Editorial

Cumbre Iberoamericana 2009- DECLARACION DE LISBOA

Comentario respecto a la reunión de las Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de los países iberoamericanos, reunidos en Estéril, Portugal, los días 30.11. y 1-12-2009, en torno al tema “ INNOVACIÓN Y CONOCIMIENTO “

[15 diciembre 2009] Los mandatarios iberoamericanos suscribieron la Declaración de Lisboa, en momentos de crisis financiera y económica de un sistema mundial que deteriora sensiblemente la calidad de vida de los pueblos.

El acuerdo explicitado en 33 puntos está sostenido en los avances científicos-tecnológicos generados con el descubrimiento de la microelectrónica y su aplicación a los procesos productivos, sociales, económicos, educacionales, ambientales, políticos e institucionales, que hacen al desarrollo de las sociedades que componen esta región.

Taxativamente y conscientemente declaran que la Innovación y el Conocimiento se expresan en las herramientas de esta época para lograr una sociedad más justa, basada en los principios universales de bienestar común, de progreso, de paz, de defensa de la tierra como casa común de todos los habitantes, sostenida por el Acerbo Iberoamericano.

Dejaron establecido como estrategia del Estado,  la apropiación de instrumentos de Innovación y Conocimiento que señalan el sentido que tomarán las políticas públicas en los próximos años, políticas de integración y beneficio común.

Acordaron  variadas medidas gubernamentales a implementar que abarcan todas las áreas en las que se desenvuelve la sociedad, incorporando nuevos sentidos de desarrollo, nuevas miradas y objetivos nacionales y regionales, teniendo en cuenta el significado determinante que tienen las categorías Innovación y Conocimiento, en este momento histórico de avance impetuoso de la ciencia y la tecnología.

Tratar de poner esos instrumentos al alcance de toda la población, alentándola a su uso consciente e incorporándolas en todas las actividades, expresa un grado de madurez de parte de los Gobiernos y Estados que firmaron este acuerdo.

Esta madurez se manifiesta en la incorporación de los adelantos científicos-técnicos a la producción de bienes materiales y culturales, el propósito de desarrollar e incentivar el estudio científico, la investigación y el conocimiento propios, nacional  e iberoamericano, que garantice la soberanía y la independencia, teniendo en cuenta nuestras identidades, nuestra historia, nuestros intereses y necesidades,  nuestro desarrollo y bienestar.

Por primera vez, las Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de los países Iberoamericanos, hablan de teletrabajo en el Punto Nro. 6 : Desarrollar e incentivar estrategias de fomento de la inserción laboral, la promoción de emprendimientos y la ampliación de las garantías y calidad laboral, incluyendo el empleo de las Tecnologías de la Información y el Conocimiento (TIC) y el TELETRABAJO para la generación de trabajo digno””

El Teletrabajo ya constituye en el mundo, una forma de trabajo adquirida por la sociedad. Era difícil imaginar el avance que tendría en esta década pasada cuando en el año 2000, lo impulsáramos decididamente desde el Centro de Teletrabajo y Teleformación de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

Naum Poliszuk
MCST Sonia Boiarov.
Co- Fundadores del CTT y Directores por Resolución 2069

Fuente: http://www.oei.es/Declaracion_Lisboa.pdf

Fuente: ()