Actualidad

Fermín Elizari

http://www.elmundo.es

El volcán Eyjafjalla descubre las ventajas del teletrabajo

Los ministros de Transporte de la UE se reunieron el pasado lunes por videoconferencia, una medida aplaudida por el ahorro de costes y energético que supone.

Fecha: 17 de mayo de 2010

 

REUNIÓN POR VIDEOCONFERENCIA DE MINISTROS DE TRANSPORTE

Los ministros de Transporte se reunieron el pasado lunes por videoconferencia

Expertos en RRHH animan a Bruselas a adoptar prácticas de teletrabajo

España, por detrás de la mayoría de países europeos en este campo

El lunes 18 de abril, los ministros de Transporte de la Unión Europea (UE) se reunieron para buscar soluciones al caos aéreo provocado por la erupción del volcán Eyjafjalla. Nada fuera de lo común, salvo por que José Blanco y sus homólogos comunitarios se vieron las caras a través de una pantalla.

La UE se ahorró miles de euros al organizar la reunión por videoconferencia en un contexto de recorte de gastos a consecuencia de la crisis. No se trata de la primera ocasión en la que se adopta esta tecnología en el ámbito comunitario, pero el contexto del caos aéreo provocado por el volcán islandés ha potenciado su repercusión.

En Bruselas argumentan que esta práctica no puede sustituir a las reuniones cara a cara, pero sí reconocen que se podría generalizar para citas de segundo orden. Una medida poco frecuente entre los países de la UE pero que se lleva aplicando desde hace varios años a nivel empresarial. Lo que se conoce bajo el nombre del teletrabajo.

"Ha sido necesaria una situación excepcional para recurrir a este sistema, cuando podría realizarse de manera habitual", critica Jesús Álvarez, director de División de Gestión y Desarrollo de Programas Formativos de la consultora TEA Cegos. No obstante, España es uno de los países europeos con menor porcentaje de teletrabajadores, sólo por encima de Francia e Italia, según un estudio elaborado por el portal de empleo Monster.es

 

España, por debajo de la media

La Cámara de Comercio de Navarra calcula que cada teletrabajador supone un ahorro de 1.200 euros anuales


La encuestas indica que al 57% de los trabajadores españoles les gustaría que su empresa les ofreciera la opción del teletrabajo. Sin embargo, la realidad es que sólo un 26% de los españoles realiza trabajos desde casa, mientras en Europa la media es de un 35%. ¿Cuál es el motivo del retraso de España en este campo?

"Por una parte, se debe a razones de carácter cultural, una mala entendida necesidad de control presencial -‘el ojo del amo engorda la vaca’-, se desconfía de lo que no se puede observar directamente", afirma Álvarez. "A esto se le suma que el tamaño medio de la empresa española es comparativamente reducido e implica un retraso en la implantación de las nuevas tecnologías que facilitan el teletrabajo", añade.

Los últimos informes indican una clara tendencia a la adopción de esta medida de conciliación laboral. Telefónica España apunta que mediante la videoconferencia se podría ahorrar hasta un 30% de los gastos que las empresas destinan a viajes, mientras que la Cámara de Comercio de Navarra publicó la pasada semana un estudio en el que apuntaba que el teletrabajo aporta un ahorro anual superior a 1.200 euros por empleado.

"Los gastos se reducen, fundamentalmente, en infraestructura y personal y, además, en un porcentaje bastante elevado de los casos, la productividad se incrementa", defiende el informe. A todo esto suma "el ahorro en tiempo", que cifra en 216 horas al año en desplazamientos al lugar del trabajo. Multipliquen esa cifra si viven en urbes del tamaño de Madrid o Barcelona.

La teoría llevada a la práctica

¿Cómo se aplican medidas de teletrabajo en una empresa? Lo explica Esther Pérez, gerente de Recursos Humanos de Microsoft Ibérica. "Dotamos a los empleados de las herramientas necesarias para que trabajen fuera", explica, "por lo que les proporcionamos ordenadores portátiles, teléfonos móviles de última generación y pagamos las líneas de ADSL de sus casas".

Es el paradigma del modelo ‘anytime, anywhere’ (en cualquier lugar, a cualquier hora), que conforma un sistema de trabajo «más productivo», según señala Esther. «Cuanto más feliz esté la gente con su trabajo más comprometida está con su empresa, y eso al final repercute en su rendimiento», afirma.

El teletrabajo suele ser una especie de oasis que ansían los empleados de cualquier empresa, una postura que coincide con «aquellos que no conocen el sistema», defiende Jesús Álvarez, de TEA Cegos . «Requiere de una autodisciplina y de un perfil laboral mucho más complejo que el que se precisa para el desempeño de la misma actividad en un centro de trabajo tradicional», afirma.

¿Cómo se evalúa la eficiencia del trabajador en este modelo? A través de un sistema de gestión por objetivos, declara Esther Pérez. «A principios de año se fija una serie de metas a cada empleado, y luego se van manteniendo reuniones de seguimiento, de evaluación, con lo que al final se recompensa a la gente por el trabajo que hace y no por las horas que mete», destaca la Gerente de Recursos Humanos de Microsoft.

Andrea, prototipo de teletrabajadora

Un claro ejemplo de un empleado al que el teletrabajo le ha facilitado la vida lo encontramos en Andrea Urdániz, natural de Pamplona. Andrea, actualmente jefa de operaciones del área financiera de IBM para CEEMEA (centro y este de Europa, Oriente Próximo y África), trabajaba en la sede de la compañía estadounidense en Madrid. Pero su marido tuvo una oferta "irrechazable" en Berlín, y se acogió hace tres años y medio al programa de asignación internacional de la empresa, que permite a sus empleados trasladarse a otro país para acompañar a sus parejas.

Esta navarra de 35 años ha trabajado durante tres años y medio a jornada completa desde su domicilio, en continuo contacto con su jefe y el resto de su grupo de trabajo a través de conferecias telefónicas. En este tiempo, ha contado con tres jefes diferentes que trabajaban en tres países diferentes (la primera era una alemana residente en Munich, el segundo vivía en Amsterdam, Holanda, y el último en Zurich, Suiza).

El teletrabajo le ha permitido a Andrea disfrutar de sus dos hijos, Paula y Kai, de cinco y un año de edad. Pero, en el apartado de ‘gajes del oficio’, considera que «no es bueno trabajar solo en casa durante toda tu vida laboral», ya que no facilita la creación de ese «ambiente de equipo» que se crea al compartir un espacio físico.

De este modo, se dispone a cambiar de área de trabajo dentro de IBM, en el área de consultoría de Alemania, donde trabajará tres días desde su domicilio y dos acudirá a las oficinas de la empresa de la capital alemana.

Los últimos baches

Las compañías más avanzadas en materia de Recursos Humanos lideran la implantación del teletrabajo, entre otras medidas de conciliación laboral. Curiosamente, estas empresas copan la clasificación del ‘Best Places to Work’ (mejores lugares para trabajar) de este año, que se basa en la opinión que emiten los empleados de su propia empresa.

El apartado de grandes empresas está prácticamente ganado, pero aún quedan por sumarse al carro las PYMES y la Administración pública. La reunión por videoconferencia de los ministros de Trabajo es un paso adelante, sostienen los expertos en RRHH, pero queda por derribar el principal escollo en España, la cultura de ‘calentar la silla’.

«Está realmente comprobado que un trabajador no es más productivo o eficiente por estar más horas en su puesto de trabajo», critica Esther Pérez, de Microsoft. «Al contrario, el empleado responde de forma mucho más positiva si la empresa apuesta, invierte y confía en él», destaca.

Pero cuando una empresa decide implantar entre sus filas técnicas de teletrabajo, se encuentra con un gran escollo: que la ley no contempla esta figura. Una situación que dificulta su puesta en práctica, ante lo que los profesionales de Recursos Humanos demandan una modificación del Estatuto de los Trabajadores.

Fuente: El Mundo. Madrid. España (http://www.elmundo.es/mundodinero/2010/04/23/economia/1272029124.html)