Actividades

Wendy Spinks, presidente de ITA. Sus reflexiones sobre Telework2010

"Si el interés en el teletrabajo fue marcado en los EEUU en los años ´80 y en Europa en los ´90, 2010 parece ser definitivamente el año del impulso en Latinoamérica y el Caribe. En este sentido, sugiero mirar hacia esta región para encontrar los líderes del teletrabajo de la próxima generación."

15-09-2010

(Versión original, en ingles, debajo. English version below)

Evento Internacional de Teletrabajo 2010: Buenos Aires

La International Telework Academy (y su antecesora, la International Telework Foundation) ha llevado a cabo seminarios internacionales sobre teletrabajo desde 1996. El objetivo principal de los seminarios ha sido promover la investigación académica en el área del teletrabajo y las nuevas formas de trabajo, estimulando el intercambio entre investigadores, profesionales y funcionarios.

Varios seminarios se han llevado a cabo entre otros países en Gran Bretaña, Países Bajos, España, Suecia, Finlandia, Japón, Brasil, Canadá y Grecia, pero ha sido un verdadero placer que la edición número 15º se haya realizado en la Argentina por primera vez en agosto de 2010.

El lema de este año ha sido “Teletrabajo para el desarrollo sustentable”, un tema de mucha actualidad tanto para Latinoamérica como para cualquier otra región. En años anteriores el teletrabajo se ha pensado como una respuesta para mejorar la calidad del aire, para disminuir la congestión vehicular, para revitalizar comunidades rurales y para lograr un mejor equilibrio en el desarrollo de países tan diversos como Finlandia, Australia, Japón o Estados Unidos. Sin embargo, el desarrollo sustentable que se discutió en Buenos Aires tuvo un mayor alcance y se focalizó en mejorar la estructura misma de la sociedad. Por ejemplo los subtemas discutidos durante los dos días del evento académico del 25 al 26 de agosto -al que asistieron más de cincuenta personas de más de diez países- abarcaron la inclusión laboral, el desarrollo sustentable social y económico y las nuevas relaciones del trabajo y las necesidades de legislación del teletrabajo.

Dado el abrumador número de papers presentados, no fue posible que cada autor presentara su paper individualmente. Por lo tanto los organizadores decidieron (involuntariamente quizás) reinstalar una de las primeras prácticas de los Seminarios ITA: las sesiones de debate. Los autores fueron agrupados de acuerdo a las temáticas de sus papers para compartir sus hallazgos y discutir de qué manera el teletrabajo podría tener un impacto favorable en la temática analizada. Estas ideas fueron posteriormente presentadas en la Sesión Plenaria y compartidas el día siguiente, durante el Simposio Abierto del día 27 ante los demás participantes. Esta dinámica no solamente permite a los investigadores conocerse muy bien unos a otros, sino que también estimula el pensamiento más allá de los límites de los papers y ayuda a establecer una agenda de investigación futura. Sé que todos los que participaron en estas sesiones se fueron con una sensación de logro y con renovada motivación.

Dado que la mayoría de los participantes provenían de Latinoamérica, las discusiones más animadas estaban centradas en temas que no veríamos en un escenario europeo. La cantidad de papers sobre temas legales, por ejemplo, sería inusual en Europa o los Estados Unidos, pero refleja el saludable interés por el tema del teletrabajo de parte de muchos expertos de la región en la materia legal así como de funcionarios. Otro de los temas fue la inclusión social, especialmente de mujeres y de trabajadores con discapacidad. La urgencia de este debate puso de manifiesto que, aunque Europa, EEUU y Japón comparten muchos de los problemas de América Latina, la gravedad de estas cuestiones en esta parte del mundo es mucho más evidente. Esto significa que el teletrabajo puede tener aquí un impacto aún mayor posibilitando varios niveles y formas de inclusión.

En resumen, el Seminario demostró un alto nivel de interés y actividad específica sobre el teletrabajo. Pudimos escuchar experiencias sobre servicio público en Costa Rica y Brasil; sobre legislación específica en Colombia; sobre oficinas virtuales en Argentina; sobre el interés gubernamental en Ecuador; sobre teletrabajo y discapacidad, en Perú; y muchos otros casos que sin dudas serán mencionados en este boletín. Si el interés en el teletrabajo fue marcado en los EEUU en los años ´80 y en Europa en los ´90, 2010 parece ser definitivamente el año del impulso en Latinoamérica y el Caribe. En este sentido, sugiero mirar hacia esta región para encontrar los líderes del teletrabajo de la próxima generación.

En nombre de la International Telework Academy, ITA les hago llegar mis felicitaciones a todos aquellos que trabajaron tan duro para lograr este exitoso evento; mi agradecimiento a los muchos sponsors que hicieron posible que todos pudiéramos reunirnos para compartir ideas; y los mejores deseos y mi aliento para todos los esfuerzos actuales y futuros para la promoción del teletrabajo.

Wendy A. Spinks
Presidente
International Telework Academy

 

International Telework Workshop 2010: Buenos Aires

The International Telework Academy (and its forerunner, the International Telework Foundation) has conducted an annual international workshop on telework since 1996. The major aim of the workshop series is to promote academic research in the area of telework and other new forms of work, and to encourage exchange between researchers, practitioners and policy makers in the field.

The academy has held a number of workshops including the UK, Netherlands, Spain, Sweden, Finland, Japan, Brazil, Canada and Greece, but it was with special pleasure that we saw the 15th Workshop hosted in Argentina for the first time in August 2010.

This year’s workshop theme was “Telework for sustainable development”, a timely topic for the Latin American region and elsewhere. In the past, telework has been used to help improve air quality, decrease traffic congestion, revitalize rural communities and help achieve more balanced national development in countries as diverse as Finland, Australia, Japan and the United States of America. However, the sustainable development under discussion in Buenos Aires was more far-reaching and focused on improving the very fabric of society. For example, the subtopics for discussion at the two-day academic event on August 25-26, which was attended by some fifty people from more than ten countries, ranged from labor inclusion, sustainable social and economic development to new working relations and legislative requirements.

Due to the overwhelming number of papers submitted, it was not possible for everyone to present his or her paper as such. The organizers therefore decided (perhaps unwittingly) to reinstate one of the earliest practices of the Telework Workshops: discussion sessions. Authors of similar topics were grouped together to share their research work and to discuss how telework could have a favorable impact upon their assigned topic. Ideas were then presented to the academic plenary session and shared with other participants during the Open Symposium on August 27th. Not only does this format allow researchers to get to know each other very well, it also stimulates thinking outside the narrow brief of individual papers and helps establish a research agenda for the future. I know everyone who participated in these sessions came away with a sense of achievement and heightened motivation.

Given that the majority of participants were from Latin America, some of the more lively discussions centered on topics that we would not always see, say, in a European venue. The predominance of papers on legal issues, for example, would be highly unusual in Europe or North America, but this reflects the very healthy interest of many regional legal experts and policy makers in the topic of telework. Another issue concerned social inclusion, especially the inclusion of women and disabled workers. The sense of urgency in this debate underlined that although Europe, North American and Japan share many of the same issues as Latin America, the severity of those issues in this part of the world is much more pronounced. This means that telework can have an even greater impact here by allowing many different types and levels of inclusion.

Overall, the workshop demonstrated a great level of interest and specific activity in telework. We heard examples of public service involvement in Costa Rica and Brazil; specific telework legislation in Columbia; virtual officing in Argentina; government interest in Ecuador; work for the disabled from Peru; and many other cases that are no doubt mentioned elsewhere in this newsletter. If interest in telework was strong in the U.S. in the 1980s and in Europe in the 1990s, the momentum for telework in the 2010s very definitely seems to be in Latin America and the Caribbean. As such, I suggest we look to this region for the next generation of telework leaders.

On behalf of the International Telework Academy, I extend my congratulations to all those who worked so hard to create such a successful workshop; my thanks to the many, many sponsors who made it possible for all of us to come together to share ideas; and best wishes and encouragement for all ongoing and new endeavors that promote the use of telework.

Wendy A. Spinks
Chair
International Telework Academy

Fuente: ()