Recursos Humanos

A. Pérez y M. F. HernándesA. Pérez y M. F. Hernándes

http://www.latercera.com/

Teletrabajo: el nuevo perfil de los freelancers

Según la Dirección del Trabajo de Chile, un 2,1% de los chilenos trabaja a honorarios. Buscan mayor libertad creativa, acomodar sus horarios a sus ritmos y hacer todo a través de internet.

01/07/2010

 

La idea de un trabajo freelance es tentadora: sin horarios fjos, trabajando desde la casa, con la libertad de vestirse como uno quiera y sin compañeros o jefes que no nos caen bien. Hoy, además, se le suma que las tecnologías de la información y comunicación hacen aún más fácil estar comunicado a larga distancia.

De hecho, eso es lo que más destaca un nuevo estudio de la Escuela de Sociología de la U. Diego Portales, que perfila a los freelancers y define las principales características de los teletrabajadores: aquellos que no necesitan más que un computador, un celular, su correo electrónico y una conexión a internet para hacer su trabajo.  

Para hombres y mujeres. Según Ana Cárdenas, la socióloga autora de la investigación, "no hay una asociación directa de teletrabajo con forma de trabajo para mujeres que tienen hijos o jóvenes". Y una encuesta de la Dirección del Trabajo, realizada en 2001, confirma su conclusión: basada en una selección "de carácter aleatorio", el 73% de los teletrabajadores eran hombres. Para Cárdenas, esto se explica gracias a la mayor demanda femenina de condiciones de trabajo que permitan compatibilizar el trabajo y la familia: "Como las mujeres lo están logrando, se lo exigen también a los hombres. Ellos tienen esa presión de parte de sus parejas".

A pesar de que "el teletrabajo deriva del trabajo a domicilio, que partió con las mujeres y la industria textil", hoy no distingue entre géneros. Sí entre rubros. Actualmente, la mayoría de los freelancers trabaja en el área de servicios; inicialmente, el área industrial era la única que tenía trabajadores fuera de la oficina.

Entre ingenieros y sociólogos. La socióloga de la UDP asegura que este cambio de rubro se debe a las nuevas tecnologías que se han incorporado al trabajo. Esto permite que se mezclen profesiones como periodistas, diseñadores gráficos, ingenieros informáticos, sociólogos y consultores. Gracias al avance en las comunicaciones y la información, cada vez son más las profesiones que se pueden ejercer de manera no presencial.

Confiados y creativos. Lo más importante para ser un teletrabajador exitoso es verse como un empresario. Construir una identidad laboral que les haga tener conciencia de los riesgos y costos del trabajo independiente. Saber, en otras palabras, que es probable que haya un mes en el que no puedan pagar todas las cuentas o que se desfinanciarán por costear una enfermedad.

La clave está en ser metódico. Según Cárdenas, son personas "mucho más calificadas que la población general del país", y la mayoría tiene estudios profesionales y de posgrado.  Por eso tienen una percepción positiva de sí mismas y "un alto nivel de confianza". Tanta, que a la mayoría no les preocupa trabajar a honorarios: de los 18 casos que Cárdenas estudió, sólo cinco estaban contratados.

Sin embargo, la investigadora no ve esas condiciones como lo más relevante de ser un teletrabajador. Ni que pese más que tener mayor libertad creativa y no sentirse "anulado" por su trabajo. Porque, según ella, eso es lo que más les pesa a este tipo de freelancers: "A la larga, tiende a frustrarlos. Por eso, el espacio de la casa les permite una mayor libertad".

Fuente: La tercerca, Chile (http://www.latercera.com)