Experiencias

Fernanda Rodriguez BrizFernanda Rodriguez Briz
fernabriz@hotmail.com

Promesas web: cautela es la palabra clave

Nadie puede dudar que la web es una gran tentación para quienes tenemos ese alma inquieta que caracteriza a los emprendedores. Sin embargo, de vez en cuando nos llegan amargos relatos de quienes confiaron… y perdieron. Y nos abren los ojos.

01-06-2011

Vamos a comenzar por clarificar: por un lado muchos trabajos que tradicionalmente se realizaban desde un espacio físico de la oficina han cambiado su modalidad, pudiendo ser realizados desde la PC hogareña o desde el dispositivo móvil en plena calle. El teletrabajo se ha convertido en el ideal para muchísimas profesiones: informáticos, diseñadores, traductores, docentes, periodistas… y un larguísimo etcétera del que usted quizás ya forme parte. Esta tipología no debería acarrear riesgos: en lugar de un servicio usted brindará un teleservicio, simplemente. Usted sigue siendo un trabajador más, no importa desde dónde teletrabaje.

Hay otras opciones, sin embargo, insistentemente promocionadas. La de ganar grandes cantidades de dinero de forma rápida, casi mágica. Sea precavido: no se deje llevar por tentadoras ofertas muchas veces carentes de toda lógica o incluso de toda legalidad. Imagínese ganando fortunas por solo leer o recibir mails, le parecería lógico? Y por ser “cliente misterioso”? Y por triangular fondos provenientes de ignotos países a través de su cuenta bancaria? Piense bien, evalúe y haga como el santo… que desconfía cuando le ofrecen una limosna desproporcionada.
Analice la conveniencia de arrojarse a esos espejismos que poco tienen que ver con el "trabajo", más aun cuando para ganar usted deba invertir previamente su propio dinero o suministrar datos de su cuenta bancaria o su tarjeta de crédito. Cautela es la palabra clave.

Otra posibilidad es la de participar de la comercialización de productos y servicios por Internet, ganando una comisión por venta, y en el mejor de los casos además un sueldo fijo. Analice con precaución si el sistema piramidal podrá cumplir lo que promete, si lo que le ofrecen se corresponde con la realidad, la trayectoria y seriedad de la empresa en el rubro e incluso si se trata de un producto o servicio que cumple con las regulaciones legales de su país.
Tener un sitio web propio puede también generarle recursos: vender publicidad a empresas del sector, cobrar a sus lectores por suscribirse a determinados servicios o a membresías, son parte de las interesantes posibilidades a explorar.

Años han pasado ya desde que accedimos a mundo de Internet. Como todo lo nuevo pensábamos en todas las posibilidades; con el tiempo llegaron también los dolores de cabeza que acarreó a los más arriesgados. No se aísle: consulte con un contador, con colegas, con otros teletrabajadores, exija contratos y condiciones claros y comparta su experiencia para provecho de todos. Cautela es la palabra clave.

(¿Tiene Ud. alguna experiencia que compartir? Envíela!)

Fuente: ()