Editorial

Feliz día mamá!

En nuestra historia reciente, muchas mujeres se han encontrado en el dilema de decidir sus vidas alrededor de la profesión o de los hijos. Con la irrupción tecnológica en el hogar ahora las mujeres toman la decisión y muchas quieren todo!

15-10-10

Más allá de la discusión sobre si ser mujeres multifunción será bueno o no, la realidad es que antes de tener computadoras e Internet en casa la decisión sobre si seguir trabajando o dedicarse solo al hogar era mucho más drástica. 

La fuerza de trabajo femenina ha ido creciendo desde los años 80 hasta convertirse en el 40% de la fuerza del trabajo total. Cada vez son más las mujeres que se preparan, estudian, trabajan y también crean sus propias empresas.

Pero, todas las decisiones tienen un costo de oportunidad y parece ser que el de la mujer trabajadora ha afectado directamente a las tasas de natalidad haciendo que estás disminuyan considerablemente en los últimos 20 años.

Veamos algunas estadísticas y conceptos.

La tasa de natalidad depende de la tasa de fecundidad y ésta a su vez está influenciada por muchos factores, pero el principal es el nivel cultural. Durante muchos años se creyó que el mayor número de nacimientos estaba vinculado a las épocas de prosperidad económica sin embargo hoy las estadísticas muestran que el factor más importante es la cultura. Para ser más clara: a mayor cultura, menor número de hijos se tienen. Si esto lo trasladamos a nivel de un país, los más desarrollados han disminuido sus tasas de natalidad vertiginosamente y en algunos casos  ̶ como Italia y Alemania- esta tasa es negativa. Para los restantes países europeos, las estadísticas de Eurostat muestran que se procrea menos de dos hijos por mujer.  Esto es todo un cambio a la conocida familia tipo compuesta por dos padres y dos hijos que todos dibujábamos cuando íbamos al colegio. Una tasa “2” es la mínima necesaria para asegurar el reemplazo de la especie y mantener los números poblacionales estables.

Por otro lado la evolución en edades para la maternidad ha pasado de un promedio de 25 a 30 años en el termino de 15 años. Hoy las mujeres esperan terminar sus carreras universitarias para pensar en la maternidad y también para casarse. Tasa que también se ha visto disminuida en los últimos años.
Recuerdo que en Diciembre de 2004 nos visitó en la Comisión de Teletrabajo del Ministerio de Trabajo el Dr. Angelo Mellone del INAIL -Istituto Nazionale Assicurazione contro gli Infortuni sul Lavoro. Comentaba que la reforma Biagi había incorporado el teletrabajo para alentar la maternidad ya que la tasa de natalidad de su país era una de las más bajas de Europa, incluso más baja que la de Suecia.

Es innegable que la mujer se ha empoderado a través del trabajo y desde allí construye la tan ansiada equidad de género, y hasta una nueva identidad… y esto es algo que no está dispuesta a resignar.  La independencia económica de la mujer también ha producido un notable aumento de los divorcios.

Las tecnologías en el living permiten que muchas mujeres “decidan” cuidar y ver crecer a sus hijos sin descuidar su vida profesional y tal vez dentro de unos años veamos estadísticas con tasas de natalidad en aumento frente a estos cambios que nadie puede negar.

Feliz día a todas las madres!

Fuente: http://www.ilo.org/public/spanish/region/ampro/cinterfor/temas/gender/doc/cinter/tra_dec/iii.htm
http://www.argentinamunicipal.com.ar/despachos.asp?cod_des=6258&ID_Seccion=82

 

Fuente: ()