Editorial

Lo que los líderes de Recursos Humanos deben saber sobre el teletrabajo

Desde que el teletrabajo empezó a expandirse más entre las empresas de nuestra región, aparecieron algunas dudas entre los responsables de recursos humanos que buscaban conocer de qué se trata, si está regulado, qué pasa con los riesgos del trabajo, cómo se implementa un programa, etc Espero que este ensayo que ha sido distinguido con el Premio Oscar Urrutia 2011 de la FIDAGH colabore en aclarar estos aspectos básicos.

Si bien son varias las razones por las cuales los responsables de gestionar el talento humano en las organizaciones deberían conocer sobre el teletrabajo, he seleccionado tres de ellas que considero primordiales:

 

  1. Atender los requerimientos de los jóvenes de la generación Y, y de la generación Z.
  2. La inclusión socio-laboral es parte de la responsabilidad social empresaria.
  3. Reducir costos y aumentar la productividad, manteniendo el empleo.

1.   Atender los requerimientos de los jóvenes de la generación Y, y de la generación Z.
En primer lugar porque los jóvenes prefieren aquellas organizaciones que les dan posibilidad de teletrabajar y muchos de ellos no imaginan otra forma de trabajo. Es de suponer que esta tendencia irá creciendo si tenemos en cuenta que la mayoría de nuestros países tuvo a disposición la Internet a partir de mediados de los 90’s. Si tomamos el año 1995 como referencial de la expansión comercial de la red, dentro de muy poco… en el año 2013 tendremos a los jóvenes que nacieron con Internet en el living en nuestras empresas. Aunque no sabemos con exactitud si dentro de las oficinas o conectados desde algún lugar.


2.    Responsabilidad social empresaria
El proceso histórico que implica el nacimiento de la Sociedad de la Información que todos nosotros tenemos el privilegio y la responsabilidad de vivir merece que consideremos especialmente a aquellos que están más afectados por estos cambios.
El exponente más notable y perturbador del cambio en el orden económico es el achicamiento de la sociedad industrial. Ello ha provocado que muchas personas no encuentren posibilidad de incluirse en los mercados de trabajo para los cuales fueron formados y donde han construido su experiencia laboral. Mercados que por otra parte ya no darán oportunidades de trabajo a todos. Por ello, es necesario tomar en nuestras manos la inclusión socio-laboral y atender los casos más afectados como son las personas con discapacidad, los jóvenes sin experiencia, las madres con hijos pequeños y los mayores de 45 años.


3.   Reducir costos y aumentar la productividad, manteniendo el empleo.
En tercer lugar cada día cobra más importancia la reducción de costos  y el aumento de la productividad. Las exigencias competitivas que debaten a las organizaciones entre calidad y costos, es otra de las razones para considerar el teletrabajo, pues éste puede generar significativos ahorros en cualquier momento económico en que se encuentre la empresa y al mismo tiempo mejorar la productividad. Pero me interesa destacar que ambos conceptos —costos y productividad— asociados al teletrabajo hoy permiten mantener el empleo.

La variable de ajuste en los momentos más difíciles hoy ya no deberían ser el despido, ni la reducción salarial o de horas de trabajo, ahora tenemos que sopesar los beneficios del teletrabajo antes de tomar una decisión.  En momentos desfavorables o en tiempos de crisis, un programa de teletrabajo nos permite achicar las oficinas, ahorrar alquileres, servicios y estacionamiento, pero lo más interesante de esta posibilidad es que permite mantener el empleo. En otras palabras, con el teletrabajo la variable de ajuste no es la gente, sino los espacios físicos.

Si en cambio pensamos en un momento de expansión, el teletrabajo permite crecer sin grandes inversiones en estructura. Ya no es necesario ampliar las oficinas y por lo tanto puede acelerar notablemente el crecimiento económico y la contratación de personas.
Por último, son numerosos los estudios que demuestran que los aumentos de productividad son superiores al 10% cuando se teletrabaja . Se atribuye a ello la disminución del estrés, las mejoras en el clima de trabajo, la disminución del ausentismo, la ausencia de interrupciones y una mejor concentración en las tareas, entre otros. En definitiva es innegable que si las personas están bien, trabajan mejor y son felices en sus trabajos, aumentarán su productividad.

El ensayo puede verse en:http://www.caminandoutopias.org.ar/accesible/tt_lideres_rrhh_boiarov.pdf

 

Fuente: ()