Editorial

Revolución Industrial: fin de un ciclo histórico

Una pregunta cubre el horizonte: ¿la actual crisis financiera, ecológica, cultural y política, esta vinculada con la propia crisis de la modernización, con el fin de una época histórica?

1ro. de Octubre de 2012

Analizando la actual crisis económica de los países centrales de Europa, incluído los EE.UU., podemos observar que se amplía el contenido de la crisis hasta abordar problemas sociales, educativos,  culturales., estatales, y hasta el sentido común de los habitantes, que no entienden como si hay tanta plata, si hay gente tan rica, millones no tengan trabajo y además les imponen más sacrificios, les rebajan los salarios, y quedan en la miseria.

Lo notorio, lo que se vé y escucha, son las acciones militares de esos paises agresores, que  siguen fabricando armas, siguen produciendo mortiferos misiles , mientras cierran fábricas textiles, de alimentos, del calzado, etc.

La cuestión sigue siendo la composición de LAS FUERZAS PRODUCTIVAS y su relación, su incidencia en las relaciones sociales que se conforman para producir, para vender y para comprar, para poder vivir, alimentarse, vestirse, estudiar, y tener un desarrollo integral de toda la sociedad .

Una pregunta cubre el horizonte: ¿la actual crisis financiera, ecológica, cultural y política, esta  vinculada con la propia crisis de la modernización, con el fin de una época histórica?

Leemos y escuchamos diariamente que “se piensa, se dice, que nada indica el fin de una época y el nacimiento de otra”. Según pregonan algunos.

Pero, los componentes de las Fuerzas Productivas cambian constantemente. A tal punto que con el descubrimiento de la microelectrónica, las nuevas tecnologías hacen posible reemplazar la mano de obra, la fuerza de trabajo por la robotización, por la automatización, y su aplicación rompe con todas las reglas conocidas.

Esos procesos también sucedieron a fines de 1700, cuando se descubrió la forma de producir energía artificial, y “la máquina” movida por esa clase de energía.

Es de esta manera, cuando a las Fuerzas Productivas incorporan “las máquinas que suplantan y superan las herramientas manuales”, es cuando nace la Primera Revolución Industrial.

También hubo en aquellos tiempos la reacción violenta de los artesanos que rompían las maquinas, echándole la culpa de sus sufrimientos.

Sin embargo, ese cambio en las Fuerzas Productivas marcó el fin de una época y el nacimiento de otra época. La época del sistema de producción de mercancías

Se debe admitir que este sistema social global, vigente y dominante hace muchos siglos, no se desmorona de un día para otro, Pero resulta cada vez más claro y evidente que la Revolución Industrial está dando por finalizado su ciclo histórico.
Como consecuencia  de los avances científicos y de los descubrimientos, nació y está creciendo la Revolución Microelectrónica, y con ella, una nueva forma de producir, teletrabajando, de proveer a la sociedad de los productos y servicios que necesita.

Hoy también varios sectores, intelectuales y profesores universitarios, economistas y sociólogos neoliberales, de la izquierda y ultra-izquierda, promueven la desconfíanza en las TIC, en la Ciencia de la Computación, en el  Teletrabajador que es la expresión más genuina de los cambios en la forma de producir, de los cambios que traerá en las relaciones sociales, en la cultura, en las instituciones políticas y estatales, en las costumbres, en el sentido común de las poblaciones del mundo.

Esta crisis existencial de estos sectores es demostración palpable de que no hay posibilidad de volver a los paradigmas de una época pasada.

Y…. menos todavía de usar viejos conceptos y categorías propias de la Revolución Industrial, de este Sistema desbarrancado caído en una crisis muy grave, para analizar la Revolución Microelectrónica, los avances tecnológicos, y el rol de los Teletrabajadores en este nuevo ciclo histórico que se ha iniciado.

Naum Poliszuk
Cofundador y Codirector del CTT
Resolución 2069 del año 2000.
Consejo Directivo de la FCS. UBA.

Fuente: ()