Editorial

Un camino correcto

Podemos leer actualmente, las reflexiones de economistas, sociólogos, políticos sobre el rumbo que hemos tomado en el proceso de crecimiento de la economía en Argentina.

[15 de febrero de 2012]


Con Sonia venimos sosteniendo que para que ese rumbo fructifique es imprescindible que se pase de la Investigación a la Innovación, y a la aplicación en el proceso productivo y social, de esos nuevos descubrimientos científicos en particular lo relativo al Complejo Electrónico, la Microelectrónica y la Ciencia de la Computación.-

Tener criterio propio, “descolonizarse” es abordar los problemas con conocimiento y audacia. Tal vez convenga reflexionar acerca de lo que está ocurriendo con las grandes empresas radicadas en los EE.UU., Alemania y Japón. Por un lado, se trasladan a países asiáticos y  africanos donde se encuentran enormes poblaciones de indigentes, y los toman como mano de obra barata. Trabajan más de 15 hs. diarias produciendo mercancías para la exportación. De esa manera, aumentan la productividad compitiendo contra otras empresas.

Pero por otro lado, en sus países de origen, acumulan ganancias para lograr automatizar, robotizar la producción sin el uso de la mano de obra masiva, produciendo mercancías para todo el planeta.

Con su enorme tecnología de punta, estas empresas apuntan a ser los que abastecen a todos los seres humanos, únicos en mantener supremacía y el poder en todos los órdenes.

De este modo la brecha, la zanja que divide a esos países centrales de los países pobres, dependientes, no es solamente la riqueza, los recursos materiales y la productividad, también nos dividen los conocimientos, la investigación científica, el avance tecnológico y su aplicación a las fuerzas productivas.

De allí que siempre sostuvimos desde el CTT de la FCS de la UBA, que el TELETRABAJO es fundamental para recuperar el protagonismo en el proceso de producción de bienes materiales y culturales.

Por eso, es válido reiterar que el TELETRABAJO no es simplemente el uso de una herramienta diferente en algún lugar diferente. Significa contribuir decididamente a que se “jerarquice la ciencia, la tecnología y la innovación como herramientas para el logro de un modelo de desarrollo propio”

Significa también formar recursos humanos altamente calificados como eje de una política de inclusión social, base esencial de un proyecto a largo plazo, lo más armoniosamente posible, donde toda nuestra sociedad se beneficie.

Como bien dice Ariel Gordon, investigador, politólogo en Cash del 5.2.12.
“Las ciencias sociales pueden y deben jugar un papel importante en el desarrollo socio-económico, y la investigación aplicada en ciencias sociales al servicio de la gestión estatal es un ejemplo de transferencia en este sentido. El aprovechamiento del esfuerzo público hecho en el aumento de la inversión en la formación de recursos humanos requiere del fomento de estos vínculos y transferencias.”

Comprender que el TELETRABAJO es uno de los elementos fundamentales en el empleo de calidad para obtener un desarrollo propio y construir un país pleno y generoso, ha sido y es nuestro norte.

Fuente: ()