Editorial

La revolución microelectrónica y el teletrabajo

Sobre la Revolución Microelectrónica, su génesis y los cambios que están comenzando a producirse en la sociedad.

MAYO 15 DE 2012

La mayoría de las veces los hechos no son pensados con anterioridad. Se ha tratado de prever, de suponer que tal cosa ocurriría, que tal fenómeno social sería la consecuencia inevitable de lo que estaba ocurriendo.
Pero no sucedió de la manera prevista.  

Escritores, novelistas, dieron rienda suelta a su imaginación y basándose en lo que sabían y entendían, escribieron relatos inolvidables, situaciones individuales y colectivas que nos parecían puras fantasías, sueños irrealizables.

Recordemos algunos “Cuentos de Andersen “, “Viaje al centro de la Tierra” de Julio Verne, entre otros autores que escribieron qué pasaría en tiempos venideros.

Pasaron muchos años, los descubrimientos científicos corroboraron en forma parcial aquello que hacía varias decenas de años se habían escrito  por obra y gracia de una enorme imaginación, muchas novelas y cuentos, relatos y representaciones fantásticas del futuro, y que, muchas de ellas se convirtieron en realidad.

Pasa esto con la Revolución Microelectrónica, su génesis y los cambios que están comenzando a producirse  en la sociedad.  

El Boletin de Información OIT de la Organización Internacional del Trabajo dice:
        1985 : Comienza la Revolución Microelectrónica
  “Un microprocesador consistente en una microplaqueta o pastilla de silicio sumamente fina de 1,60 centímetros aproximadamente, es considerada como la innovación más revolucionaria del presente siglo, representando un invento casi tan importante como el de la rueda, se afirma en el trabajo LA REVOLUCIÓN MICROELECTRONICA”  A. Fush. Ginebra. Abril 8 de 1979 .

Sigue diciendo el informe …“extrema complejidad... supone hacer una evaluación futurológica de los problemas de desempleo……. (  )…… sin dejar de prevenir que las microplaquetas causarán tensión laboral y social “”….
“… este fenómeno tecnológico “” … lo explica el informe de la OIT : “” En cada microplaqueta se impone y trata el ácido en un circuito microscópico convirtiéndola en una especie de computador rudimentario, capaz de almacenar una enorme cantidad de datos.

En 1960, la capacidad de una microplaqueta del tamaño de una uña era de 10 elementos de información. En 1978 era de 30.000 elementos, de manera de ejecutar en un minuto varios millones de operaciones programadas.
Para la década del ´70, proyectaban más de un millón de elementos de información por minuto.
“Como muchos microcircuitos que se usan en las computadoras para funciones lógicas y de memoria, se estima que la potencia de un microcomputador de una miniplaqueta, equivaldría en 1985 a la de un equipo que hace 25 años ( 1960 ) ocupaba el espacio de una habitación”..

El Instituto de Tecnología de Massachussets dijo “ si el progreso técnico de la industria automotriz hubiera seguido el mismo ritmo que el de la electrónica el costo de producción de un auto Rolls Royce sería de U$S 2, 50, equivalente a $ 12,- de la actualidad., y con un litro de nafta cubriría 500 km de distancia.

Las grandes empresas decían que deberán gastar miles de millones de dólares en su intento de seguir “el paso” de la Revolución Microelectrónica.

Los gobiernos, afirmó la OIT, saben que la microelectrónica “impacta severamente sobre la economía y la sociedad”. Acaloradamente se discute que “ las microplaquetas aumentarán el desempleo”. Y que “la revolución microelectrónica plantea un dificil dilema a la industria y a la mano de obra”.

Difícil resulta determinar qué pasará en el futuro no muy lejano.
La Confederación de Industrias Británicas  afirma :  “casi todas las actividades se verán afectadas. Ocurrirá por la urgente necesidad de aumentar la productividad , mantener la capacidad de competir, y atender las aspiraciones de la población con ayuda de las tecnologías de los microprocesadores” .

Evidentemente, el sistema actual de producción corre un grave peligro. La crisis lo pone de manifiesto. Y es significativo que les pase a países desarrollados de Europa.  
Leyendo este Informe de la OIT de 1979. puede pensarse que “en la misma medida en que la Revolución Microelectrónica se vuelve la Fuerza Productiva de la Crisis del Sistema Productor de Mercancías, también puede volverse una Fuerza Productiva de la Justicia Social, en relación a los intereses inescrupulosos empresariales (R K).

Los teletrabajadores levantamos nuestro requerimiento de que se ponga en discusión y debate , desde la Universidad hasta en las Sociedades de Fomento, el futuro del trabajo con la Revolución Microelectrónica.

Naum Poliszuk
Co-fundador y Co-Director
del CTT. De la FCS. UBA.
Resolucion 2069/2000
Consejo Directivo 

Fuente: ()