actualidad

Dr. Jorge Mascheroni
CONADIS

1 de diciembre de 2006
Empleo y discapacidad

Nos enviaron la versión taquigráfica de los disertantes en la Jornada de Empleo y Discapacidad realizada en agosto. Compartimos las palabras del Dr. Jorge Mascheroni de la CONADIS

... Creo que no es la idea de esta jornada justificar al Estado por no haber cumplido hasta la fecha con lo que las leyes han expuesto. Lo más importante es que empecemos a trabajar con una mirada de futuro porque si no vamos a seguir echándonos la culpa unos a otros, gobierno tras gobierno y las personas con discapacidad seguimos esperando que se cumplan las leyes.

Les comento que actualmente se encuentra en la Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia, con la firma de los ministros de Trabajo, de Desarrollo Social ?y tengo entendido que con la del jefe de Gabinete de Ministros? el decreto que reglamenta la reserva de un cupo del 4 por ciento para el ingreso de personas con discapacidad a los organismos del Estado. Sólo falta la firma del señor presidente de la Nación.

Desde la CONADIS estuvimos trabajando con muchas dificultades, porque como bien se comentaba anteriormente, la desorganización administrativa del área de recursos humanos del Estado nacional complicaba mucho poder avanzar en este tema. Hubo que desandar el camino y empezar a andarlo de otra manera; esto es, empezar a organizar las áreas de recursos humanos del Estado y comenzar a normalizarlas –actualmente no están normalizadas totalmente?, para poder trabajar sobre el cupo de un 4 por ciento.

Era inútil hablar de un cupo cuando no existían ni siquiera los cargos ya que había desaparecido la carrera administrativa; es decir, eran cupos imaginarios, cupos incontrolables porque los contratos del decreto 1.184 no los podía controlar nadie.

A raíz de eso se demoró la puesta en funcionamiento de esta reglamentación, pero estimo que en pocos días más estará firmada por el presidente de la Nación.

A pesar de esto, creo que debemos tener cuidado y no pensar que con este decreto reglamentario se va a solucionar todo el tema, y que mañana vamos a tener a todas las personas con discapacidad trabajando y vamos al cubrir el cupo de 4 por ciento en un término de un mes.

Considero que no podemos ser tan idealistas ni extremistas porque no vamos a lograr verdaderos y efectivos puestos de trabajos, sino que vamos a crear muchas frustraciones que no nos van a servir a las personas con discapacidad.

Actualmente existe otro problema: el desconocimiento de las áreas de recursos humanos de las distintas jurisdicciones de lo que es la discapacidad; no se sabe qué es la discapacidad. Hay personas con discapacidad trabajando en distintas áreas que no presentaron el certificado de discapacidad porque no les interesa hacerlo –ya que presentarlo o no es un derecho? y si a esas áreas les solicitamos que nos digan si tienen personas con discapacidad, como no surge del legajo, no saben que tienen un discapacitado trabajando en su área porque no tienen idea de lo que es. Entonces, tenemos que trabajar en la capacitación para que se nos reconozca y se nos identifique.

Creo que no podemos olvidarnos de que a quienes nos toca cumplir una tarea de gobierno ?ya sea electiva o por designación? no nos traen de Tanganica. Somos argentinos, vivimos en la República Argentina y pertenecemos a la misma sociedad.

¿ Qué quiere decir esto? Que si hay tanto desconocimiento en quienes estamos cumpliendo –y me incluyo, porque estoy cumpliendo una función pública- es porque, lamentablemente, ese desconocimiento está en toda nuestra sociedad.

Vuelvo a insistir: no somos un milagro y nuestra sociedad de alguna manera no tiene visualizadas a las personas con discapacidad. Tratan de no vernos. Es como que no existimos para algunas cosas.

Tenemos un antiguo estado asistencialista que siempre tiró unos pesos y puso en cabeza en general de las ONGs la responsabilidad de la discapacidad en lugar de asumirla en forma propia, que es lo que nosotros pretendemos hoy, es decir, que esté en la agenda pública de todos los gobiernos, no solamente del nacional, sino de los provinciales y municipales. Así vamos a empezar a hablar de una verdadera integración, y de una verdadera integración laboral.

No sé si nos va a alcanzar con esto del 4 por ciento si no fijamos otras normativas que contemplen esta posibilidad. Se me ocurren algunas posibilidades, porque venimos aquí a tirar ideas. A lo mejor habrá que prever en cada ley de presupuesto una partida específica para que al año siguiente se integre un 1 por ciento –aunque más no sea- de personas con discapacidad, pero tiene que ser una partida específica para eso.

Vuelvo a insistir: estamos tirando ideas. No soy el dueño de la verdad sino que creo que esta jornada se ha hecho para que debatamos y empecemos a pensar en estas cosas.

Fijémonos metas concretas: a lo mejor el año que viene no se puede integrar el 4 por ciento, pero si en la ley de presupuesto que se tiene que aprobar en 2006 ya prevemos una partida concreta y le decimos al Poder Ejecutivo que este 1 por ciento es para integrar a personas con discapacidad en la administración pública. De esta manera, estamos poniendo algo concreto. De lo contrario, nos quedamos en por qué el Poder Ejecutivo, el Poder Legislativo y el Poder Judicial no lo cumplen. Los tres poderes tienen la obligación de cumplir.

Sería terrible que las personas con discapacidad tengamos que acudir al Poder Judicial para reclamar porque no nos dan algunos de los puestos de trabajo que entendemos que nos corresponden cuando el propio Poder Judicial es el que no está cumpliendo con la norma del 4 por ciento. O sea que tengo que pedir a quien no cumple que haga respetar mi derecho ante otro poder. ¡Qué complicada se pone la cosa!

Este Estado fracturado que tenemos en la República Argentina, donde creemos que la división de poderes implica tirar mala onda entre un poder y otro, y que esto haga a la independencia, tiene que terminarse.

Creo que este es el verdadero Estado: el que se sienta en una mesa a debatir y compartir los distintos poderes. Esto no quiere decir transas ni cosas raras sino ponernos de acuerdo. Quiere decir que si la Cámara de Diputados va a sacar una ley, debe cumplirse. Tendremos que sentarnos a debatir para que sea una ley de cumplimiento para que no seguir tirándonos con leyes y decretos que nos llevan a una especie de guerra en la que terminamos pagando los ciudadanos que no podemos conseguir los derechos que se nos están acordando y estamos reclamando.

Este trabajo se está haciendo en el Poder Ejecutivo nacional, donde ha trabajado la Comisión Nacional, el Ministerio de Trabajo y el Consejo Coordinador de Políticas Sociales, con relación a la reglamentación del 4 por ciento. Pero también insisto en que tenemos que seguir trabajando en la capacitación y en la evaluación de las personas con discapacidad para trabajar, y en hacer conocer qué es la discapacidad. No tenemos gente valuada y no tenemos buenos evaluadores. No tenemos evaluados nuestros puestos de trabajo.

Puedo tener una legislación preciosa y un decreto reglamentario que me diga que cada persona puede entrar al sistema, pero si yo no sé cómo se evalúa el puesto de trabajo que voy a cubrir y tampoco tengo preparada a la gente en el área de personal para evaluar a una persona con discapacidad, entramos de nuevo en un círculo vicioso donde los discapacitados no van a ser destinados.

¿Cómo vamos a hacer para cumplir lo que dice la ley cuando habla de idoneidad para el cargo? ¿Qué implica la idoneidad para el cargo? La evaluación, es decir, saber si una persona es idónea o no para un cargo. No lo estamos haciendo. No se trabajó a lo largo de la historia sobre esto.
La CONADIS está trabajando con una organización, que después va a charlar con ustedes para profundizar su accionar, para armar un sistema de evaluación de trabajadores para ocupar puestos de trabajo. En este sentido, pensamos que se pueden utilizar los fondos de ley del cheque para esta tarea, porque es importantísima.
Estoy convencido de que el trabajo es el moño de la rehabilitación de una persona con discapacidad. Si pensamos que alguien está rehabilitado es porque esa persona puede estar trabajando en la sociedad en la que vive.

En esta gestión no vamos a dejar de trabajar en todo lo que sea necesario para que se vaya mejorando la situación de las personas con discapacidad. No nos conformamos siquiera con el 4 por ciento. Creemos que esa es una pata de esta mesa.

Tenemos que capacitar para acceder al trabajo. Tenemos que sacar los mitos que existen. Hay terribles mitos sobre el tema del trabajo de la persona con discapacidad. Existen temores en cuanto a lo que sucede si una persona no sirve. A un empresario le dije que, si no sirve, hay que echarla, pero me contestó que no podía hacerlo porque existe una ley que lo prohíbe. ¿Dónde está esta ley? ¿De dónde la sacaron? Sin embargo, son mitos que existen en nuestra sociedad.

Esto representa falta de información, de capacitación y de conocimiento. Si no aprendemos y nos ocupamos de enseñar, todo esto va a ser inútil, por más leyes y decretos que saque nuestro país.

Necesitamos una sociedad con mejor calidad y educación. Necesitamos una sociedad a la que le interese la otra persona. Cuando logremos completar estas necesidades, estoy seguro de que lo otro va a venir por añadidura.

Nuestro trabajo y nuestra propuesta desde las políticas que se están instrumentando fundamentalmente desde la CONADIS apuntan a este objetivo. Hemos apostado muy fuerte, pero somos una comisión nacional asesora. No somos una comisión ejecutora pero, sin embargo, hemos apostado muy fuerte a la capacitación.

Estamos tratando de implementar en la provincia de Misiones lo que hace instantes explicó el representante del Ministerio de Salud y Acción Social. El resultado ha sido excelente en lo que hace a la capacitación de profesionales del área médica con el sistema de rehabilitación con base comunitaria.

Decía recién que el moño de la rehabilitación es el trabajo, pero esto también nace en otras áreas. Si yo no tengo un buen sistema de salud que rehabilite a la persona desde lo físico, nunca la voy a tener en condiciones de poder trabajar. Esto tiene que ver con el trabajo. La educación tiene que ver con el trabajo.

Hoy estamos debatiendo una Ley Federal de Educación. Tenemos que estar presentes allí para que realmente terminemos con esta ignorancia, con este flagelo y con esta separación de la discapacidad donde unos están por allá y otros por acá.

Hay mucho por hacer, pero creo que no nos tenemos que asustar por esta situación. Justamente, lo importante es que estemos mirando hacia el futuro, que no nos ahoguemos en el pasado ni en el presente que, a veces, parece dificultoso. Creo que es muy importante que pensemos que actualmente el Estado nacional está generando verdaderas políticas públicas sobre discapacidad.

Queremos dejar sentadas políticas que se sigan trabajando a lo largo del tiempo. No estamos pensando en 2006 ni en 2007, en muchas de las políticas en las que estamos trabajando. Estamos pensando de acá a diez años. No niego que otras áreas tengan que trabajar y pensar en la situación del discapacitado de hoy. Pero si no generamos políticas públicas a futuro, el presente va a ser cada vez más agobiante porque el número de discapacitados seguirá subiendo –que no quede ninguna duda? porque cuanto mejor esté nuestra sociedad más discapacitados habrá, se van a morir menos chicos y los viejos van a vivir más años. Ergo, van a ir subiendo los porcentajes de discapacidad y esto será un problema que no lo vamos a solucionar nunca.

Entonces queremos políticas. Seamos adultos, seamos un país donde estemos mirando a la discapacidad como un hecho social sobre el que tenemos que trabajar y sobre el que tenemos que capacitarnos y entender de qué se trata para que no volvamos a caer en el viejo asistencialismo y en la vieja lástima que yo como discapacitado ?y espero que ninguno? no quiero. (Aplausos.)

Ver nota:
Cumplir con la ley de discapacidad argentina a través del Teletrabajo

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.