actualidad



Por Carlos Alberto Maggi
Consultor en Comunicación Social
clamaggi@yahoo.com.ar

15 de septiembre de 2004
Salud y educación
El bajo desarrollo cognitivo de los niños con necesidades básicas insatisfechas,producto de la mala alimentación y la falta de estímulos,puede revertirse en edad escolar mediante políticas públicas constantes,que incluyan suplementos de hierro y ejercicios mentales.

A esta conclusión arribó un equipo de investigadores de la Unidad de Neurobiología Aplicada del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas (CEMIC).

Dirigido por el doctor Jorge Colombo,los investigadores trabajaron, durante dos semestres,con una muestra poblacional de 500 niños de 3 a 6 años de la capital federal,sin trastornos médicos,aunque con sus necesidades básicas insatisfechas.Les proveyeron suplementos de hierro y les asignaron una serie de pruebas dirigidas a ejercitar la mente.

“Los niños con las necesidades básicas insatisfechas (NBI) mejoraron notablemente su desempeño cognitivo e, incluso, superaron los niveles medios de los niños cuyas necesidads básicas son satisfechas (NBS)”, explicó el doctor Colombo.

Investigador principal del CONICET y presidente de la Fundación Conectar, Jorge Colombo afirmó que los niños pobres llegan a la escuela con un nivel de desempeño que podría perjudicarlos en su inserción y rendimiento escolar : tienen poco desarrolladas ciertas habilidades mentales básicas,como la elaboración de respuestas correctas frente a un problema;la memoria a corto plazo ; y la planificación de secuencias.

Se trata de funciones primarias,imprescindibles para articular cualquier comportamiento inteligente más complejo y garantizar el desarrollo óptimo de las potencialidades intelectuales del individuo.

El contexto en el que se desarrollan las poblaciones más pobres - como la marginación social,la falta de educación de los padres y una alimentación deficiente -,son algunos de los factores que más inciden en el bajo rendimiento intelectual que,para muchos especialistas,es irreversible.

Altísimo porcentaje de anemia

El problema no es nuevo.

En un Congreso realizado en 1999, que reunió a los más prestigiosos especialistas nacionales sobre nutrición infantil,se advirtió sobre las consecuencias graves que la carencia de nutrientes puede traer en el aprendizaje del niño.

Un estudio reciente del prestigioso Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (Cesni), realizado sobre niños argentinos,menores de dos años,reveló que el 48 % tenía déficits de hierro,es decir,anemia.

“Hay anemia en todas las clases sociales porque es multicausal y cutural”,aclaró la doctora Silvina Gigli,pero en la “pobreza es más generalizada,con consecuencias más severas y más difíciles de revertir”.

En 2001,el porcentaje de éxito escolar de los niños de la pobreza estructural era del 58.3 %,mientras que entre los no pobres,era del 90.2 %, según los datos proporcionados por un estudio que se efectuó en la ciudad de La Plata.

“La prevalencia de anemia en niños de 8 a 24 meses va desde el 21 % en Tierra del Fuego,la provincia con los mejores indicadores sanitarios del país,hasta el 58 % en Misiones rural”, detallaron.

Por su parte,el Centro de Estudios en rehabilitación Nutricional (Ceren-Cic) de La Plata aconsejó que para revertir la tendencia, “nutrición y estímulo deberían ir de la mano”.

El déficit de hierro en sangre es el resultado de las dificultades que muchos chicos padecen al no poder acceder a una alimentación adecuada. La anemia,sea por déficit de glóbiulos rojos o de hierro,es muy frecuente en niños menores de dos años porque en ese período su crecimiento es muy acelerado ;durante los primeros doce meses de vida el bebé triplica su peso corporal.Hasta el sexto mes de vida el niño recibe la cantidad de hierro suficiente a través de la leche materna,pero luego se puede producir un déficit si no ingieren alimentos que los contengan.

El doctor Sergio Brito, del Cesni, subrayó: “una de las consecuencias más graves de la anemia por falta de hierro es que si empieza a manifestarse antes de los dos años,los daños en el coeficiente intelectual y en la capacidad de la memoria no se recuperan más;tendrán menos posibilidades de desarrollarse y aprender en la escuela que los chicos que no han sido anémicos”.

Un don de nacimiento

Leslie Cameron Bandler, una de las pioneras en el desarrollo de la PNL (Programación Neurolinguística),sostiene que un bebé de pecho tiene tanto valor como un científico que ha recibido el premio Nobel: “no tiene que hacer o demostrar nada para tener importancia;el simple hecho de estar vivo es un regalo de nacimiento, un don…”.

En plena era de la Información y el Conocimiento, desatender la salud y educación de las criaturas desde su más tierna infancia,se asemeja a una herejía que,además,hipoteca nuestro futuro como Nación.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.