E-Learning

¿Cuál es el precio de venta de mi servicio?

Cuando empezamos a teletrabajar en forma autónoma nos encontramos con el dilema de asignar un valor al trabajo que realizamos. Aquí algunos tips y sitios especializados que pueden ayudarle.

Al fijar el precio de un servicio entran en juego elementos técnicos, racionales y elementos subjetivos, emocionales.

Cuando hablamos desde el punto de vista técnico, nos encontramos con varias opciones y niveles de complejidad como por ejemplo:

  1. El precio lo fija el cliente: El cliente dirá cuánto está dispuesto a pagar y nosotros aceptaremos o no esta propuesta.
  2. El precio lo fija la competencia: El mercado presenta una orientación de lo que se puede cobrar. Muchas veces los colegios profesionales tienen honorarios sugeridos o los valores pueden verse directamente en un sitio web como: http://www.secv.com.ar/tarifas.html. Es importante hacer nuestra investigación de mercado.
  3. Componer un valor en base a costos y superávit que queremos. Algunos sitios para este análisis son: http://freelanceswitch.com/rates/ y http://www.bitacoradewebmaster.com/2004/10/28/minuta-del-webmaster-mejorada/

El precio es un elemento decisivo al momento de contratar un servicio. Especialmente porque se trata de un intangible, es decir que no se puede tocar, pero tampoco se puede ver hasta que se realiza. Esto significa que es necesario establecer una relación de confianza con el potencial contratante.

En cuanto a elementos subjetivos hay que tener en cuenta que la mente de nuestro cliente tendrá presente que lo caro es de mejor calidad. Axioma que no siempre es verdadero pero que es parte de la cultura de muchos compradores. Algunos de estos aspectos son estudiados hoy desde la neuroeconomía, una combinación de la neurociencia, la economía y la psicología que intenta explicar el proceso de elección de los individuos. Existen investigaciones que prueban como el placer del consumo está asociado al precio, de modo que si nosotros estamos diciendo que somos los mejores en algo no podemos cobrar menos que el promedio de mercado. Si así fuera, necesitaremos explicar por qué lo hacemos sino correremos el riesgo de que el cliente piense que no vamos a cumplir, o que estamos desesperados por ese trabajo, o que por vender no fuimos totalmente sinceros en cuanto a la calidad que le ofrecíamos.

Otros aspectos que tendremos en cuenta al momento de fijar un precio son la carga impositiva y en el caso de exportar decidir si cobraremos de acuerdo a los valores locales o más que eso.

La capacitación de marzo en Torres de Teletrabajo será sobre este tema. Los esperamos!!

Fuente: ()