Editorial

Basta de Piratería! toma SOPA

Durante el mes de enero, el congresista Lamar Smith presentó el proyecto de ley que pretende terminar con la piratería de los derechos de autor en Internet. El acrónimo SOPA significa Stop Online Piracy Act y propone una pena no menor a 5 años para quienes incurran en este delito.

Basta de Piratería! toma SOPA
Durante el mes de enero, el congresista Lamar Smith presentó el proyecto de ley que pretende terminar con la piratería de los 
derechos de autor en Internet. El acrónimo SOPA significa Stop Online Piracy Act y propone una pena no menor a 5 años para quienes incurran en este delito informático. 
Aunque se trata de una ley local no está clara la jurisdicción y el control sobre los dominios .com, .net. y .org. Además una gran cantidad de servidores se encuentran en ese país. Parece que la ley podría inhabilitarlos aunque sus usuarios se encuentren en otros países. 
Aquí aparece la polemica y dos posturas bien definidas:
1- Apoyo a la Ley para crear empleo y defender los derechos de los autores. En la red se encontrarán los nombres de las 
personas, empresas, funcionarios a favor de esta normativa.
2- Los detractores que esperan que Internet no tenga controles de este tipo, opinan que compartir en Internet no es piratería 
y por lo tanto tildan de Censura al contenido de esta Ley.
La linea divisoria entre compartir y piratear no es clara para la justicia, a quien se la critica por su poco conocimiento 
técnico sobre las TIC y el hecho se agrava porque cualquier sitio sospechoso puede ser denunciado aún sin una orden judicial.
Imaginen si google en una búsqueda podría distinguir aquellas paginas que violarían la ley antipiratería y las que no.
Será posible ¿"prohibir" en Internet? ¿Quién puede estar seguro de que lo que se pretende proteger finalmente no tendrá un 
efecto contrario? 
Recordemos que la legislación sobre teletrabajo en Colombia y el plan regional e-LAC tienden a prohibir la contratación de 
extranjeros en la red por parte de las empresas. Sin embargo, la experiencia realizada en EE.UU con la prohibición de 
contratación de indios para los call centers, lo único que logró fue que las empresas no declaren estas contrataciones, pero 
no detuvo las mismas.
Es decir, que es probable que crezca la ilegalidad en la red, ya que para el común de la gente es más interesante "compartir" 
que las "limitaciones" que se puedan establecer. Seguramente no será fácil persuadirlos para que esta costumbre deje de 
practicarse cuando se trata de la propia naturaleza de la Internet 2.0
Si algo cambió la Internet 2.0 a la sociedad, fue justamente la posibilidad de "compartir", de comunicarse, de confiar, de 
protegerse. Los foros de discusión sobre alguna empresa tienen más peso y son más confiables para los ciudadanos que la 
palabra misma de las empresas al momento de comprar un producto.
¿Qué prohibición podrá ser efectiva en Internet?
¿Cómo se podría controlar la aplicación de una ley de un país, en el ciberespacio sin fronteras?
¿Que pasará con los derechos de autor y la libertad de expresión? ¿Se encontrará un camino medio entre ambas posturas? 
Es difícil de imaginar, pero por lo menos la protesta y la fuerza colectiva lograron una postergación para el tratamiento de esta ley.

Aunque se trata de una ley local no está clara la jurisdicción y el control sobre los dominios .com, .net. y .org. Además una gran cantidad de servidores se encuentran en ese país. Parece que la ley podría inhabilitarlos aunque sus usuarios se encuentren en otros países. 

Aquí aparece la polemica y dos posturas bien definidas:

1- Apoyo a la Ley para crear empleo y defender los derechos de los autores. 

2- Los detractores que esperan que Internet no tenga controles de este tipo, opinan que compartir en Internet no es piratería y por lo tanto tildan de Censura al contenido de esta Ley.

En la red se encontrarán los nombres de las personas, empresas, funcionarios a favor y en contra de esta normativa.

La linea divisoria entre compartir y piratear no es clara para la justicia, a quien se la critica por su poco conocimiento técnico sobre las TIC. El hecho se agrava porque cualquier sitio sospechoso puede ser denunciado aún sin una orden judicial y por consiguiente ser inhabilitado. Pero ello no termina alli, todos los sitios involucrados o con enlaces a los sitios denunciados podrían caer en la misma sensura.

Imaginen si google en una búsqueda podría distinguir aquellas paginas que violarían la ley antipiratería y las que no.

Será posible ¿"prohibir" en Internet? ¿Quién puede estar seguro de que lo que se pretende proteger finalmente no tendrá un efecto contrario? 

Recordemos que la legislación sobre teletrabajo en Colombia y el plan regional e-LAC tienden a prohibir la contratación de extranjeros en la red por parte de las empresas. Sin embargo, la experiencia realizada en EE.UU con la prohibición de contratación de indios para los call centers, lo único que logró fue que las empresas no declaren estas contrataciones, pero no detuvo las mismas.

Es decir, que es probable que crezca la ilegalidad en la red, ya que para el común de la gente es más interesante "compartir" que las "limitaciones" que se puedan establecer. Seguramente no será fácil persuadirlos para que esta costumbre deje de practicarse cuando se trata de la propia naturaleza de la Internet 2.0

Si algo nos cambió la Internet 2.0, fue justamente la posibilidad de "compartir", de comunicarse, de confiar, de protegerse. Hasta los foros de discusión sobre alguna empresa tienen más peso y son más confiables para los ciudadanos que la palabra misma de las empresas al momento de comprar un producto.

¿Qué prohibición podrá ser efectiva en Internet, sin que afecte otros derechos? como la libertad de expresión y el derecho a comunicarnos..

¿Cómo se podría controlar la aplicación de una ley de un país, en el ciberespacio sin fronteras? ¿Cuál es la jurisdicción?

Finalmente la pregunta es ¿Que pasará con los derechos de autor y la libertad de expresión? ¿Se encontrará un camino medio entre ambas posturas? 

Es difícil de imaginar, pero por lo menos la protesta y la fuerza colectiva lograron una postergación para el tratamiento de esta ley, lo que vuelve a demostrar la importancia de estar comunicados e informados en la Web 2.0.

 

 

Fuente: ()