actualidad


MARÍA DEL CARMEN MORENO VÉLEZ *
mariamorenovelez@yahoo.es

15 de marzo de 2004
Poder: ejercicios y escenarios
El ejercicio del poder descansa en la autoridad del gobernante. ¿De dónde proviene esa autoridad? Hay diferentes fuentes, pero,...

El ejercicio del poder descansa en la autoridad del gobernante. ¿De dónde proviene esa autoridad? Hay diferentes fuentes, pero, dimana especialmente de: El temor que impone por la vía de la fuerza, ejercida por las armas o por los temores a los castigos divinos y humanos. Otra fuente de autoridad es el entendimiento que se construye por la vía de las razones y los argumentos en discusiones, debates y posibles consensos. Otros soportan su poder, que confunden con autoridad, en las riquezas, la belleza, los caprichos... Existen, también, combinaciones de factores. Veamos las dos primeras:

1. El Poder, cuya autoridad se instaura desde la fuerza, logra conquistas a través de las armas, se concretiza en las luchas y, claro, en las guerras, es el poder que genera miedo y aquello que la política identifica como terrorismo. Se consolida en la fuerza y el temor ejercidos, particularmente, en los campos de combate, pero también en las órdenes autoritarias y en sistemas de controles sobre la vida y bienes de los dominados.

Para ganar el poder a través de la fuerza, se necesita pericia, agilidad, capacidad de dar luchas prolongadas, posesión de mejores armas. Es preciso aguzar la puntería, la "fuerza bruta". En los campos de combate no se delibera, no se acepta el debate. Se persigue al otro para despojarlo de sus bienes, aún para poseerlo en beneficio de incrementar las propiedades de quien se empeña en las derrotas.

2. El poder que se gana y elabora mediante las razones, es ejercido en pueblos que disciernen. La autoridad descansa en los argumentos y la capacidad de reconocer las razones de los otros, discutirlas, debatirlas. Los escenarios en los que se consolida el poder que nace de la razón son los campos de debates: El Ágora, el Parlamento, Las Cámaras y Asambleas de Diputados, los Concejos, las Universidades, son escenarios propios para los debates. Para fortalecerse demanda y propicia respetuosos reconocimientos y, en consecuencia acoge la generación de condiciones de igualdad en el uso de la palabra, la educación y acceso a las informaciones, para que todos aporten razones. No controla tanto, como sí enfatiza la responsabilidad.

Para consolidar la autoridad que está relacionada con el poder a través de la razón, es indispensable establecer relaciones de dignidad en las que se identifican los costos del bienestar tanto como los aportes del trabajo productivo. Se requiere afinar el pensamiento, fortalecer lenguajes simbólicos, aceptar razones divergentes, analizar las propias debilidades discursivas mediante el permanente ejercicio de la crítica. En los campos del debate se exigen más criterios analíticos que sumas de informaciones sobre las posesiones del otro, pues, en el uso del poder a través del ejercicio de la razón, no se persigue someter al otro, sino, convivir con él sin necesidad de apropiarse de sus riquezas, sin afanes de eliminar a los diversos. No hay que dominar ni someterse a dominio.

Ahora bien, cualquiera de las formas de ejercicio de poder requiere de informaciones, sobre todo, del manejo intencional de esas informaciones. Cada forma de poder, cada informante tiene intenciones en la forma de guardar, disponer, elaborar las informaciones. Las informaciones que cada una de las fuentes de poder requiere, son diferentes en su calidad. Veamos:

El poder desde la fuerza, el autoritarismo, persigue el control absoluto de la vida del otro en sus intimidades, pensamientos y producciones, hasta la unificación en modas, lenguajes y creencias, lo cual impone métodos en la búsqueda de información que resultan violentos.

La autoridad que descansa en la razón, no es amenazante porque no está interesada en ganar y conservarse a través del miedo. Busca comprender a los otros en sus propuestas, requiere competencias para interpretar datos y llegar a acuerdos respetuosos de las diferencias. Se empeña en los debates para los consensos.

Estamos frente a disyuntivas y quienes tenemos acceso a las informaciones podemos tomar decisiones: ¿Vamos a instalarnos en ejercicios de fuerza, prohibiendo, amenazando, castigando, atemorizando, silenciando a los otros?
¿ Podemos proponer el acceso libre, limpio a la información para las mayorías, sin que se sientan perturbadas frente a las magnitudes de las informaciones? ¿Podemos trabajar por el libre acceso a la información, más tranquila, menos amenazante, menos comprometida con el mantenimiento de los imperios?

Con el uso de las TIC, podemos afianzar cualquiera de las posibilidades de ejercicio del poder. Es cuestión de claridad y decisión política. Y muchos podemos tomar unas u otras decisiones. En estos escenarios también podemos hacer uso de la fuerza e imponer criterios sobre la ignorancia de otros o uso de las razones y contribuir con el fortalecimiento de argumentos para entendernos y respetarnos, que es diferente a unificar criterios


Socióloga, Profesora, Universidad de Ibagué- Coruniversitaria

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.