Tecnologia

Los portales Web de venta de bienes y servicios con un lugar privilegiado en la agenda 2010 de los entes recaudadores de impuestos

Escribe: Dra. Clara María Costamagna – Abogada Especialista en Derecho de Alta Tecnología (UCA 2004)

Las operaciones de comercio electrónico  totalizaron 1000 millones de dólares durante 2009 en Argentina, según un informe presentado por Pyramid Research. Se  prevé un crecimiento anual del 36% para los próximos cinco años[1].

 El volumen en juego  lógicamente  impacta en la fiscalidad, por lo que,  tanto la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP)   como  la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP)  de la  Ciudad de Buenos Aires,  han  elaborado mecanismos para mejorar la recaudación de  los tributos que  gravan las ventas realizadas con la intermediación de los  “portales Web “.

 

El  "comercio electrónico"  involucra un amplio conjunto de  transacciones comerciales y financieras caracterizadas por la interacción electrónica de las partes, por ejemplo,   establecer contacto con clientes, intercambiar información, vender, realizar soporte pre y posventa, efectuar pagos electrónicos y distribución de productos, entre muchas otras.

 

Las  transacciones  pueden ser efectuadas: entre  empresas o “business to business”;  entre empresa y consumidor o “business to consumers”; entre consumidor y consumidor o “consumers to consumers”; entre consumidor y administración o “consumers to administrations” y  entre empresa y administración o “business to administrations”.

 

Puede ser indirecto cuando  los bienes comercializados necesitan ser enviados a través de canales tradicionales de distribución (por ejemplo, envío postal y servicios de mensajería, fletes), mientras que el directo es aquél donde el pedido, pago y envío de los bienes intangibles y/o servicios se produce a través de la Web (como por ejemplo, programas informáticos, servicios de información, consultoría, etc.).

 

Como se puede advertir  reúne transacciones muy diversas, tanto en sus contenidos como en los sujetos intervinientes, incluso en la forma de su ejecución, pues la transacción puede concluirse y realizarse a través de la propia Web “on line” o por medio de otros medios “off line” como ser correo electrónico.

 

Las  operaciones de comercio electrónico se encuentran alcanzadas por los gravámenes que integran el sistema tributario argentino.

 

El hecho imponible refiere a ventas, locaciones de obras o prestaciones de servicios que se efectuaron en el sitio web que corresponda, el que actúa como intermediario entre compradores y vendedores.

 

Los entes recaudadores han  optado por  la  modalidad de imposición indirecta a través de un tercero, para el caso, el portal, designado como  agente de retención y/ o percepción de IVA e Ingresos Brutos  por las  normativas que entrarán en vigencia próximamente.

La categoría de vendedor  habitualista ha sido tomada como  base para  definir  el  monto  y el volumen de ventas por mes, a efectos de configurar el piso básico  traspuesto el cual deberá tributar  y el portal tendrá que  hacer efectiva la  percepción del impuesto que se trate.

 

El   ente recaudador del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha fijado dicho piso en 10 operaciones mensuales. Se  estima que  igual postura  seguirá la AFIP en lo que respecta al IVA.

 

Ambas jurisdicciones tributarias  consideran el grado de transparencia fiscal que ostente el vendedor.

 

Se espera que en lo que respecta al IVA,  que el rango de la alícuota  irá  de 3% a entre 8% y 10%.

 

En lo que respecta al Impuesto a los Ingresos Brutos,  a  partir de mayo, los responsables de los portales tendrán la obligación de retener hasta  el  3% del monto de las operaciones celebradas en concepto del Impuesto sobre los Ingresos Brutos siempre que los vendedores efectúen más de 10 operaciones mensuales, de acuerdo con la resolución 142/2010 publicada en el sitio web de la Administración Gubernamental de Ingresos Públicos porteña (AGIP).

 

La  percepción se calculará sobre el monto de las ventas efectuadas, a una alícuota del 1,5%, que podrá incrementarse al 3% cuando el vendedor no acredite su inscripción en Ingresos Brutos.

 

De acuerdo al texto reglamentario, sufrirán los pagos a cuenta:

 

    * Los sujetos que revisten la calidad de responsables en Ingresos Brutos, sean contribuyentes de Categoría Local ó de Convenio Multilateral.

 

    * Los vendedores que no acrediten su condición frente a Ingresos Brutos y realicen operaciones reiteradas en los denominados portales de subastas online.

 

Como cierre adecuado a las medidas mencionadas, se impuso  el  uso de la factura electrónica de forma obligatoria a  los portales que ofrecen productos en Internet,  desde el 1º de junio próximo.

 

El portal emitirá una factura electrónica discriminando  la  comisión que cobre al  vendedor y para el caso que  éste hubiera realizado ventas,  incluirá  los impuestos facturados, sirviendo dicho documento  como constancia de percepción.

 

El comercio electrónico es ante todo una nueva forma de hacer negocios.

 

Sin  ánimo de  llamar la atención sobre la compleja  relación existente entre la jurisdicción tributaria y el comercio electrónico, hemos buscado informarles sobre nuevas aristas que no pueden ser pasadas por alto en el planteo de los emprendimientos vinculados con  los sitios Web destinados a venta de bienes y servicios.

Fecha 03-05-2010


[1] Crece el comercio electrónico en Argentina Opinión. Por Alexandre Hohagen  -  http://fortunaweb.com.ar/crece-el-comercio-electronico-en-argentina/

 

Fuente: ()