Experiencias

Crónicas de la televida: Teletrabajando con calidad de vida

¿Qué significa trabajar con calidad de vida? En principio, trabajar con el mayor bienestar posible.

[1ro. de Febrero de 2010] Hay variables que no están bajo nuestro control. Son definidas por el empleador y son inamovibles. Otras veces, la mejor solución posible no es perfecta, como cuando la herramienta que usamos es poco usable, accesible y amigable y no tenemos otra más adecuada, como sucede con algunas plataformas de comunicación a distancia. La infraestructura tecnológica también impone limitaciones. Las adecuaciones en el hogar también pueden tener un límite. Las casas no crecen por más que uno mueva los muebles de lugar. Pero a veces se trata solamente de malas costumbres o de nuestra locura personal. El dolor de espalda es un clásico de los usuarios de computadoras y muchos de nosotros lo “resolvemos” no prestando atención, olvidando que existe y volviendo a meternos en nuestros propios huesos al levantarnos y sentir que nos crujen las coyunturas. A veces las adecuaciones necesarias son muy simples: acomodar tamaños y colores de fuentes e íconos mediante opciones de accesibilidad del sistema operativo; un teclado nuevo con apoyamuñecas; un ratón más parecido a la forma de nuestra mano; una silla; una mesa; un atril; cambiar la fuente de luz o simplemente, tener la costumbre de hacer pausas, aunque sean breves. El problema surge cuando se pierde hasta el registro del malestar: “no me había dado cuenta de que me dolía.” Caramba.Otros factores son negociables, pero no iniciamos esa negociación. Recuerdo una jornada donde debíamos exponer un proyecto de teletrabajo interdisciplinario muy interesante. El hotel era de cinco estrellas, muy lujoso, con alfombras mullidas y servicio de bar, pero las sillas eran poco confortables y la actividad duraba días. Después de tratar de sentarme de diversas maneras, seguía incómoda. En un momento decidí sentarme en la alfombra peluda, que parecía mucho más blandita. Qué iban a pensar de mí, tan informal. El resultado fue que todos los asistentes que no habían venido con silla de ruedas empezaron a mudarse al piso, agradeciendo que me hubiera animado a hacer lo que todos deseaban y nadie se animaba.Las sugerencias para cambiar un sitio empresario poco usable y eficiente pueden ser consideradas un aporte valioso, no como una exigencia indebida. El temor a no poder controlar el desempeño a distancia no solamente impacta a los empleadores. Desde el teletrabajador, aparece como el miedo a mostrarse como poco productivo o demasiado exigente. Eso es más claro aún en teletrabajadores con discapacidad, que arrastran consigo el mandato de demostrar que pueden hacer lo mismo que cualquiera o, peor aún, que lo pueden hacer mejor, pues subyace el temor a ser reemplazado por alguien físicamente más apto. A esta jornada de trabajo se agregan las tareas del hogar y la obligación de promoverse para abrir nuevas puertas, que, ya sabemos, nunca se abren todas y menos con la crisis. Más razón para reflexionar sobre la propia tarea y pensar en conjunto sobre cómo teletrabajar y no morir en el intento.Mientras escribo esto miro la calle, en donde se registran más de 35º. Mucho calor. El cemento lo multiplica. Aconsejan no salir al mediodía. Es un alivio no tener que salir de casa, mi entorno verde lleno de plantas, con música, con un gato mimoso a mi lado y, por supuesto, descalza. No sé si mi ahorro de gasolina compensa mi gasto en energía eléctrica, si es más ecológico o menos, pero sin duda mejora mi ecología humana. Los que estamos a favor del teletrabajo como modalidad de empleo tendemos a resaltar sus aspectos positivos, pero esto no debería impedir pensar entre nosotros cómo mejorar lo que puede ser mejorado. Dentro de un entorno no formal y no registrado, los teletrabajadores, como otros grupos de personas, compartimos con otros angustias, alegrías y preguntas. Trataremos de resumir lo que fuimos obteniendo de esos intercambios, desde el primer momento en que un teletrabajador se reconoce como tal, hasta ese punto en que trata de realizar su tarea en las mejores condiciones posibles, mirándose en ese espejo que son los otros teletrabajadores, para volver a definir nuestro punto de partida: el teletrabajo con calidad de vida. De esto tratará, si es aceptada, nuestra ponencia en el telework. Los esperamos ahí. Si no se han anotado, por favor vean el Call for Papers en http://www.caminandoutopias.org.ar/accesible/?id=noticias&n=80  o en http://telework2010.tic.org.ar/es/enviar/abstract/ Los abstracts son resúmenes del trabajo que el investigador está realizando, para que una vez aceptado pueda enviar el Paper final antes del 31 de mayo de 2010. Para colaborar con su tarea hemos creado un grupo facebook al que puede acceder en forma libre: http://telework2010.tic.org.ar/es/facebook/Vengan a compartir con otros sus trucos para teletrabajar con placer, disfrutando lo más posible de esto que hacemos que, por ser relativamente nuevo, aún puede ser madurado.

Fuente: ()