Recursos Humanos

El teletrabajo y las mamás profesionales

El teletrabajo emerge como una alternativa interesante para la mujer y lograr finalmente el equilibrio entre la vida familiar y el trabajo. Ahora bien, la pregunta es: ¿por qué no se aplica en forma masiva esta modalidad de trabajo?

15-10-10

La mujer actual ha incorporado nuevos roles y tareas a su vida. A las tareas del hogar y cuidado de los niños, se le ha sumado su carrera y labor profesional. La necesidad de tener un trabajo o bien una carrera profesional surge por  razones económicas. Por cuestiones de desarrollo personal ó bien por ambas. Frente a este complejo escenario de roles, tareas y responsabilidades, el teletrabajo emerge como una alternativa interesante para compatibilizar estas tareas  y lograr finalmente el equilibrio entre la vida familiar y el trabajo.
 
Teletrabajar significa organizar y trabajar a distancia,  utilizando las tecnologías de la información y comunicación (las denominadas Tics).

Actualmente  se cuenta con una amplia gama de herramientas tecnológicas de fácil acceso y económicas que permite teletrabajar: banda ancha, telefonía, sistemas de conexión remota, pc, laptops, teléfonos celulares, entre otros. Sencillamente utilizando una pc, banda ancha y un sistema de conexión remota (VNC real, VNC Team Viewer, Escritorio Remoto de Windows)  una persona se puede conectar a  su computadora laboral y utilizar los programas y archivos con que habitualmente trabaja. De esta manera, se logra eliminar tiempos ociosos de transporte , trabajar por objetivos y   aumentar  el nivel de calidad de vida del trabajador.

Asimismo es una modalidad interesante  para ampliar licencias por maternidad, las cuales pasados los 45 días ó bien 60 días posteriores al nacimiento , obligan a las madres a regresar a su puesto de empleo ó bien tomar el estado de excedencia, el cual es sin goce de sueldo y repercute directamente en la economía familiar. 

Ahora bien,  la pregunta es: ¿por qué no se aplica en forma masiva esta modalidad de trabajo? Por qué no se considera la modalidad de teletrabajo en forma total o parcial en el caso de mujeres embarazadas o con niños pequeños  si se cuenta con amplio marco tecnológico? Por qué son contadas en Argentina las empresas que ofrecen estos convenios? Por qué se debe negociar esta modalidad en las pymes?

La respuesta de estos interrogantes se encuentra en la falta de marco legal, social y cultural que tiene el teletrabajo. A la fecha se cuenta solamente con un proyecto de ley del 2 de julio del  2007 impulsado por el Ministerio de Trabajo el cual surge como consecuencia de la Ley 25.800 del Convenio 177 sobre trabajo a domicilio, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El mismo establece un marco general del tema en cuanto a: igualdad de derechos para trabajadores presenciales  y teletrabajadores, privacidad del teletrabajador, equipamiento  necesario para teletrabajar y pautas de negociación colectiva e individual, además de enunciar a la ley 20.744 como ley aplicable para todas aquellas cuestiones no contempladas en dicho proyecto. Si a esta falta de marco legal, se le agregan “los mitos” del teletrabajo referidos a que el teletrabajo precariza, aisla y disminuye la productividad del trabajador, entre otras, el escenario actual es bastante pobre.

Por todo lo expuesto, se considera necesario avanzar en el marco legal  para que el teletrabajo se difunda y comience a ser considerado como una modalidad que busca dar calidad de vida a los trabajadores, sobre todo a las mujeres en su etapa de embarazo y con niños pequeños y en su licencia por maternidad.

Autora: Patricia Verónica Muñoz
Mail:
info@estudiomunoz.com.ar
 

Fuente: ()