Recursos Humanos

Salud y Seguridad en el Teletrabajo

La mejor defensa ante un potencial siniestro es la adecuada documentación previa e individual de todos los factores contextuales que influyen sobre el desarrollo del teletrabajo.

15-03-11

Para conciliar salud y seguridad durante el desarrollo del teletrabajo, es imprescindible documentar desde el inicio, realizando un correcto estudio ambiental, todos aquellos factores contextuales que pueden influir en el desempeño de losteletrabajadores.

La posible siniestralidad se vincula con cuestiones diversas, que justifican  poner el acento no sólo en el uso de las TIC sino también en otros factores  que tienen  igual e incluso mayor incidencia en el teletrabajo.

Dadas las especiales características que los identifican, es clave  documentarlos según un  encuadre tecnológico-socio-ambiental. Por ello, el estudio ambiental para el teletrabajo no es exactamente igual que un estudio similar para el trabajo cumplido de manera tradicional.

Consideramos que  concentrarse en las distintas cuestiones de manera individual,  ha  quedado superado por las particularidades del teletrabajo.
Es conveniente la confección de  un informe multidisciplinario, que se transforme en una “foto”, que a similitud del Alta Temprana,  refleje, con la mayor exactitud posible todos los temas que pueden condicionar que el teletrabajador alcance un verdadero bienestar físico, moral y social,  documento que habrá de formar parte del legajo del dependiente.
Los riesgos que pueden influir en una mayor o menor siniestralidad se pueden agrupar en aquellos referidos a la vida social del trabajador, a su nueva manera de trabajar y a cuestiones estrictamente ambientales.

Muchos ítems son coincidentes con lo que acontece en el trabajo tradicional.
Son comunes los factores  relacionados con la ergonomía de los equipos informáticos y con temas como la higiene del puesto, tales como la luz o la temperatura), los  horarios de trabajo,  etc.

Por su parte, la  vida social del trabajador tiene trascendencia propia,  siendo clave la  clara diferenciación entre el ámbito laboral y el familiar para evitar desarreglos en los mismos y por ende, que sean causantes de problemas generadores de posibles patologías laborales.
La oficina del teletrabajador se asienta en su domicilio particular,  donde no siempre habitará solo. Es fundamental merituar la aceptación de su decisión de teletrabajar  por parte del núcleo conviviente, cuyo apoyo a esta nueva experiencia habrá de ser fundamental.

Se debe reflejar todos los posibles causantes de vicios posturales que puedan  desarrollar problemas estructurales en la columna o en distintas articulaciones. No solo importa el equipo informático a utilizar,  sino también el escritorio de trabajo, el ámbito donde el mismo sea instalado, el espacio suficiente para ubicar sus elementos y papeles de trabajo,  etc.
Asimismo, se deben analizar cuestiones que tengan relación con los trastornos relacionados con la exposición a las pantallas de las computadoras. Se deben tomar las medidas adecuadas para evitar el sufrimiento de dolor de cabeza y cansancio visual, cuya producción se vincula a la actividad con dispositivos electrónicos, pantallas de ordenador y similares.
No pueden obviarse las diferencias fisiológicas y psicológicas entre los trabajadores de distinto sexo y edad, al momento de organizar su trabajo a distancia.
Todo lo señalado debe ir acompañado por el aseguramiento de que se hayan adoptado medidas básicas para la prevención de los riesgos, como los que involucran a un incendio, los accidentes de trabajo de mínima o mayor complejidad, etc.
La intensificación de la cultura de la prevención requiere inexcusablemente una actuación formativa destinada a que las personas en contacto con los riesgos reconozcan su existencia y sus características, en concordancia con una  política de anticipación.
Creemos que la salud y la seguridad son ámbitos privilegiados para la implantación voluntaria de buenas prácticas.
La mejor defensa ante un potencial siniestro, es la adecuada documentación previa e individual de todos  los factores contextuales que influyen sobre el desarrollo del teletrabajo.
Solamente un informe comprensivo de los factores contextuales merituados como un todo,  es la herramienta hábil para morigerar y evitar los riesgos que impiden un adecuado nivel de salud y seguridad a los teletrabajadores.

Dra. Clara María Costamagna, abogada especialista en Derecho de Alta Tecnología (UCA 2004), integrante de Red Experta.

 

Fuente: ()