundidad.

MARINA RIEGNER
Ha trabajado para la UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES: Editora, redactora y encargada de síntesis de prensa para el website www.uba.ar. En la revista Imagen fue colaboradora y redactora de notas y ha teletrabajado para IBERPYME: Experta y editora en el área de Internet para este portal español de consultoría y asesoramiento para PYMES (www.iberpyme.com).

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.