Editorial

LA REVOLUCION MICROELECTRONICA Y EL TELETRABAJO II

“Estamos entrando en una nueva época de la sociedad humana” dicen los filósofos, los economistas, los sociólogos, los empresarios, los trabajadores, los gobiernos de todos los países.

[15 de junio de 2012]

..”una época signada por descubrimientos científicos que aplicados a los procesos productivos por medio de aparatos  tecnológicos nuevos, no solo determinan cambios en la producción de bienes materiales y culturales sino cambios en la conciencia, en el sentido común de la sociedad“

Esos cambios subjetivos son lentos y llevan mucho tiempo. Observemos que hasta este momento histórico todas las épocas anteriores en que vivió la sociedad humana -por ejemplo la comunidad primitiva; la sociedad esclavista; la época de los feudos con las monarquías y la aristocracia; hasta la época actual de imperio capitalista-, los descubrimientos científicos en su mayoría – y su posterior aplicación tecnológica derivaron en suplantar el esfuerzo físico.

Esfuerzo físico entendido como el sistema nervioso, muscular, y el desgaste de sus funciones humanas en exceso que conllevó a muertes prematuras.

Los descubrimientos y aplicaciones tecnológicas que derivaron en la energía artificial que movía a las máquinas, es el aporte fundamental de la Primera Revolución Industrial del siglo XVIII.    

Es el proceso industrial por el cual con la obtención de Fuerza Motriz, y por la invención de máquinas que modifican los objetos sin necesidad de la fuerza humana, cambian las relaciones sociales, los modos de vida y las ideas que se tenían hasta entonces. 

Hoy estamos participando de los cambios tecnológicos, del aporte de la ciencia a un nuevo paradigma. Asistimos al “parto” del nacimiento de una nueva época, también en forma lenta, dificil, en contradicción constante con fuertes intereses que confrontan entre sí.

Los actuales descubrimientos de la microelectrónica, de su potencia energética, de su aplicación  tecnológica en todos o casi todos los ámbitos de nuestra vida, lleva consigo un carácter distinto que el anterior descubrimiento de la fuerza motriz y la máquina, es una época distinta a la Sociedad industrial .

Los cambios que se están operando ya no solo admiten el suplantar el esfuerzo físico del hombre sino además suplantar el trabajo intelectual en algunos aspectos, el cúmulo de conocimientos que adquirió históricamente y su capacidad cognitiva.

Los nuevos descubrimientos científicos y su aplicación tecnológica como la computadora, el robot, la automatización, la información, la posibilidad de trabajar a distancia comunicados en red con otros teletrabajadores, modifican las relaciones sociales y crean otras nuevas, diferentes.

Los cálculos matemáticos, las disposiciones horarias, la educación a distancia, los tratamientos médicos y las operaciones a distancia, los proyectos y la información a distancia, incluida la producción de bienes materiales y culturales a distancia, sin poner a trabajar al hombre, sin que tenga que usarse la fuerza de trabajo en ese proceso productivo, es ahora posible.  Todo esto tendrá, un cambio social casi impensable, un cambio de la subjetividad de las personas que es difícil de prever, una forma de vivir que, en ciertas circunstancias de la acción de los distintos grupos sociales en contradicción, se podrá vivir de una manera donde todos los seres humanos puedan comer, vestirse, cuidarse, gozar, divertirse, durante muchísimos años más que lo que lo hacen ahora.

Permítanme mencionar al Doctor en Filosofía Pablo Lorenzano. Reporteado por Leonardo Moledo sobre Biología dijo: ..”Y el conocimiento

si bien es producto de intercambios sociales, es también intercambio con aquello que excede a los objetos y a las relaciones sociales”.

… “pero SÍ hay que reconocer la dimensión social que tiene el conocimiento científico. ”

No nos cabe dudas a los TELETRABAJADORES que vemos a diario la resistencia a difundir este conocimiento científico, a teletrabajar, a cambiar las relaciones productivas, a reconocer la capacidad de los teletrabajadores que no necesitan control diario, a reconocer que el teletrabajo responde a los cambios de época que han comenzado.

 

Naum Poliszuk

Co-fundador y Co-Director del

CTT. De la FCS. De la UBA

Según Resolución nº 2069/2000.

Consejo Directivo.

 

 

Fuente: ()