Recursos Humanos

Concentración vs dispersión: claves para el teletrabajo. 2da Parte

Continuando la nota anterior, en esta entrega describiremos los mecanismos básicos de la atención humana, y a partir de conocer su funcionamiento, podremos determinar sus ciclos de mayor productividad para que el teletrabajador pueda focalizarse en aquellas tareas que demandan mayor concentración en ambientes virtuales, y manejar adecuadamente los tiempos de mayor y menor concentración.

17 de enero de 2011

Desde los actuales conocimientos que nos brindan las neurociencias y en particular la psicología cognitiva, podemos distinguir dos procesos básicos inherentes al mecanismo de la atención: el primero es el proceso selectivo que se entiende como el foco de la atención, este proceso se define como un sector limitado y consciente de percepción sensorial en un momento determinado (atención selectiva). El segundo proceso consiste en la supresión de contenido motor o sensorial, que es incompatible con el contenido que está siendo enfocado en ese momento. Este proceso es la esencia del control de la distracción y complementa al primer proceso.

Quiere decir entonces, que la atención es un mecanismo que conlleva dos procesos simultáneos y necesarios, la excitación y la inhibición; el primero se orienta a poner en marcha y concentrar nuestros recursos cognitivos (disposición perceptiva, acceso a nuestra memoria, capacidad de cálculo y razonamiento) para llevar a cabo una tarea específica, y en la medida en que una tarea es más compleja desde el punto de vista intelectual más exigencia de estos recursos conlleva.

Tan importante como la primera es el proceso de inhibición, que se ocupa de reducir al mínimo la disposición de recursos cognitivos para aquellos estímulos que no forman parte de la tarea que concentra nuestro esfuerzo de atención. Es común que se le atribuya mayor importancia al primer proceso en detrimento del segundo, pero es un grave error esta consideración ya que ignora un concepto fundamental de nuestro sistema cognitivo: el mismo cuenta con recursos limitados, y si están dispersos en distintos focos de atención la capacidad disminuye distribuyéndose en forma parcial para atender a cada uno de ellos.

La metáfora de la memoria y capacidad de cálculo de una computadora ilustra adecuadamente la manera en que nuestro organismo asigna y distribuye atención, así como en una computadora en donde se abren varias programas al mismo tiempo, el sistema operativo fracciona y asigna memoria y capacidad de cálculo para atender a cada programa (y así disminuye el rendimiento parcial del sistema) nuestro sistema cognitivo debe fraccionar sus recursos para atender múltiples tareas.

Recomendación: Inhiba todas las tareas que le demanden recursos cognitivos cuando esté por hacer una actividad intelectualmente compleja (apague el celular, cierre otros programas de la computadora, no conteste mails, no chatee, no escuche música, excepto instrumental y suave). Aplique estas pautas y podrá advertir cómo mejora notablemente su concentración y rendimiento


Para seguir leyendo:
¿Cómo concentrarse rodeado de distracciones?


Lic. Carlos Ezeiza Pohl
carlospohl@yahoo.com.ar
Psicólogo. Investigador y docente universitario

Fuente: ()