Teletrabajo en Argentina

Exclusivo: ultiman proyecto de ley para regular el trabajo de 1.600.000 personas

Publicado el 9 de marzo en iProfesional (Argentina) / Por Sebastián Albornos Son aquellas que se desempeñan bajo la modalidad del teletrabajo. En esta nota, todos los detalles de la iniciativa oficial, que será girada al Congreso.

[15 de Marzo de 2010]

La cartera dirigida por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, eleverá en breve un proyecto de ley tendiente a regular la modalidad de teletrabajo, un régimen que ha ganado mucho espacio entre las empresas en este último tiempo debido al afán de muchas de ellas por reducir costos.

La iniciativa cobra relevancia porque marcará un punto de inflexión para una actividad que ocupa cada día a un mayor número de personas.

En efecto: según datos aportados por el Ministerio de Trabajo "hay casi 1.600.000 oficinas" -tal como describen desde la propia cartera a esta modalidad- que utilizan este mecanismo de empleo a distancia desde un lugar que puede ser el domicilio del trabajador u otro espacio ajeno al empleador.

Concientes del crecimiento acelerado de la cantidad de argentinos que se desempeñan bajo este sistema, es que el Gobierno ultima los detalles para establecer condiciones "de mínima" que marquen reglas claras, tanto para los dependientes como para las empresas.

El principal punto en el que la norma hará hincapié es en el de la relación de igualdad entre el teletrabajador y aquel empleado que presta servicios de manera presencial.

Viviana Díaz, coordinadora del área de Teletrabajo del Ministerio, explicó en exclusiva a iProfesional.com cómo es el presente y cuál será el futuro de esta práctica laboral.

Cómo es el proyecto de ley

Uno de los puntos que traerá bastante controversia es el de la obligación que tendrá la empresa de proveerle los distintos dispositivos que el empleado requiera para realizar su labor a distancia (que abarcaría notebooks, teléfonos, escritorios, etc.), dado que, en caso de no hacerlo, esto abriría la puerta a futuros reclamos ante eventuales demandas por el no cumplimiento de esta normativa.

La iniciativa va más allá y establece que el trabajador deberá estar cubierto por una Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART), más allá de que la mayor parte de la carga horaria la desarrolle en su hogar y el nivel de concurrencia a la empresa sea mínimo.

En este sentido, Díaz señaló que el empleado "debe estar protegido en todo lo que significa la seguridad e higiene: una buena silla ergonométrica, una iluminación adecuada y una ART que efectúe distintas tareas preventivas", entre otros beneficios.

Otro de los puntos que traerá fuertes implicancias para las compañías es que una vez aprobado el proyecto, las mismas deberán abonar un plus, que podrá ser o no remunerativo, por todo tipo de gastos en los que incurra el teletrabajador, entre ellos telefonía, luz y hasta un proporcional de los gastos de alquiler o de una hipoteca.

Para la funcionaria, todos estos son “erogaciones que el trabajador está poniendo de su bolsillo y que deberán ser reembolsados”.

Asimismo, las empresas no podrán hacer ningún tipo de control o monitoreo a distancia que impliquen la invasión a la privacidad del empleado. De este modo, se prohíbe la utilización de webcams u otro tipo de dispositivos.

“La idea de la ley es que todo aquél que trabaje en relación de dependencia y que lo haga en la modalidad de teletrabajo tendrá que tener las mismas condiciones de subordinación jurídica y económica que tiene un trabajador presencial”, resaltó la funcionaria.

Esto implica, según Díaz, sueldo, aportes y "obviamente el no pago de un monotributo”.

Incluso, desde el Ministerio de Trabajo, resaltan que quedará en manos de la negociación colectiva cualquier mejora que se pretenda por sobre estas condiciones que desde el organismo definen como "de mínima".

Un punto a destacar es que, de acuerdo al proyecto, nadie puede ser obligado a teletrabajar, ni el empleado puede exigir a la empresa que le de un puesto para desempeñarse a distancia.

La iniciativa va más allá y también contempla la posibilidad de volver a la modalidad presencial durante un determinado período.

En el plano gremial, el Ministerio ya firmó acuerdos dentro de los convenios colectivos con tres sindicatos.

La funcionaria indicó que a medida que se avance, se prevé contemplar "al teletrabajo sujeto a resultados o atado a objetivos, pero eso aún no está contemplado en el actual proyecto".

Qué es el PROPET

Hasta que se promulgue esta ley, desde el Ministerio hicieron hincapié en varios programas que ya están en funcionamiento.

Uno de ellos es el PROPET (Programa Piloto de Seguimiento y Promoción del Teletrabajo en Empresas Privadas) y al cual las compañías se pueden adherir obteniendo beneficios de distinto tipo.

Este programa se dirige a aquellas firmas que quieran contratar o pasar personas de la modalidad presencial a la del teletrabajo.

En el caso del plan dirigido a los mayores de 45 años, las empresas que tomen trabajadores tendrán una reducción en el pago de los aportes patronales del 20%, así como la posibilidad de computar crédito fiscal y lograr incentivos en materia económica.

Condiciones

Si una compañía quiere adherirse a la red para que un empleado se desempeñe a distancia, debe hacer click en la página http://www.trabajo.gob.ar/teletrabajo y escribir a las direcciones que allí figuran.

Las firmas, para ser aceptadas dentro del programa, deberán cumplir ciertos requisitos:


"Mediante el PROPET, y hasta tanto no se sancione la nueva ley, se hacen entrevistas periódicas a los teletrabajadores para ver cómo se viene cumpliendo con el programa y así determinar lo que se debe mejorar. También se dialoga con los jefes, para ver cómo trabajan y así poder analizar cuáles son las deficiencias y las mejoras que habría que hacer", señaló la coordinadora.

“Las respuestas de los empleados pueden ser anónimas o no, de acuerdo a su consideración. Pero en base a ellas se elabora un informe que da la pauta si a la empresa se le renueva el convenio que firma o no”, explicó Díaz.

La funcionaria agregó que "si una compañía , a través del informe de sus propios trabajadores, da cuenta de que no cumple con las previsiones que se le exigieron para estar dentro del sistema del Ministerio, se le quita la adhesión al mismo, que dura seis meses y es renovable”.

Evitar riesgos

Además de la silla ergonométrica, se le deberá dar al empleado un botiquín de primeros auxilios, un matafuego y, llegado el caso, un escritorio.

“Es importante el tema de la iluminación y la oxigenación. Por ejemplo, si una persona vive en un monoambiente y tiene muchos hijos no va a poder teletrabajar porque no se dan las condiciones para que esa tarea se lleve a cabo”, señaló la coordinadora.

Y añadió que "cuando la norma esté vigente, en lo que concierne a la inspección, no se revisará sólo a la empresa sino también el domicilio donde ese trabajador se desempeña”.

Luego alertó que “el teletrabajo no es para todas las personas ni para todos los puestos. Hay un perfil y requisitos que también tienen que ver con lo cualitativo”, dijo la funcionaria.

El incremento del trabajo a distancia va a estar acompañado con el cambio de las relaciones laborales, que no van a ser las mismas así como no será igual la forma en que se dirige el jefe o la gestión de recursos humanos porque se hacen a través de un equipo a través de internet.

“Implica un nuevo paradigma, un cambio cultural al cual, necesariamente, nos tenemos que enfrentar y adaptar como sociedad”, finalizó Díaz.

Sebastián Albornos

© iProfesional.com

Fuente: http://www.iprofesional.com/notas/95335-Exclusivo- (http://www.iprofesional.com/notas/95335-Exclusivo-ultiman-proyecto-de-)