actualidad

Por Jorge Garrido
grd@fibertel.com.ar
Polinesia
Argentina transita una crisis que no surgió por generación espontánea. Internet es una herramienta fundamental para no quedar aislado en un mundo cada vez más globalizado. El espacio virtual es el nuevo paradigma para aprender a compartir y a participar.

Los argentinos siempre hemos sido un conjunto de islas y nuestra historia se encarga de demostrarlo de manera inexorable. Esta situación terminal que estamos atravesando no surgió por generación espontánea, nosotros no vivíamos en otro país ¿o sí? o ¿vivíamos en nuestras islas individuales mirándonos el ombligo?

A su vez esta misma situación doméstica se está reflejando hacia fuera, nos caemos del mapa y no se entiende por qué. Dicen que existen cuatro categorías de países: los ricos, los pobres, Japón y Argentina, nadie entiende porqué Japón es rico y Argentina pobre.

Hay una larga lista de razones que nos llevaron a semejante descalabro, prefiero dejar esa tarea en manos de analistas políticos y económicos, además enumerar motivos, -lo que no quiere decir que se los niegue- hace aflorar otro rasgo característico argentino: tendemos a pasar de la alegre, frívola e irresponsable complicidad a la autocrítica despiadada y la eterna descalificación hacia los demás.

Vivimos en un constante estado de alerta porque un conciudadano movido por sus urgencias personales, ya sea un simple vendedor o un servidor público -desde ordenanza a presidente- pueda aprovecharse de nosotros.

En síntesis, podemos hacer los más concienzudos análisis y las más variadas interpretaciones aplicadas a cualquier actividad humana en cualquier lugar del planeta, pero si en un juego, en un negocio, o en una relación, una de las partes hace trampa, el resultado no será justo, y provocará reacción.

Pasamos del tristemente célebre "no te metás", donde lo único que importaba era salvarse a sí mismo en forma individual a la ruidosa protesta colectiva.

Una mayoría silenciosa y cómplice en el mejor estilo gatopardista, cambiando algo para que todo quede igual, seguía existiendo hasta que le tocaron el bolsillo, por no decir otra parte, aunque esa parte hacía rato que la venían tocando, mientras mirábamos para otro lado.

Es nuestra expresión de deseo que esta movida social no se quede sólo en el bolsillo o en otro reiterado "aislamiento". En notas anteriores hemos hablado de la palabra "crisis" y cómo aprovechar las oportunidades, hemos insistido en aggiornarse y no perder el tren de la historia. Queremos insistir en lo mismo: abrirnos a toda la tecnología que está a nuestro servicio, abrirnos a los demás, aprender a intercomunicarnos.

El teletrabajo es el ámbito ideal para mitigar en gran medida esta crisis que estamos atravesando y el espacio virtual que nos ofrece Internet es el nuevo paradigma para desarrollarlo, para aprender a compartir y a participar.

Estamos transitando un cambio a nivel internacional en todos los órdenes: individual, social y laboral, agudizado entre nosotros por la crisis doméstica, es menester entonces que ampliemos nuestra visión de la realidad y busquemos soluciones creativas.

Esta es nuestra realidad
Fuente
:Clarín Económico

Haciendo un tour por las empresas locales, cualquier visitante podrá constatar que los efectos macroeconómicos de la crisis encontraron su equivalente en la cultura corporativa cotidiana. La caída del flujo de inversiones, las limitaciones a la importación de insumos tan básicos como los cartuchos de tinta, los fertilizantes o las jeringas, y una economía imprevisible, han llevado a que la gente vaya a trabajar cada mañana a las empresas sin saber cuál será el escenario que deberá enfrentar a la semana siguiente.

El visitante encontrará oficinas concurridas y funcionando a tope, aunque sus empleados tengan licencia para tomarse un día por semana luego del recorte de salarios. Todas las empresas argentinas han despedido gente en la misma medida en que bajaron los sueldos

La globalización de la economía sumada a la convertibilidad hizo que durante los últimos diez años, los viajes de trabajo al exterior fueran de lo más comunes. Ir a conferencias, cursos, encuentros de planificación o similares en la casa matriz era lo usual. Lo mismo que reuniones con clientes en apacibles balnearios. Sin embargo, los beneficios del millaje corporativo ya no son lo que eran. Viajar es un costo y ese "pecado" lo coloca bajo la lupa del gerente financiero, desesperado porque los números no le cierran.

Incidencia: generalizada.
La moda del contrato flexible

Eduardo Cortés, consultor senior de Towers Perrin/ Marcu y Asociados, es experto en temas estratégicos de recursos humanos y venía trabajando en la consultora a tiempo completo. Al caer la cantidad de empresas dispuestas a pagar para que les ayudaran a lidiar con su personal -como declinó la demanda de todos los servicios de consultoría- Cortés decidió negociar con la consultora un contrato de trabajo más flexible: diez horas semanales, yendo a la oficina del microcentro sólo cuando algún cliente lo requiera. "Así tengo más tiempo libre para buscar otros negocios...u otro empleo, si aparece algo interesante". Ejemplos: Movicom, Andersen Consulting, Price Waterhouse, Supermercados Norte.

Comedor y oficina, todo en uno

Los envases plásticos cargados de provisiones caseras vuelven a ser los dueños de los escritorios, junto con las provisiones que se venden en las casas de comida, a un paso de las oficinas, o en los maxiquioscos, todo por menos de cinco pesos. Muchos de los empleados que aún reciben tickets de almuerzo prefieren economizarlos, usarlos para sus salidas en familia, o hacerlos valer en lugar del escaso efectivo disponible. Otra tendencia en aumento, al compás de la crisis, es ceder una parte de los tickets a familiares menos afortunados. El almuerzo entre los papeles de trabajo permite, además que los empleados estén localizables por teléfono a cualquier hora. "Si desaparecés, aunque sea tu hora de descanso, podés caer en la lista negra por más eficiente que seas", asegura el subgerente financiero de una conocida multinacional de software de origen estadounidense.

más notas

imprimir nota

Información: info@caminandoutopias.org.ar


mail2web.com - Lea su correo electrónico

Lea todos sus correos POP3 desde cualquier equipo, en cualquier lugar del mundo.
¡Sin necesidad de registrarse!

Creative Commons License This work is licensed under a Creative Commons License.