Tecnologia

Problema específico del dominio en Internet

Los nombres de dominio son una cruza de números de teléfono dirección, marca y designación...

El dominio es un instrumento que fue desarrollándose con un propósito de identificación técnica y sólo posteriormente, se le dieron otras finalidades en el plano registral y comercial.

En el ámbito de la informática cada computadora tiene un “domicilio numérico”, compuesto por números que proveen la información necesaria para identificarla en una conexión con otra terminal. Por cuestiones meramente prácticas, se ha reemplazado el sistema numérico por letras, y para ordenarlo se dio una característica que significa que se está operando dentro de la red WWW son las siglas de World ¨Wide Web y viene a significar algo así como la “telaraña” o red mundial. Estos dos elementos se encuentran siempre en todas las direcciones de WWW y, estrictamente, no forman parte del nombre de dominio.

Específicamente los nombres de dominio se integran con diferentes partículas, unas genéricas e insuceptibles de monopolio, y otras especificas, monopolizables y sobre las cuales se centran los conflictos legales. Estas partículas están separadas por puntos y adquieren mayor especificidad de derecha a izquierda. Así el primer sufijo de la derecha indica el dominio de nivel superior (DNS), geográfico, luego de  dominio de nivel superior genérico que señalan la actividad, es decir “el .com” , es para uso comercial, el “.net” (punto net) para proveedores de servicios de redes, el . org (punto org)para organizaciones varias y sin fines de lucro, el .edu (punto edu) indican instituciones educativas, el .int para organizaciones internacionales y bases de datos de internte, etc.

A continuación de los DNS y a la izquierda se encuentra el dominio de segundo nivel, sobre éste se centran los conflictos.

La Lanhan Act (Ley de Marcas de Estados Unidos) define al dominio de Internet en su artículo 45, como cualquier designación alfanumérica que es registrada con o asignada (…)como parte de una dirección electrónica en Internet.

Por otra parte en nuestro derecho no caben dudas que se encuentra englobado en el concepto de propiedad amparado por el artículo 17 de la Constitución  Nacional.

El nombre de dominio tiene una función identificadora igual a la marca. Distingue el objeto que designa de otros, pero también es necesario recalcar que posee ciertas características técnicas que lo diferencian de aquella. Así, tiene un carácter único y no permite la diferenciación por su aspecto.

En cuanto al carácter único significa que no es posible que existan dos iguales en cabeza de distintos titulares. Acá surge una diferencia con el ámbito marcario en donde dos personas pueden ser titulares del mismo signo y convivir en forma pacífica siempre que tengan un alcance diferenciado (Conf. Art. 3º Inc. A y b de la ley 22.362) u operen en países diferenciados.

Es decir que el principio de especialidad no opera en los nombres de dominio no siendo esta carencia suplida por los dominios de nivel superior que se refieren a la actividad o localidad u origen geográfico. Por otra parte tampoco se podría recurrir al uso de diferentes caracteres para su diferenciación ya que los buscadores no reconocen tales distinciones. Este problema toca los derechos intelectuales y está muy vinculado también el derecho marcario.

Los problemas que genera esta nueva tecnología son fáciles de imaginar, asi como el dinero que se mueve a través de la red. Tengamos en cuenta que cualquier persona que realiza una búsqueda por Internet, coloca en los buscadores el nombre de la marca o designación con las cuales son  habitualmente conocidas las empresas, esto conduce a que las empresas traten por todos los medios de hacer coincidir el nombre de dominio con la marca, llegando incluso a cambiar su marca para hacerla coincidir con el dominio de Internet.

Esta situación, vinculado a que los dominios de Internet son de muy sencilla inscripción y sumamente económicos –en nuestro país hasta el momento es un trámite gratuito- puede ser hecho íntegramente por Internet, es instantáneo y comúnmente no está sometido a examen ni oposición, conlleva a que la ciberpiratería realice negocios mediante la inscripción de marcas reconocidas como nombres de dominio propios.

Es sabido que el derecho protege a quienes intentan y desarrollan nuevos bienes en el mercado confiriéndole privilegios especiales, principalmente un monopolio temporario en la explotación, lo cual permite cobrar reglas y recuperar el dinero invertido, pero aquí lo que está ocurriendo es la inscripción de marcas ajenas para que luego de su registración ser protegido y lucrar con su transferencia vendiéndoselos a los anteriores titulares.

Tenemos que ver cuál es la naturaleza jurídica de los nombres de dominio  sobretodo si tenemos en cuenta que lo definimos como una mezcla de número de teléfono, dirección, marca y designación.

Hoy en día el dominio tiene una distinta función, por lo que los nuevos emprendimientos deben atender en forma simultánea la marca y el dominio.

Los nombres de  dominio son bienes inmateriales y su titularidad se protege en un sentido amplio por el instituto de la propiedad, siendo inmateriales y producto del intelecto, se engloban dentro de los derechos intelectuales. Los institutos que integran la propiedad intelectual (patentes, modelos y diseños industriales, marcas de productos y servicios, designación de actividades, derechos de autor y de obtentor) presentan las siguientes características:

  1. Su contenido es negativo, sólo confieren la facultad de prohibir.
  2. Se refieren a bienes inmateriales. 
  3. La actividad excluida debe exceder del marco doméstico (no debe tratarse de una actividad privada)
  4. Están limitados temporalmente.


Cabe entonces analizar si los nombres de dominio satisfacen estas condiciones. La mayor duda se plantea con respecto al primer punto, pues la facultad de prohibir una conducta determinada debe ser de origen legal (art. 19 de la CN), y en materia de dominio no hay norma prohibitiva. En realidad, el impedimento del uso de un nombre de dominio es una cuestión fáctica, en nuestro país la entidad que administra la inscripción de nombres de dominio –NIC- Argentina sigla  que identifica al ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto en su carácter de administración del dominio Argentina de Internet – expresamente señala que la legalidad del registro es exclusiva responsabilidad del depositante como lo señala en los art. 9/13 de las Reglas para el registro de Nombres de Dominio Internet Argentina aprobadas por la Resolución de ese Ministerio Nº 2226/2000.

Dra. Renée Muchen

 

 


 

Fuente: ()